Inicio » La U »

¿Llegó el momento de que renuncie o saquen al “fantasma” Figueroa?

Otro mal partido y nueva derrota en El Salvador podrían adelantar la salida y cierre de la puerta por fuera del polémico técnico sanfelipeño.

Guía de: La U

Hay que tener algo de memoria para recordar las promesas públicas de Marco Antonio Figueroa al arribar a la U hace unos meses. También nos podemos imaginar el verso vivo y elocuente del “fantasma” dirigido al oído de la dirigencia azul para llegar a la tambaleante banca que entonces defendía Darío Franco.

¡Cómo haría yo jugar a la U si es el mejor equipo de Chile!, haría esto, aquello, lo otro, todo!

Unos meses después, al recordarle el valor patrimonial de su plantilla aparecerían muecas nerviosas junto con denostar el mismo equipo que Figueroa deseó voluntariamente asumir para catapultarse él aún más alto, en las alturas donde su enorme ego reside.

"Fantasma" Figueroa

El "Fantasma" Figueroa enfrenta su peor momento en la U.

Hoy difícilmente Figueroa reconocerá error alguno en su paso por la U:

  • seguramente argumentará sobre el escaso tiempo para conformar y lograr rendimiento en una plantilla muy importante en el fútbol chileno. Necesitaría más tiempo que seis o siete meses para conocer bien y conformar un buen equipo,
  • también reclamará por la tardanza en la llegada de los refuerzos y la falta de coordinación con la dirigencia de la U en contratar a su placer y gusto,
  • pedía a un jugador prácticamente desconocido en su país como René Lima, cuyo costo según trascendidos era USD 1,200,000 de “indeminización” para Cobreloa por tener contrato vigente hasta junio de este año,
  • con cerca de la mitad de esa deseada cifra, la U contrata a Caruzzo de Boca y al uruguayo Mora desde River, dos hombres de alternativa, pero también de reciente buen paso en los clubes más grandes de Argentina,
  • después que necesitaba y clamaba por un par de delanteros que él los conociera bien para que rindieran de acuerdo a su muy especial gusto personal, algo que solamente él puede comprender, luego de deshacerse de Duma y Maturana ambos delanteros jóvenes de notoria proyección en la U,
  • su gusto personal miró hacia Esteban Paredes, pues la idea de traerlo a la U estuvo desde él o su entorno aun sabiendo del rechazo que provocaría en la parcialidad del chuncho por ser un símbolo de Macul, algo que tácitamente confirmó el representante del club Querétaro en nuestro país,

Figueroa tiene la leñera de los medios convenientemente recargada de hechos que han sido disimulados por la prensa en general por el resguardo que requiere la imagen de Azul Azul S.A. y el temor que inspiran las acciones judiciales que suele emprender el actual director técnico de la U.

El hecho que el foco de Marco Antonio Figueroa estuviera en el ámbito de los refuerzos o lo que podemos correctamente señalar como el área comercial del fútbol nacional e internacional y no en el rendimiento técnico, táctico y futbolístico de los jugadores de la U llama poderosamente la atención.

¿De que se trata lo de Figueroa en la U entonces?

Tal vez el lo pueda aún aclarar.

En estos momentos hay una muy fuerte reacción en las redes sociales y de gran molestia de la hinchada de la U por la presencia de Marco Antonio Figueroa en el chuncho.

Es que al parecer por estos días cayó la gota colmadora del enorme vaso de la U.

Ese enorme receptáculo acumulador de frustraciones que admitió que se jugara con la candidez del hincha junto la llegada de un prometedor técnico nacional. Pero no de uno que tenga buenas expectativas futuras, sino de un entrenador vociferante que prometía ganarlo todo sin conocer él previamente lo que es ganar un campeonato.

Figueroa solamente puede agregar a su inexistente palmarés como técnico, compuesto por un título en la segunda división chilena, una clasificación como “Chile 3” a la fase clasificatoria de la Copa Libertadores.

¿Es eso un exitoso currículum como entrenador?

Si es una larga historia de ingenuos clubes y dirigentes que se rinden o ceden encantados ante la maestría y talento negociador de su representante (hoy, Mariano Gastó) quienes han creído y se han desengañado del técnico Figueroa.

Una lástima para tanto buen entrenador chileno sin trabajo, al que una pelota que pegó en el palo y que no entró, le privó del cargo y de la pasión por dirigir.

Esta columna anticipó cuatro meses este desenlace.

El notoriamente cuestionado entrenador, seguramente echará mano a su arsenal de excusas para justificarse y continuar facturando en este mercado, deslindándolas en jugadores, dirigentes, periodistas e incluso hinchas su responsabilidad e inoperancia.

Ahora, no todas las culpas están en Figueroa, hay bastante responsabilidad por asumir en el estamento superior de la U.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X