Inicio » La U »

La U vuelve a la realidad local y al tetracampeonato

Dejando atrás la derrota frente al Kashima Antlers la U tiene por delante un complicado panorama con la sucesión de partidos de este mes. Asimismo volverá a tener atención de los medios.

Guía de: La U

Esta detención de la U de doce días viajando a las coordenadas opuestas del planeta tuvo plenas consecuencias en la calendarización de partidos.

A su regreso la U jugará de promedio cada tres días –y sin quejarse como ya se escucha desde la precordillera- para ponerse al día con sus partidos pendientes (Cobreloa, Palestino y O’Higgins), los compromisos regulares del Clausura (Cobresal, Unión Española y Audax Italiano) más el partido de ida por la Recopa Sudamericana frente a Santos en el Nacional (22), sin espacio aún en el calendario para su grupo de Copa Chile.

Pese a la planificación de un viaje complejo y la cuidadosa adaptación horaria, la U no pudo coronar su aventura en oriente con la obtención del trofeo y el premio mayor en dólares para un evento absolutamente eclipsado por los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En la práctica, la Suruga Bank Cup solamente existía para la afición azul mientras la prensa deportiva nacional atiende en pleno el desmoronamiento de las falsas ilusiones puestas en los deportistas chilenos, con la notable excepción de Tomás González.

La U Vuelve  al Torneo Nacional

Foto:TodoBulla

Luego de haber perdido la Suruga Bank en Japón, la U vuelve al concierto nacional la próxima semana.

Asistir a la caida de un castillo de naipes no requiere voceros, lo podemos ver perfectamente sin comentaristas.

Una vez más! funciona burdamente la estrategia comercial de poner el foco en el evento deportivo global -como en las Copas del Mundo de la FIFA, nuestras Copas América, los Juegos Panamericanos y todos los eventos donde nuestra extraña mezcla de orgullo y modestia deportiva busca el reconocimiento mundial- alimentando a la opinión pública nacional con las “posibilidades de medalla” que una y otra vez inexorablemente se transforman en fiascos y se suman a la interminable lista de decepciones olímpicas, argumento válido para que podamos enterarnos de las ofertas de invierno en telefonía o lo que nos ofrece la industria del retail.

Curiosamente nos va mejor en los Paraolímpicos. ¡Que lejos está el recuerdo de Melbourne 1956! con Chile ostentando cuatro medallas, dos de plata y dos de bronce gracias a la bella Marlene Ahrens y los pugilistas Barrientos, Tapia y Lucas. El deporte nacional y la sufrida afición deportiva tuvieron que esperar 32 años! para que subiera Chile nuevamente a un podio con de Iruarrizaga en 1988 obteniendo una medalla de plata.

Los parientes “ricos” del deporte chileno -siempre mirados con mucha distancia y recelo por todas las federaciones consumidoras de recursos- fueron responsables de las últimas medallas olímpicas. Una medalla de bronce en Sydney el 2000 obtenida nada menos que por el fútbol; dos de oro y un bronce en Atenas 2004 ganadas por los míticos Massu y González en el tenis y la última medalla plateada obtenida por Fernando González reflejan los paupérrimos rendimientos en términos de asistencia al podio olímpico de los deportistas chilenos.

Las Olimpíadas son un evento global al que asisten miles de deportistas y un importante número de no competidores como dirigentes, jueces, organizadores y enviados especiales. Una fiesta para el turismo local y los ingresos que genera, que en este caso la vieja London no requiere.

Afortunadamente pasará otra vez y nos abandonará la antorcha olímpica con sus petardos e ilusiones mayoritariamente marchitas y la U –el único campeón internacional vigente que tiene Chile- recobrará la atención preferente de la prensa deportiva con la Recopa Sudamericana, donde nuestros dominantes medios exigirán la victoria sobre el siempre poderoso Santos.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X