Inicio » La U »

¿Logrará Sampaoli imponerse a los caudillos de la Roja?

Cuando parece inminente la confirmación de los trascendidos, la ANFP reconoce los contactos, pero hay más técnicos en oferta para la banca de la selección.

Guía de: La U

Aparentemente Jorge Sampaoli tomaría el fierro caliente que es la selección chilena con siete partidos clasificatorios por delante, probablemente haya un pacto para hacer público el acuerdo y sus detalles luego de finalizado el Clausura –pago de millonaria indemnización incluida para la U- mientras la ANFP sigue su proceso conversando con otros técnicos sondeando a través de intermediarios o llamados telefónicos.

Debiese ser el mayor desafío de su trayectoria como técnico, ir de bombero a la selección chilena a arreglar el desastre provocado por las decisiones de los dirigentes y la partida voluntaria del anterior y exitoso técnico: Bielsa.

La cosa no pinta nada fácil, nominar a partir de la conjunción entre los ya conocidos caudillos actuales, los antes defenestrados –Orellana, Estrada, Herrera-, los de la U, a quienes conoce muy bien y a los emergentes e inventos –Casanova, Opazo, Ormeño- del anterior técnico o empresa de selecciones nacionales.

Sampaoli caudillos

Foto: El Mercurio

Sampaoli tendrá un duro trabajo para controlar a figuras como Vidal.

Sampaoli  debe decidir cuál es la mejor forma de parar un seleccionado nacional frente al veloz y punzante toque peruano en Lima y otro que supere obligatoriamente como local a los siempre difíciles, fuertes y efectivos uruguayos en Santiago, eso para empezar…

Sin dudas que su decisión pasará por ser protagonista defendiendo y atacando con la posesión del balón y con un gran despliegue físico en campo contrario, dejando espacios atrás para ir a ganar los balones divididos que pelotee el rival.

Un dato de la causa será el grado de adhesión al nuevo proyecto del caudillaje de bajo rendimiento actual por el seleccionado. Así como se instaló progresivamente en Juan Pinto Durán una cultura de trabajo serio y sin cercanías con el jugador bajo el mandato de Bielsa, en la etapa de Borghi se invirtieron los valores del grupo merced a la tolerancia y permisividad que reiteradamente se hizo presente especialmente en la previa de cada partido como local.

Se anuncia un choque de trenes entre lo que necesita el técnico y lo que le pueden dar determinados jugadores por el escaso tiempo de preparación y amistosos previos a los dos encuentros con la exigente temporada europea 2012-2013 doblando la curva previa a su recta final.

Como se anuncia desde el comienzo de esta nueva etapa un viaje a Europa del nuevo técnico a conversar y a encantar con su proyecto a los caudillos, gesto que solo se puede entender como limitaciones a la autoridad total que debe tener Sampaoli en la dirección del grupo, habría que tomar tranquilizantes.

Ir cándidamente a explicarle el nuevo proyecto a Medel en Sevilla para que se controle en la cancha o ir a Turín a contarle a celia punk que ahora jugará en base a un esquema táctico o ir a Donostia a confirmarle la titularidad a Bravo, pero con convocatoria de Herrera o pasar por Firenze a saber del estado de ánimo de David Pizarro quien juega y entrena con Matías Fernández es obviamente un despropósito: el técnico detrás de los jugadores, la cosa debe ser exactamente al revés.

Es posible que se provoquen algunos quiebres producto de la limítrofe mentalidad de la cacareada generación del Mundial sub-20 de 2007 que nos deja este 2012 en absoluta farra de una de las clasificaciones a una Copa Mundial de Fútbol más accesibles de las que se tenga memoria.

No es aventurado pensar que, por la inmadurez y conducta mostrada con anterioridad y el grado de exposición que tienen los jugadores hoy en día, se repitan algunos episodios como los que marcaron la etapa bajo la conducción de Borghi, salvo que haya un manejo interno de las comunicaciones del que hizo gala y cátedra el rosarino Bielsa.

Sampaoli no debiese dar muchos rodeos en franeleos previos con los jugadores nacionales y entrarle firme con el cuchillo al asado: advertido el objetivo y claramente a la vista en enero con algún amistoso cercano, convocar al mejor y disponible grupo a trabajar duro bajo el sol del próximo martes 1 de enero. A comenzar a pagar las cuentas atrasadas desde el 2011 y a lavar la cara y la imagen de “la Roja”.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X