Inicio » La U »

Muerte del “Bombero” Ibáñez: La última voltereta del querido ídolo azul

La absurda y prematura partida de uno de los estiletes que tuvo la U del ’94 para volver al título, la madrugada del domingo falleció en su Chaco natal Juan Carlos “el bombero” Ibáñez (1969 – 2015).

Guía de: La U

Juan Carlos Ibáñez llegó a la U ya formado como jugador con inicios en el profesionalismo en Independiente de Avellaneda. Del “rojo” ya traía el mote que debe acompañar a todo futbolista para meterse rápidamente en la mente y en el corazón del hincha. En este caso, Juan Carlos en la U acompañó a sus goles con un doble mortal que terminaba con su puño en alto celebrando las conquistas.

Nada de difícil le resultó al “bombero” Ibáñez adaptarse al juego de la U, las salidas con espacios recibiendo habilitaciones preferentemente de la “Bruja” Aredes o el “Huevo” Valencia lo dejaban uno contra uno, bien perfilado para encarar con la pelota picando unos metros adelante, después la definición –en ocasiones exquisita- gatillaba la explosión de la hinchada azul y el inicio del pique hacia las volteretas sobre la línea de fondo.

Tuvo muchas camisetas pero las que lo marcaron e identificaron como jugador fueron las de la mitad roja de Avellaneda (1987 – 1989 y 1991 – 1992) y la del chuncho (1993 – 1995 y 1997). También mostró su juego tan punzante como atrevido en: El Porvenir de Gerli, Provincia de Buenos Aires, España (Salamanca), Colombia (Deportivo Cali), Perú (Sport Boys) y en Chile hizo sus últimas temporadas en Unión Española, Cobresal, Deportes Concepción y Melipilla.

bombero-iba-

Un absurdo incidente, que se está investigando, de la pesada noche o derechamente en la madrugada de General San Martín, provincia del Chaco, terminó con sus días a muy temprana edad en la vida. Se vio envuelto en un confuso incidente a la salida de un conocido bar cercano a las esquinas de Sarmiento y 12 de octubre, frente a la plaza de la ciudad, recibiendo un puñetazo que lo tumbó y lo hizo golpear la cabeza contra el borde de la vereda.

Curiosamente esa madrugada dejó de existir a pocas cuadras del club Independiente de General San Martín, donde en su adolescencia comenzó a hacerse futbolista para luego partir a un grande de Argentina como Independiente de Avellaneda.

Acompañamos el dolor de su familia, de la hinchada de la U que siempre expresó un especial cariño por él y de sus compañeros de la U de los años noventa quienes lamentan su tan absurda como evitable partida.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X