Inicio » La U »

La U a semifinales: Crónica de una hazaña inolvidable

El trabajo de Johnny Herrera y la certeza en convertir los penales por parte de la U pusieron emoción en un partido jugado a intenso nivel frente a Libertad, el cual sólo se resolvió al final.

Guía de: La U

La U tiene otra hazaña para contar. Libertad, lejos de ser un rival fácil y teóricamente accesible jugó un partido táctica y defensivamente perfecto para complicar a la U y llevarla a una inesperada definición de lanzamientos penales. Si bien el Guma tuvo algunas oportunidades, su prioridad fue anular el juego de la U imponiendo superioridad física y numérica en su terreno y buscar atacar con espacios.

Cuando Marcelo Díaz mostró otra avivada de pelota parada que terminaba en la red guaraní abriendo el marcador, parecía que en ese momento la U sí se instalaría en el partido con autoridad para imponerse, sin embargo, a partir de ese momento Libertad pasó a controlar el juego y a maniatar el juego de la U.

El chuncho buscó primero abrir las bandas guaraníes sin demasiada profundidad y desequilibrio ante lo bien parado que estaba el rival. Después intentó por el medio con mejores resultados, las faltas sobre Lorenzetti y Henríquez finalmente significaron la apertura azul. Pero en el otro arco también había presión y abundante presencia paraguaya en los centros llovidos sobre el área azul.

U Libertad

Foto: El Mercurio

Johnny Herrera fue el héroe de la noche azul.

El autogol

La avivada de Velásquez dio plenos frutos, fue a cabecear marcado por González, con Osvaldo con la posición ganada para despejar el cuerpeo guaraní lo desestabiliza para desviar con su rostro el centro al gol del empate en lugar de despejar el peligroso centro.

La U mostró pundonor y ganas más que fútbol galano y vistoso, luchó todo el partido contra un rival que trabajó tranquilo estos días bajo la sapiente conducción de Jorge Burruchaga -ex volante mixto de Independiente de Avellaneda de gran ductilidad y campeón mundial de selecciones (1986) y de clubes con el rojo (1984)-, las otrora fibrosas y veloces piernas del Burru ahora mostraron que como técnico trabaja muy bien luchando también por avanzar en la Libertadores frente a la poderosa y ahora famosa Universidad de Chile.

La U simplemente no pudo con el planteamiento del repollero disponiendo de escasas situaciones de gol, en algunas de ellas pudo llegar a la red pero el peligro también se instalaba en las inmediaciones de la portería de Johnny Herrera.

Tal es así que Johnny sacó un cabezazo hacia su segundo palo que viajaba llevando la eliminación de la U en los minutos finales: con toda su categoría, reflejos y sensacional presencia de arquero de categoría sacó una mano salvadora para impedir lo que habría sido la ventaja definitiva para los paraguayos.

Y llegaron los penales

Después, en la lotería de los penales Johnny no estuvo cerca de los dos primeros penales  recibidos, pero en el tercero –luego de la descarada e infartante conversión del peruano Ruidíaz, quién picó el balón contra el travesaño- intuyó el servicio de Ayala hacia su derecha para hacer la diferencia junto a los impecables y fortísimos servicios de Charles y Rodríguez, la seguridad de Marcelo Díaz y la clase de Lorenzetti para enviar al arquero hacia su izquierda y batirlo a su derecha e iniciar el festejo.

Gracias al equipo, los cinco tremendos aciertos desde los doce pasos y la inspiración y clase ganadora de Johnny Herrera, la U está instalada entre los cuatro mejores clubes de América. Sigue soñando con la Libertadores y ahora comienza a pensar en la visita a La Bombonera donde debe robarle los huevos al águila campeona de la pasada década.

La U llegó al menos donde debía estar: ser el cuarto plantel azul en llegar a semifinales de la Copa Libertadores y con cara de luchar con todo para hacer su primera final. La U va paso a paso y ahora se viene Boca –que no es un canapé ni mucho menos- con todos sus pergaminos y estrellas rioplatenses, pero la U puede.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X