Inicio » La U »

Histórica campaña de la U: Tricampeonato, un logro único

La U sigue batiendo récords, con gran espectáculo goleó a Cobreloa y se coronó tricampeón este 2011, al sumar el Clausura a la Sudamericana y el Apertura.

Guía de: La U

Menos mal que la U llegaba cansada a esta final de vuelta, celebró con toda su gente en el Nacional y le hizo precio a Cobreloa. ¿El 3-0 te queda bien?, entonces cerramos la boleta que es hasta decorosa para acompañar la tercera corona de este inolvidable año 2011 azul!.

A los azules mayores, mientras vemos los festejos, nos asoman recuerdos de lo que fuimos y que contrastamos con el presente, llega la decimoquinta estrella a nuestra historia y la atesoramos con gran fervor, desde el glorioso 1994 –año del reencuentro con los títulos después de 25 años de sequía- hemos más que duplicado los campeonatos y confiamos que para siempre los años de vacas flacas y dramas deportivos y económicos queden en el olvido.

U Campeón

Foto: José Alvújar

La joven sangre azul de hoy puede disfrutar de un logro único en la historia del fútbol chileno: coronar el bicampeonato Apertura y Clausura 2011 junto a la Copa Sudamericana de este año.

Como se anticipó desde estas líneas, el fútbol de Cobreloa, al igual que Liga Deportiva Universitaria de Quito, fue insuflado por medios que, oportunamente, dejaron a un lado las melodías melosas para los devaluados albos y cruzados para optar por resaltar el rival de turno del bullanguero y temible león. La U aplastó a Cobreloa, tal como lo hizo con LDU en el primer tiempo, imponiendo sus términos absolutamente futbolísticos.

El comienzo del partido mostró a un Cobreloa muy agresivo en la marca, tal es así que impidió el funcionamiento de los circuitos azules y ensució el juego de mediocampo en el Nacional con un muy dudoso espectáculo, hasta que la U pudo poner el balón contra el piso y generar las llegadas que brindaron los tres goles que definieron este Clausura 2011.

El juego fue disputado y equilibrado hasta que recibió libre el balón Marcelo Díaz, el encargado de los detalles de la puesta en escena ofensiva, que despachó a cuarenta metros un colocado pase all empeine de Aránguiz, el control dirigido de Charles junto a la banda remite un centro paralelo a la línea del área chica para que Gustavo Canales de primera decrete la apertura de la cuenta (24’). Un golazo en cuatro toques para poner distancias entre el gran campeón chileno y un ordenado equipo nortino.

Cuatro minutos después un error en la salida de Cobreloa permite que Lorenzetti recupere el balón y lo ceda para el tranco ganador de Eduardo Vargas, quien ataca el flanco y retroceso de Roco, frenando el pique y sin esperar la casi segura falta, sin levantar la vista opta por acariciar el balón y ponerlo entre Peric y el marco (28’) para hacer saltar a todos los hinchas de la U desde Europa a Magallanes.

La U era una tromba imposible de contener por el muy modesto tinglado de Acosta, ¿cómo es posible comparar las solitarias galopadas de Trecco, o los afanes de Luzardi por apuntar al marco, con el fútbol vertiginoso, generoso y a ratos total de la U?.

Las llegadas azules se hacían cada vez más irresistibles para el fondo naranja permanentemente en retroceso, un avance por izquierda de ese gran jugador de equipo que es Mena, quien cambia el palo, el tibio despeje loíno lo recibe el recién ingresado Matías Rodríguez, quién controla y remite el balón al fondo de las mallas (35’).

U Campeón

Foto: José Alvújar

3-0 y fiesta total desatada en el Nacional y frente a todos los televisores azules con una boleta timbrada y el rival derrotado en el primer tiempo. El segundo fue una fiesta en vivo con el equipo jugando y regalando la goleada a la heroica y leal hinchada azul, un regalo de vida recibido un jueves de fin de año en el Nacional.

¡Que distinta es esta celebración de aquel 94’ en El Salvador! agredidos y guanaqueados contra la reja por la policía de entonces, versus la Copa del Clausura paseada por todo el estadio y acompañada por la del Apertura y la Sudamericana, de las manos de Pepe Rojas y Gokú llevada a los discapacitados que gozan su infinita alegría, la nuestra, la de todos los azules.

De lo más hermoso que puede dar el fútbol, darle una alegría a quien la precisa para vivir. La U está de pie y celebrando, volverá a ilusionarnos este 2012 luego de tan merecido descanso.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X