Inicio » La U »

La U vs Peñarol, ¿cuál es la historia en Libertadores?

Los manyas tienen un historial glorioso en Ñuñoa y buscarán reencontrarse con su gloria en los pastos ñuñoínos otra vez. La U debe impedírselo.

Guía de: La U

La cuarta fecha clasificatoria de la segunda fase en la Libertadores 2012 trae un cruce futbolísticamente mortal. La U recibe a Peñarol con la obligación de ganar, al igual que frente a Godoy Cruz en Santa Laura.

El carbonero vuelve una vez más a los pastos del Nacional chileno también con la obligación de alcanzar un triunfo como visitante, con apenas un punto de nueve no tiene espacio para salir del campo sin sumar de tres puntos, en una cancha que otrora le regaló enormes alegrías.

En 1966 Peñarol ya había logrado las dos primeras Copas Libertadores (1960 y 1961) logradas en el formato de Copa de Campeones, por aquellos años era un animador permanente del fútbol mundial: ganador de la Copa Intercontinental derrotando al super Benfica portugués de Bela Guttmann.

U Peñarol

Foto: AFP

La U tienen una doble misión: ganar y terminar con los recuerdos positivos de Peñarol en el Nacional.

Llegó a la final a enfrentarse al River dirigido por Renato Cesarini, maestro de generaciones de técnicos argentinos. Luego de ganar en Montevideo (2-0) y caer en Buenos Aires (2-3), vino a jugar la definición a terreno neutral en nuestro Estadio Nacional.

Ese 20 de mayo es recordada -hasta el día de hoy por los aurinegros- la “sobrada” de Amadeo Carrizo: River ganaba 2-0 hasta que vino aquella pelota que el golero argentino controló de pecho, nada menos que en una final y frente a los uruguayos. Peñarol no descansó hasta que empató el partido y forzó el alargue, finalmente lo dio vuelta ganando 4-2, humillando a los millonarios y ganando su tercera Libertadores.

Dieciséis años pasaron sin haber engrosado el manya su palmarés sudamericano. En 1982 llegó a la final luego de despachar a River Plate y Flamengo. Empató de local (0-0) frente al Cobreloa de ese gran estratega que fue Vicente Cantatore, en el partido de vuelta jugado nuevamente en el Estadio Nacional durante todo el partido le cerró los caminos al gol a los mineros, hasta que en el minuto ’89 los naranjas pagaron cara la audacia de asediar al carbonero e intentar arrebatarle la Libertadores.

Arrancó Venancio Ramos a toda velocidad por la derecha obligando a retroceder a la zaga loína, a la entrada del área habilitó a un goleador de raza como Fernando Morena quién ganó el mano a mano a Oscar Wirth, definiendo para el manya su cuarta Copa Libertadores.

Cinco años después –en 1987- nuevamente Peñarol llegó a desempatar una final en un Nacional que ya era una exclusiva cábala aurinegra. Esa vez con un triunfo aún más épico que los anteriores frente al mejor América de Cali de su historia.

Partido definitorio

Llegó en desventaja al partido definitorio, accedió a la instancia finalísima después de ganar a los escarlatas en el partido de vuelta 2-1 en el Centenario con el antecedente de una derrota 0-2 en el Pascual Guerrero. En un partido jugado con un cuchillo entre los dientes por ambos equipos y con escasas situaciones de gol, el 0-0 se estiró hasta el alargue.

Mientras Roberto Cabañas –minutos antes expulsado junto a José Herrera- lanzaba balones de recambio por alto a la cancha para interrumpir el juego y hacer tiempo que le brindaba el título a los caleños, en el minuto 120’ un balón por izquierda jugado al pie para Diego Aguirre quién avanzó y de zurda batió con un tiro arrastrado a Julio César Falcioni en el segundo palo del arco sur del Nacional. La gloria charrúa de Peñarol nuevamente gritaba presente y los carboneros alzaron su quinta Libertadores, por tercera vez en Ñuñoa!.

Este texto justifica la importancia “extra” que la U logre eliminar a Peñarol en un Estadio Nacional donde se sienten como en casa y mate un chuncho carbonero que Peñarol aún mantiene en “nuestro” Estadio Nacional. Con algunas novedades pre-anunciadas, como el ingreso de Sebastián Martínez en el mediocampo y de Luis Felipe Gallegos por la banda izquierda la U buscará enterrar boca abajo al glorioso manya y acercarse a una clasificación a octavos de final, con chances incluso de hacerlo en primer lugar, pero antes debe lograrlo por sobre Peñarol.

La historia está allí. Sin derrotas como local frente a Peñarol, ahora corresponde escribirla con letras azules.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X