Inicio » La U »

La U 2012 vs Colo Colo ’91: ¿Quién ganaría ese partido?

Marcelo Salas como en sus mejores tiempos puso el balón bajo el pie y tocó al gol con un mensaje tan claro como penetrante, con franqueza, pero también con respeto por el viejo campeón.

Guía de: La U

En esta pausa que imponen las clasificatorias admite y seduce la ficción de jugar imaginariamente un partido -que no tendría nada de amistoso- entre los albos dirigidos entonces por Jozic versus la U de Sampaoli.

Corresponde entonces un análisis dentro de la objetividad que se ensaya en esta columna –con reparos de los hinchas de otros equipos- de cada equipo: uno retro, de hace veintiún años y el presente de la U de estos últimos doce meses.

U de Chile

Foto: El Mercurio

La U 2012

El cacique modelo ’91 era un equipo equilibrado, relativamente corto que llegaba en malón atacando por las bandas buscando desequilibrar con sus figuras. Veamos, línea por línea en este partido imaginario.

En el arco: donde se deciden los partidos gana la U.

Daniel Morón un arquero atajador y de buenos reflejos -entonces rubio y con cabello rizado- no tenía la prestancia y enormes atajadas que exhibe en el arco Johnny Herrera. Sin proyectar esa sensación ganadora desde el arco no fue una columna del equipo como lo es el arquero de la U.

La defensa: una común línea de tres flexible.

Desde la partida de Marcos González a Brasil la última línea de la U se viene acomodando en cada partido con Osvaldo González y pepe Rojas como stopers, alternando Acevedo y el muy joven Lichtnovsky, pese a las bajas y remiendos la zaga de la U cumple, hasta ahora.

La formación base del cacique en la zaga con Ramírez y Margas como marcadores más la experiencia de Garrido, su rendimiento en la Libertadores con ocho goles recibidos inclina el análisis a favor de los albos, pese a la capacidad de llegar al gol de los defensas la U -que ha recibido doce goles en su camino a semifinales- extraviando el gran de rendimiento de la Sudamericana 2011 donde solamente recibió dos goles en doce partidos.

El mediocampo una lucha digna de imaginar.

Los albos presentaron con pocas variaciones con una línea de volantes de corte y salida potente: Mendoza por derecha era la aceleración del equipo para pasar rápidamente al ataque, sorprendentemente su rendimiento y receta decayeron después del ’91 sin volver a ese nivel; Vilches, el custodio del centro del campo y Pizarro acomodándose y manejando por la izquierda para buscar de media distancia. Su enganche fue un ensayo de Jozic: Rubén Espinoza –marcador lateral derecho en Católica- era el responsable de habilitar a los delanteros.

En la U ya se sabe: la línea de volantes con Matías Rodríguez, Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Eugenio Mena, trabajan juntos defendiendo en bloque y atacando abriendo las bandas, su riqueza está en el juego colectivo y jugando a uno o dos toques han logrado abrir casi todas las defensas rivales. Se les une Gustavo Lorenzetti quien juega enganchándose con sus volantes recogiendo los retrocesos desde las bandas encarando hacia el área.

U de Chile

Foto: El Mercurio

El equipo del año 1991 de Colo Colo

La mayor riqueza técnica y táctica de la U es el corazón del estilo de juego azul, el vértigo en la transición al ataque una gran fortaleza de los albos de hace veinte años. El fútbol de la U tiene hinchada fuera de nuestras fronteras.

El ataque: las armas letales de ambos.

La U tuvo en el segundo semestre del año pasado a un Eduardo Vargas en estado de gracia, su reemplazo: Junior Fernandes, en ocasiones se ha mostrado cercano a ese nivel, con partidos espectaculares como los que hizo frente a Godoy Cruz y Deportivo Quito; un juvenil Angelo Henríquez ha hecho la fuerza luego de la partida de Canales.

En los albos su ataque bien abierto y ganador con Barticciotto y Martínez, más el alterne de Yáñez –quién abandonó a la U luego del esfuerzo de repatriarlo desde España-, buscaban habilitar a Drabrowski por arriba o para su puntazo, centro delantero pivoteador, muy poco dotado técnicamente compensaba con su despliegue táctico.

La comparación está planteada, la U jugando más por abajo y los albos levantando centros como cuando buscábamos insistentemente a Olivera.

La U ganó impecablemente la Sudamericana 2011 y está en carrera por la Libertadores aún parchando sus flancos, el cacique después del inolvidable logro de la Copa del ’91 perdió la humildad que alguna vez tuvo.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X