Inicio » La U »

La U en la hora decisiva: Llegó la hora de sacar el “Machete”

En la vigilia de la final y después de un torneo muchas veces interrumpido la U enfrenta sus propias definiciones hacia el título del Apertura 2014.

Guía de: La U

La U lo tuvo y también casi lo pierde frente a Barnechea. Al final, ese empate tan imprevisto como doloroso puede costar o provocar la diferencia entre un título nacional y quedarse con las manos vacías, nada menos. Peor o mejor aún, definir el torneo frente al cacique y caturros, como para disfrutarlo o sufrirlo por años o tal vez décadas.

En estas instancias cruciales, donde algunos técnicos prefieren irse en la fácil dejando a los jugadores entregados al juego sueltos e irresponsables, Machete predica con todas sus gesticulaciones y pasión al no poder estar dentro de la cancha para controlar, dirigir, asegurar y lanzar el equipo personalmente en busca de la victoria desde el campo.

Una actitud permanente de Lasarte, sito en el rectángulo que encierra al técnico y que lo retrata: gesticula permanentemente con la mirada en lo que hacen –y también en lo que no hacen- sus dirigidos en la cancha.

Para quienes lo tildan de ser un técnico poco ganador hay que recordarles los títulos uruguayos logrados como entrenador tanto de primera división (2, Nacional de Montevideo) como de segunda división (1, Rivel Plate) y el título y ascenso logrado con la Real Sociedad en España.

lasarte-fin

Nacional o “el bolso” o “bolsilludos” lo tuvo entre sus filas como jugador en su última gran gloria mundial.

En 1988 Lasarte integró un plantel que combinaba mucho de la esencia del fútbol uruguayo que ha caracterizado por siempre el fútbol oriental: fútbol efectivo para aprovechar la mínima debilidad rival, actitud permanente frente al resultado para cuidarlo, fuerza o garra para ponerla al servicio de la causa cuando todo lo demás falla. A los uruguayos para ganarles hay que quitarles pues el triunfo lo consideran algo propio y que les pertenece desde antes de disputarlo.

Ese Nacional 88’ combinó el oficio de Seré bajo los tres palos, la jerarquía de dos enormes jugadores de la defensa y el centro del campo: Hugo de León y Santiago Ostolaza, los demás buenos jugadores pusieron la música apropiada para irse con la victoria o el resultado en cada partido clave. Como fue venciendo en los penales en Tokio al PSV Eindhoven de Gerets, Ronald Koeman y Romario, dirigidos por un joven Guus Hiddink.

Antes ganó la Libertadores de ese año derrotando al Newell’s del “piojo” Yudica, con cruces victoriosos con Católica, la misma lepra y el poderío del inolvidable América de Cali de Julio César Falcioni.

Machete ya debe echar de menos el desahogo de gritar un título, algo que no se le da desde el 2010 en el país vasco. Esta es su hora de repetir y alcanzar un título por primera vez en Chile.

Todos en la U lo esperamos y compartimos la procesión que nos acompaña por dentro hasta el sábado al menos.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X