Inicio » La U »

La U fue eliminada de Copa Libertadores con un baile Internacional: ¿Una sorpresa?

En el encuentro de dos escuelas históricamente antagónicas Lasarte se inclinó y arrodilló frente a la evidente superioridad técnica, física y futbolística de los gaúchos.

Guía de: La U

Se rompió el espejo azul. La U fue violentamente desalojada del aula de la Libertadores, donde luchaba y soñaba clasificar con famélicos tres puntos, de doce posibles, en cuatro partidos internacionales contra rivales bolivianos, ecuatorianos y brasileros.

Obviamente el rival para salvarse no era el mejor, los colorados vendrían a poner su buen fútbol en una muy buena cancha que siempre les resulta cómoda, así el Nacional de Santiago fue otra vez sede de la celebración brasilera. La U no fue rival para o Inter, quién mando en la cancha desde principio a fin. En solo doce minutos la elegancia futbolística de Inter definió el encuentro.

El cuadro azul chocó de frente contra una muralla roja evidenciando sus evidentes limitaciones para competir en el terreno global. Si lo mostrado en los partidos anteriores fue muy pobre, lo de anoche fue el triste epílogo para una participación de escasa jerarquía en el torneo continental, donde queda aún una vergüenza posible en el partido final de visita contra Emelec.

UdeChile_mal_Inter

La obvia conclusión es que la actual plantilla y cuerpo técnico solamente tienen vuelo para la limitante competencia doméstica. Se critica al nivel del fútbol local, pero cuando se compite en esta clase de torneos se sabe a lo que se va.

No es la primera vez que vamos ilusionados a la Libertadores con una venda en los ojos, cegados por el amor al chuncho, para volver alicaídos a nuestra discreta y desmotivante realidad. Internacional de Porto Alegre, con la autoridad que da jugar mejor al fútbol, nos puso en el lugar que nos corresponde.

El plantel de la U recibió un baño de humildad destinado a jugadores plenos de privilegios contractuales y comodidades brindadas desde sus anfitriones, players que no juegan permanentemente en el mejor nivel de sus posibilidades, algo que es muy parecido a decir que no se juega con la debida honradez.

Tampoco se sabe si la institucionalidad azul completa (presidente, directivos, administradores, técnicos y jugadores) recibirán correctamente esta señal o seguirán navegando en este mar de mediocridad futbolística e institucional.

El técnico azul aludió al cimbronazo del árbol, una frase correcta para retratar la continuidad del proceso de selección natural que permita caer a los frutos demasiado maduros, improductivos y poco eficientes desde la perspectiva de la producción: una buena manzana debe ser fresca, jugosa, sabrosa con mucha textura, pero no debe ser demasiado cara producirla.

A la luz de los resultados lo de la U este 2015 es caro y malo.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X