Inicio » La U »

La U ganó al límite a un Nacional “muy alto”

En una noche complicada en lo futbolístico, la U ganó 1-0 a Nacional de Montevideo y pegó primero. Nacional presentó tallas basquetbolísticas entre sus jugadores y la diferencia física se hizo evidente.

Guía de: La U

Noche de luna llena y de homenaje a Felipe Cubillos Sigall –destacado empresario, abogado, deportista, benefactor, hombre de familia e hincha de la U trágicamente fallecido en Juan Fernández- en la previa, la pieza que faltaba en el mosaico del tardío conocimiento de un hombre de bien. El espíritu de Felipe que emociona y presente con su distendida y ya clásica imagen en el triunfo de la U.

De entrada la U repitió la formación ganadora de las pasadas jornadas del torneo doméstico con el excluyente Herrera en el pórtico; Osvaldo y Marcos González, Rojas; Charles, Díaz y Mena en la zona de marca; Lorenzetti armando y arriba Castro, Eduardo Vargas y Gallegos.

Universidad de Chile

Foto: EFE

Marcelo Díaz lucha la pelota con el uruguayo Joaquin Bhogossian. La diferencia en el físico con los uruguayos fue evidente.

Una alineación que puede leerse también como un 4-2-1-3 con Mena bajando a la izquierda, pero que en la cancha se apreció como un constante e interminable uno-a-uno azul versus un blanco en la cancha, donde cada pelota fue disputada con intensidad y sin conceder ventajas prácticamente en todos los sectores de la espléndida cancha del Nacional.

Rápidamente se confirmó que la U no gozaría de ventaja alguna en el terreno y que Nacional buscaría imponer el estilo físico-futbolístico de su juego y la estrategia puesta en escena para buscar el triunfo: el pelotazo. Simple, salir con espacios y buscar las espaldas de la zona de volantes azules y pelotear buscando al inmenso Boghossian (1,97 mt.) quien reiteradamente ganó el duelo aéreo al atento Marcos González, quienes se golpearon dentro de los códigos futboleros.

Las diferencias de contextura física eran evidentes en el terreno. Mientras la U presentó a algunos jugadores altos y de envergadura física como Herrera, Osvaldo y Marcos González, con Canales y Marino ausentes y Rivarola en la banca; Nacional presentó tallas basquetbolísticas con el arquero Muñoz, los centrales Godoy y Rolín, el volante Piriz y el ya citado centrodelantero Boghossian más otros fornidos jugadores con sólo tres o cuatro jugadores tricolores bajo el metro ochenta!.

Entonces, la solución parece fácil a los grandotes hay que jugarles por abajo, no? Tampoco se pudo con la claridad y voluntad del torneo doméstico, no había espacio para el fútbol a dos o más toques de la U, el duende Lorenzetti encaraba pero encontraba sus receptores férreamente marcados, los extremos Castro y Gallegos –comparativamente de esmirriada contextura física- no pudieron desbordar ni una sola vez en el primer tiempo!, lapso en que la U llegó solamente una vez por abajo cuando Eduardo Vargas combinando con Lorenzetti perdió ante el achique del portero Muñoz.

El futbol altito y sin bote de Nacional casi le brinda la apertura de la cuenta al amontonar grandotes en los córners que dispuso el bolso. Sobre el final el rechazo de Herrera tuvo réplica desde el piso y con un derechazo alejar el peligro de gol inminente.

Luego del descanso -siempre bajo el ruidoso aliento de la generosa hinchada azul- el ingreso de Diego Rivarola por el frágil Gallegos encantó en minutos claves el ataque de la U, una bien hilvanada contra dirigida por Aránguiz que devuelve de taco el mismo Diego para el remate a quemarropa de Charles, el rebote de Muñoz lo caza frente a la portería el enorme Eduardo Vargas –la figura del partido- y establece el gol que decretaría la importante victoria (60’).

Sobre el final tuvo el segundo gol azul Gabriel Vargas –ingresado por Castro- llevando un contragolpe junto a Rivarola pero lastimosamente desperdiciado frente al enorme golero uruguayo, bien perfilado de derecha no tuvo recursos para definir frente al achique de Muñoz y el cierre defensivo que despejó un balón que lentamente buscaba la red y una diferencia de dos goles previa a otra visita a Montevideo.

Como frente a Fénix la U tendrá un duro partido de visita la próxima semana, recordemos los difíciles momentos en el Franzini de hace algunas semanas donde la U logró mantener el cero en el marcador pese a la expulsión de Marino, la rudeza y otro fútbol de intenso despliegue físico.

En Uruguay la U debe volver a hacer su fútbol, aprovechar con efectividad las ocasiones y espacios que conceda Nacional y evitar dejar el balón -detenido o en juego- para el cabezazo o los rebotes ganadores de los charrúas.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X