Inicio » La U »

Las excusas de Lasarte y la realidad del plantel que aspira a ser campeón

Si faltaba algo para perfilar a Martín Lasarte fueron las declaraciones después del difícil triunfo frente a Palestino.

Guía de: La U

A la U no le sobró casi nada al cerrar la 12ª. fecha del campeonato derrotando ajustadamente a los tricolores en el Estadio Nacional, una cancha y recinto que tradicionalmente acomodan al chuncho y sus hinchas.

Pudo estirar la cuenta sobre el final cuando el rival estaba plantado en campo azul buscando el empate, pero la impericia de jugadores proyectados, como Magalhaes y César Cortés, no permitieron aumentar en el marcador y dar tranquilidad a la hinchada de la U, ya muy escasa de vocabulario sobre el final luego al ver tanto yerro.

lasarte-u

En cambio a su entrenador, Lasarte, lo que le falta es tranquilidad y sapiencia para conducir un grupo que por momentos se ve muy confundido en la cancha. Después del partido atribuyó buena parte de las dificultades a presentar una plantilla debilitada con “cinco menos” refiriéndose a las ausencias de González, Rojas, Martínez, Espinoza y Canales. Salvo Herrera, la columna vertebral de la U.

A excepción del gol del diminuto Valenzuela, donde menos se extrañó a los ausentes fue en el centro de la zaga, pues pudo gambetear desde afuera del área por el centro de la zaga gracias a su buen manejo y la falta de timming en la marca de Guzmán Pereira y la dupla de marcadores centrales.

Si lo que dice el técnico de la U es cierto esta semana tendría que ser consumido para la ansiedad de tener de corto en el campo a sus cinco jinetes que lo podrían catapultar al título del fútbol chileno. Algo bastante difícil que ocurra si el equipo continúa jugando como lo ha hecho en los últimos partidos.

Ya se sabía que era complicado que la U perdiera a Gustavo Canales y lo está sufriendo actuando lesionado un clásico y ahora ausente frente a Palestino. Los centrales es quizá la zona más fuerte en la plantilla pues la dupla Vidal-Suárez cumplió, salvo en el ya citado gol tricolor.

El mayor problema se encuentra en la línea de contención, la lucha y agresividad que puso Guzmán Pereira apenas alcanzó para sostener el ordenado manejo de Palestino y parar a un proyectado Lorenzetti a su izquierda fue decorativo para lo mal que nos hizo pasar Palestino. El chuncho estuvo cerca de irse por el tobogán y entregar el liderato compartido a los albos.

En el clásico contra Católica, si Falcioni lee bien las debilidades de la U y sumado al improbable retorno de Martínez y Espinoza, puede salvar el año si los cruzados derrotan o empatan con la U.

Lejos de recibir confianza, los suplentes, que luchan por sí y para contribuir a mantener el equipo en punta, reciben esta suerte de ninguneo de Lasarte. Quién extraña a los titulares pese a lo mal que lo han puesto de cara a la afición azul, pues tanto “Pepe” Rojas como “Rocky” González buscaron en la salida prematura del clásico una atenuante para un desempeño flojo e indigno de un aspirante al título.

Como si esto fuera poco hay otros problemas en la cancha que debiesen inquietar aún más al extrovertido técnico de la U:

  • El bajo nivel de Mathías Corujo en las últimas fechas. El “show de las cachetadas” frente a dos tricolores y a la tribuna Pacífico, de haber sido informado por la cuaterna arbitral, pudo significar un par de fechas de suspensión.
  • El traslado de Suárez al centro de la zaga permitió ver la falta de oficio y condiciones de Joao Ortiz en un puesto siempre importante en todas las fases del juego.
  • Guzmán Pereira pese a ponerse el equipo al hombro en la zona de contención sigue siendo un jugador que presenta limitaciones físicas marcadas al que no se le puede asignar el rótulo de refuerzo.
  • Ramón Fernández es un caso aparte. Pese a que juega “a la antigüa” quedándose con el balón y reteniéndolo innecesariamente, y lo que muestra en cada partido, continúa gozando de la confianza de todos los técnicos que tuvo en la U (Franco, Romero y ahora Lasarte). Intrascendente.
  • El fastidio de Pato Rubio luego de ser sustituido se entiende solamente por el golazo que marcó. Poco para los 58’ restantes que estuvo en cancha.

Una plantilla llena de dudas y no la que con soberbia y escasa autocrítica nos retrata Johnny Herrera. Pese a estar en punta, la U sigue en deuda.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X