Inicio » La U »

La U no puede ganar en el Nacional, ahora cae 1-2 frente a Palestino

El chuncho está de farra: sigue sumando derrotas sin poder imponerse como local frente a rivales que defienden achicando espacios y aprovechando los que entrega el equipo de Pelusso.

Guía de: La U

Luego de la derrota frente a O’Higgins por la cuenta mínima el pasado miércoles, haber masticado la derrota en las prácticas durante los días siguientes y extrañar los tres valiosos puntos perdidos en la lucha por el título 2010, el León azul volvía al Nacional después que el camarín ordenara las vocerías probablemente con el típico “todo para adentro y nada para fuera”, tan necesario cuando las cosas se ponen difíciles.

U-Palestino

Foto: Manuel Herrera, El Mercurio

Antes de los minutos Palestino ya celebraba frente a la incrédula barra bullanguera que nuevamente comenzaba a sufrir una derrota.

Para rematar, la hinchada volvía el domingo por la tarde a copar la curva sur y a encarnar la fiesta bullanguera en las renovadas y polémicas aposentadurías, renovando su crédito hacia un equipo que antes de los partidos enciende la pasión e ilusiona con la victoria, pero no logra superar a rivales que salen a jugarle con planteamientos bien definidos y convicción en su ejecución.

En esta oportunidad se apreciaron cambios en la organización, comenzando por el notable aumento en el número de accesos, una muy doméstica y escolar señalética en boleterías, muchos controles y Fuerzas Especiales de Carabineros en las puertas, el retorno del audio amplificado con la novedad del auspicio para el anuncio del gol.

El ordenado equipo del paraguayo Benítez, presentaba al atajador Núñez, una muy espigada defensa en línea de tres apta para recibir centros, cuatro hombres en un mediocampo luchador sin el balón y generador buen fútbol, provocando llegadas que intentaron lastimar desde el primer minuto al fondo azul.

Al comenzar el partido, luego del emocionante recuerdo para el maestro Fernando Riera, quien fue técnico de ambos equipos, la U salió a buscar los puntos, movió sus jugadores y el balón con velocidad, desplegando por ambos laterales a Contreras y José Rojas, pero chocó -como Rivarola contra las avivadas de Bishara- con el efectivo planteo tricolor que frenó esos ímpetus y los ahogó con dos estocadas letales en el primer tiempo.

¡Otra vez!, antes de los diez minutos, la U quedó en desventaja. Esta vez fue producto de un tiro libre cobrado por el excesivo celo del árbitro Bascuñán, quien transformó en falta una nueva falla en el timming de Abarca, ahora al llegar tarde a una pelota dividida pero favorable frente al gambeteador Cortés; el roce fue mínimo roce, pero bastó para que el referí cobrara y Albornoz, buen valor y mejor pie proveniente de nuestra Primera B, derrotara a Conde superando su estirada y a una desordenada barrera azul, que dejó dudas sobre su correcta conformación.

Reflejo del momento azul fueron los aplausos que recibió la asistencia médica y el ingreso de la camilla motorizada para Ángel Rojas, seguido de los cantos para los movimientos de apurado precalentamiento de Seymour y gran ovación que acompañó el ingreso del rubio volante del chuncho. Sugerencias del público que desde la tribuna le marcan a Pelusso su generosidad frente al retorno de Rojas, quien salió desgarrado, y su debilidad por los correcaminos del mediocampo.

No acababa de asentarse el cambio en el medio azul cuando una pelota mal resuelta entre el rehabilitado José Rojas y Abarca permite el acceso libre del mismo Cortés a las inmediaciones del área gozando de tiempo y libertad para decidirse por un zurdazo en globito tenístico por sobre el vano intento de Conde. El reloj se acercaba al fin del primer tiempo y el 0-2 definitivamente complicaba las aspiraciones de la U de volver al triunfo.

Luego del descanso la novedad fue el ingreso de la estrella del receso, el novel Francisco Castro, protagonista de la teleserie del invierno mundialista con Cobreloa. El joven, encarador, cumplió con abrir la cancha por la derecha instalando la zona de llegadas al área palestina, reemplazando al gélido Marino quien no puede llegar a su mejor forma: pierde balones de conducción o pases a diez metros y da la sensación que no puede jugar con velocidad física y/o mental, sino que su juego es de control y lento traslado del balón.

U-Palestino

Foto: Manuel Herrera, El Mercurio

Pelusso parece pedirle consejos a Benítez para salir del difícil momento que vive.

Tal vez se necesite llevarle la cuenta a la U de la cantidad de centros que ensaya por partido, pero pueden estimarse en la cincuentena. Hace algún tiempo eran los tiros libres de Estrada los que se acumulaban desviados hasta que el zurdo comenzó a acertar, es la carencia de circuitos de juego interior y la estrategia de abrir la cancha la que hace provoca la tentación de finalizar la jugada con un centrito, frontal, sin exigirse el desborde que puede generar el contrapié de la defensa rival.

Abrir la cancha sin desbordar, Puch encarando desde la izquierda para amagar llevando su diestro individualismo hacia el centro a amontonar las marcas y abierto Marino sobre la derecha para terminar retrocediendo con el balón son tres errores tácticos del ahora nublado estratega charrúa. La única sorpresa es que de esta forma la U juega para sus archirrivales y les deja la mesa servida.

Solamente un centro, llovido por Iturra luego de un lateral terminó en la red, Rivarola remató y llega al récord luego del cabezazo al aire de Bueno al comenzar el segundo tiempo, como para ilusionarse con el empate y la posibilidad del triunfo. Después de eso, nuevos centros y más centros, muchos de fácil control del ágil y no muy alto Núñez, los restantes sirvieron para el lucimiento de las torres tricolores.

El frio del segundo tiempo heló el ánimo y la paciencia, se necesitan buenas y prontas respuestas del cuerpo técnico y su plantel, quienes buscarán hallarlas a puertas cerradas, también se necesita con urgencia lograr el triunfo que haga recuperar la ilusión de la fervorosa hinchada que seguramente olvidará otra frustración y peregrinará a Auco el viernes en la noche de camino al partido con los alzados sanfelipeños. ¿Será tiempo de hacer una manda?

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X