Inicio » La U »

La U en su primera final, crónica de un sueño posible

La U derrotó a Vasco da Gama en Santa Laura y se metió por primera vez en la final de uno de los principales torneos de nuestro subcontinente.

Guía de: La U

Fuimos tan pobres, en los ochenta descendimos y volvimos para reencontrarnos con el título después de veinticinco temporadas; antes, varias veces dependimos de empresarios amigos y que creyeran en nuestra palabra de que se les iba a pagar a fecha para que nos fiaran jugadores, después vino la quiebra y el temor a desaparecer, si nos quisieron quitar hasta el nombre de la U.

Ahora estamos ricos, felices y finalistas de la Copa Sudamericana. Llegamos con las chances intactas para visitar a la Liga Deportiva Universitaria de Quito, un grande de Sudamérica muy experimentado en finales de torneos internacionales.

Las casi veinte mil personas que tuvieron el privilegio de asistir al partido y que seguramente serán muchos más los que contarán como sufrieron en el primer tiempo con los cinco o seis tiros libres que sirvió Juninho Pernambucano sobre el área de la U, en otro partido raro en el trámite donde la U mostró apenas por algunos minutos el fútbol galano y efectivo que nos tiene encumbrados en la cima del fútbol sudamericano.

U Vasco

Foto: El Mercurio

Canales abrió el camino para el gran triunfo azul.

Después de sufrir la U consiguió avanzar y llegar a patearle el rancho al buen golero que es Fernando Prass, un centro desde la derecha sorprende guapeándoles los zurdos de la U –Castro y Mena- el terreno a los grandotes centrales brasileros Dedé y Renato Silva, en un intenso pinball sin que logren los cariocas despejar el balón.

Ese balón sucio que no encontraba un empeine ganador en el área del bacalhau le cae a Charles Aránguiz quien le pega con el alma al primer palo del golero visitante, el rebote lo manda a las redes el rionegrino Canales (30’) para el primer festejo, el hombre de los goles importantes cómo aquel a la UC. La apertura fue un gol de equipos locales que buscan con todo, digno de los pinchas de los setenta, irresistibles para acercarse al triunfo e inventar el cantito aquel de la Copa…

La U contuvo al siempre peligroso Vasco que buscó infructuosamente por arriba y que cuando tuvo un balón franco frente a Herrera apareció el mejor portero de Chile para ahogar los intentos brasileños de torcer su suerte en esta visita a Santiago.

Eduardo Vargas no estuvo en una buena noche y se equivocó mucho afectado por una tortícolis, pero llegó a la cita con el gol y cerrar esa jugada que nuevamente armaron los menudos zurditos de la U; Castro y Mena enloquecieron a sus marcadores al punto que uno de ellos habilita a Mena para que ponga desde la izquierda el balón en el botín derecho del Edu para fusilar a Prass (72’).

Con el 2-0 la fiesta desatada en Plaza Chacabuco mirando a los ojos la final, preguntando por los pasajes a Quito, los oles que coparon las gargantas azules cuando se acercaba el pitazo final. La U cumplió y lleva el fútbol  de Sampaoli de regreso a Ecuador pero ahora como banca, a encontrarse con su privada revancha frente a la Casa Blanca.

La U sueña despierta con la Sudamericana y sonreímos solitarios los chunchos recordando los brasileros, uruguayos y argentinos derrotados. La U en un momento espectacular de su historia, la que continúa.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X