Inicio » La U »

La inolvidable Copa Polla Gol de 1979 que la U le ganó al cacique

Entre los títulos de la U está esa Copa Polla Gol que ganó el ‘79, apertura y preparación del campeonato nacional de entonces.

Guía de: La U

Corrían los finales de los años setenta y ya eran varios años los que la U había abandonado el fatal decimotercer puesto que la acompañó durante tres temporadas. Había vuelto a las competencias internacionales en 1977 junto a uno de los mejores Everton de su historia y sostenía planteles competitivos en tiempos de dominio del inolvidable Palestino de entonces y de la opulencia económica de Unión Española.

El cacique no había vuelto por las mieles del ’73, pero siempre era animador del torneo, como acostumbra hasta hoy metiéndole presión a los árbitros nacionales de entonces, algunos de ellos posteriormente reconocidos hinchas albos. Se veían cosas curiosas en esos años como que en un clásico nocturno, después de reclamar un gol recibido de los albos en evidente off side, el serenense Juan Koscina, al reanudar el juego, reventara al mal referee de dos pelotazos a quemarropa, con la pelota dura y pesada de entonces, al reanudar el juego en el centro del campo. Hoy, el arbitrito de marras en esa situación se habría dejado caer para recibir atención médica.

 

fiera

 

En la fase inicial de ese torneo, la U, con una defensa recitable de memoria con Ashwell, Quintano, Mosquera y Bigorra más Hugo Carballo en la portería, despachó con dobles triunfos a Audax y Aviación, empató los dos lances con el Chaguito, concedió un empate en la única salida de Santiago frente a Ñublense en el viejo estadio de Chillán y ganó y perdió frente al cacique.

En cuartos de final empató de visita en Collao frente a Naval y goleó a los choreros del “jurel” Herrera con una tripleta de Luis Alberto “la fiera” Ramos, un mendocino que llegó de Atlanta a Chile y que antes de volver a la U ese año, anduvo por Pedreros y Temuco con el Green Cross de entonces.

La U en semifinales tuvo que eliminar a la Unión con restos de la media selección chilena que tuvo antes, aún estaban el “gato” Osbén, Machuca, Rafael González, Enzo Escobar, Estay, Peredo, “arica” Hurtado y dos ex jugadores de la U como Héctor Pinto y el “pollo” Neumann. En un partido caliente, donde la U sobre el final sufrió la expulsión del “toro” Aránguiz, la U pasó a la final al vencer 2-1 con goles de la “fiera” Ramos y Juanito Soto. El mediocampo de la U lo completaba Jorge Socías, el “lulo”.

Llegó así un domingo muy caluroso de abril con un Nacional con más de setenta mil personas, apenas controladas por un par de piquetes de carabineros de entonces –claramente eran otros tiempos y la gente también era otra- para enfrentar en partido único al cacique.

Luis Alberto Ramos entró definitivamente en el corazón de la U, recordemos su partida anterior a Macul, al anotar con maestría el empate (18’) frente a Oscar Wirth ante un cacique que combinaba el pánico, por la violencia que empleaban amparada por los arbitrajes, que generaban Leonel y Atilio Herrera más Gabriel “lito” Rodríguez y el futbol contragolpeador desde los pies de Carlitos Rivas para “mané” Ponce, Caszely y su entonces compadre, el pollo Véliz.

Comenzado el segundo tiempo (51’) Hoffens puso a la U de don Fernando Riera en la ruta del título Polla Gol, completando la formación esa final con un retornado de préstamo Mariano Puyol reemplazando a Arturo Salah y a un volante de juego fino como Leonardo Montenegro como único volante de corte por el suspendido Aránguiz, lujo y apuesta ganadora del “tata”.

La Polla Gol de entonces vendría a ser algo así como el CDF de hoy, por la importancia en la generación de recursos no sólo para el fútbol, sino que para el deporte nacional.

Un título que aún recordamos con nostalgia por acá en esta esquina azul, en la previa de una nueva final, esta vez en Serena por la Copa Chile.

Los albos ayer casualmente rozaron el trofeo, ojalá sea premonitorio para un conquista azul que muchísimo necesitan los fieles hinchas de la U para una temporada de infierno en el primer año del mandato de Carlos Heller. Tal vez el presidente deba subir a su jet a “tito” Hoffens como cábala para esta jornada en las queridas pampas serenenses.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X