Inicio » La U » Blog

La U empata con O’Higgins y se aleja de la Sudamericana

En un partido caliente, en la cancha, en las tribunas y bajo un ardiente sol, la U dejó otros dos puntos en su visita a la ciudad histórica.

Guía de: La U

La previa desde Santiago hacia Rancagua, y desde el sur hacia la ciudad del desastre, en peregrinación hacia El Teniente, trajo alegría y también los resguardos que genera el pueblo azul. Fue una tarde muy calurosa de marzo en el valle central, soportando un horario evidentemente inapropiado para un óptimo rendimiento en la cancha. El espectáculo y el rendimiento de ambos equipos se habrían visto gratamente beneficiados con una programación vespertina.

Los ajustes tácticos que presentó la U: con Marcos González, el técnico Sampaoli privilegió un hombre de mayor estatura para intentar imponerse en el juego aéreo, más el ingreso desde el inicio de un nuevamente pálido Gallegos ubicando a Puch por la derecha. Esto pretendió disponer de un mayor control del balón en un campo que no estaba para sutilezas, sino que para luchar con tesón los numerosos balones divididos.

U-O'Higgins

Foto: El Mercurio

La U dejó escapar dos puntos frente a O'Higgins

Con el estratega de la U ubicado cerca de las pullas celestes de la tribuna Angostura y con Bassay marcando al guardalíneas “a lo Gallego”, penosamente a los 7’ un centro que arrimó al área Lucho Ñúñez -luego de superar a Abarca- no logró ser conectado de cabeza por Lorca. Pero el errático cierre azul permitió al linqueño Suárez llegar al gol. La desventaja, al inicio del partido en Rancagua, le metía más presión al fondo azul.

La U intentó jugar al pie y buscando los espacios, pero el encumbrado rival, el inclemente calor, la pesada cancha –que hace más lento el traslado del balón- y la curiosa tolerancia del árbitro Osorio, no permitieron que tuviesen éxito los reiterados circuitos ofensivos azules. Sin demasiadas energías y exagerado toque centralizando el juego, fueron presa fácil de la zapatería celeste liderada por Olate, López, Oviedo y Opazo.

No excusa el rendimiento azul del primer tiempo -en que la U se vio superada por el tesón y las ganas de los celestes que buscaron pasar rápido al ataque- la tolerancia de Osorio ante las faltas reiteradas de la zaga local, varias de ellas sin sanción o bien cobrando sorprendentemente los roces a favor de O’Higgins. Sorprende, pues este árbitro -como la mayoría- normalmente no permiten recuperar el balón mediante faltas.

Su lejano control del partido a veinte o más metros, paseando contemplativo por un pasillo imaginario en el eje longitudinal de la cancha, contrasta con el celo y agudeza para advertir a distancia un leve roce -producto de un rebote involuntario- en la mano izquierda de Marino que terminaba en gol de Canales, anulado por el mismo Osorio.

La U en desventaja se equivocó al insistir en atacar por el medio, obligando a recibir de espaldas y marcado a Canales. El previsible juego azul sucumbió frente a la áspera marca de la zaga rancagüina, los avances fueron siempre trabados y dificultosos, generando los espacios para las peligrosas contras de O’Higgins.

Después de refrescarse y descansar a la sombra en el entretiempo, Sampaoli, anticipando el cierre de los espacios en la defensa rival, ingresó a Marcelo Díaz por Rodríguez pretendiendo control y buen pie en el mediocampo, y a Eduardo Vargas por el tibio aporte de Gallegos, volviendo a Puch para generar desequilibrio viniendo desde la izquierda.

De inmediato la U volcó sus ataques hacia la tribuna Rengo, copada totalmente por la hinchada azul, un desborde por derecha anticipó el empate con un despeje al córner que casi fue autogol. El servicio libre mal despejado lo mandó al fondo de las mallas el derechazo de Puch (47’), liberando la alegría azul que se derramaba como vendimia en el Cachapoal.

Se vienen los mejores minutos azules: Puch desperdicia la ventaja mano a mano frente a Marín con dos compañeros esperando su generosidad, antes un penal a Eduardo Vargas ignorado por el deficiente servicio arbitral, después el grosero error del guardalíneas -a escasos metros de Bassay- quien mal anuló un gol legítimo de Seymour, contraviniendo las normas de FIFA en materia de off side.

Ocho puntos de distancia con el líder, con un partido menos en dudosa visita a El Salvador, oscurecen el presente azul. La impredecible opción de los playoffs puede ser la única que dispongamos.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X