Inicio » La U »

La U – Santiago Wanderers, un clásico de Santa Laura

Un rival duro y un partido con historia antigua se anticipan para la tarde del domingo cuando la U vuelva a buscar el triunfo en Plaza Chacabuco.

Guía de: La U

Después de volver al triunfo y golear en El Salvador la U vela sus armas y espera el retorno de los seleccionados  pensando en los caturros, quienes -con el aniñado y sindicalista Loro y la siempre bulliciosa barra albiverde- vendrán por el zarpazo de tres puntos, intentando emular lo que hicieron antes en el Nacional el Chago y el Uni – Uni.

Los choros del puerto -paladeando ese sabor tan característico y respirando el aroma salino que inunda los pulmones- con la vista puesta en el mar chileno trabajan duro en Mantagua, y en doble turno los miércoles, preparando un partido que podría darles el cuarto triunfo y la ilusión de comenzar a clasificar a los play offs.

U-Wanderers

Foto: El Mercurio

Se anticipa un partido de meta y ponga como antaño

Una clara meta que debería haber impuesto el directorio del decano porteño al Chocho Llop (48, arroyodulcense), una de las banderas de Bielsa y ex Newell’s ochentero que vistió la rojinegra en 399 partidos desde 1981 a 1994. Proveniente de las entrañas del bielsismo también dirigió en sus inicios como técnico al Ñuls para continuar desarrollando una interesante carrera como técnico dirigiendo equipos de Argentina (NOB, Godoy Cruz, Banfield y Racing), Paraguay (Tacuary, Libertad), Ecuador (Barcelona) y ahora en Chile.

Los amigos wanderinos avecindados en Santiago se reúnen en curvilíneos cafés céntricos preparándose para dejarse caer en bandada por avenida Grecia buscando las primeras puertas de acceso y saludar con fuertes chilenismos al pueblo de la U.

Se anticipa un partido de meta y ponga como antaño en el reducto de los hispanos, agregando un capítulo más a la precariedad de no tener estadio propio y quedar nuestra localía rendida a la suerte y resistencia de la cancha del Nacional frente a los eventos musicales que asolan con extraordinario éxito de público. El otrora “elefante blanco” cumple con múltiples funciones para la sociedad chilena, desde recinto dieciochero hasta fiestas de navidad infantiles, pasando por una amplia gama de eventos donde la alegría azul es sólo uno más.

Está muy claro que un estadio para la U, evaluado a treinta o a cuarenta años, es totalmente viable y económicamente rentable, pues se construyen con una lógica multiuso -donde el fútbol es la principal- y con apego a la normativa sugerida por FIFA, que les brinda otras posibilidades como ser sede de torneos internacionales.

Si se detentase el patrimonio de la U como una inversión de largo plazo real, la decisión sobre construir un estadio ya habría superado la etapa de estudio y pasado a la implementación, entonces lo que corresponde es reflexionar  sobre la temporalidad de los inversores que participan del patrimonio contable de la U y su expectativa de obtener solamente beneficios de corto plazo más que emprender seriamente el proyecto de la construcción del ya soñado estadio de la U.

Entonces no queda más que ir resignados con nuestras banderas a broncearnos -en este tórrido otoño- junto a los caturros en Independencia y mantener buenas relaciones con Segovia y los demás directivos de Unión para poder hacer de local en un recinto que tiene buena visibilidad del campo solamente desde las Tribunas orientadas hacia Pacífico y Andes, ambas dotadas de paneles transparentes de policarbonato. No así detrás de las numerosas y anchas vigas de fierro, enmarañadas y altas rejas semicoronadas por alambres de púas de última generación, que recorren a lo ancho ambos fondos de las galerías.

Los periodistas deportivos no acostumbran visitar las galerías, por lo que están muy lejos de comprender el heroísmo que derrocha el hincha al acudir a una aposentaduría accesible por el menor precio, que está severamente limitada en su visual del campo y el juego. A esto se suman otros elementos como lienzos, letreros, anchas cintas voladoras que cuelgan permanentemente de la reja, impidiendo apreciar siquiera el “futbol a cuadritos” que ofrece este majaderamente elogiado recinto (!). En síntesis: al hincha le encanta ir al Estadio.

El marco estará, el juego de la U en espacios reducidos se verá dificultado. Ojalá que abramos la cuenta y administremos el triunfo. Ojo con el Wanderito.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X