Inicio » La U »

Opinión deportiva festina contra de la U: Los daños colaterales del partido con Católica

Finalmente la ANFP resolvió la quita de puntos favoreciendo a Católica anunciando sanciones para Herrera y para la U, mientras la opinión deportiva se festina con la U.

Guía de: La U

Era malo que Osses siguiera dirigiendo a la U y especialmente en los partidos claves, nada se hizo para recusarlo y que dirigiera un árbitro menos condicionado en contra de la U. Es complicado encontrar en Chile un árbitro de nivel, competente y que se dedique a impartir justicia, lo que se espera del arbitraje.

¿Fue determinante el arbitraje de Osses en los 56’ que duró el partido?

En términos generales no lo fue, no tuvo yerros que incidieran en el resultado -a excepción de estar mal ubicado para cobrar la evidente mano de Cordero-, pero sí lo fue en el clima de alta tensión en que se desarrolló el clásico, entró en una lógica ampulosa de justificar gestualmente sus decisiones, pero especialmente dejó golpear a Álvarez y Costa, quienes debieron ser amonestados, en momentos que se anunciaba la pérdida de control del partido.

festina contra la u

Foto: Felipe González

Lo del curicano es especialmente grave, pues frenó a punta de planchazos el juego de la U por su sector, mientras Osses se limitaba a cobrar ignorando el juego fuerte y malintencionado sobre Aránguiz.

La historia de estos partidos se sigue escribiendo desde los años previos asomando las finales ganadas por la U con arbitrajes de Osses, al que la cegada visión de las hinchadas rivales les atribuyen mérito en los logros azules. Entonces el árbitro, que insisto: debió dejar de arbitrarle a la U, comenzó en cada partido a arbitrar condicionado en contra de la U.

¿Los medios deportivos se festinan hoy con la U?

Un efecto secundario de otro polémico clásico universitario es la variedad de comentarios y opiniones que se emiten gratuitamente en torno al desenlace de este partido.

Pese a lo poco que ayudan a la U las declaraciones de Johnny Herrera, basadas en su experiencia como portero que recibe no solamente insultos desde las cercanas tribunas rivales, sino que además objetos contundentes, no puede Mario Mauriziano desde su tribuna de CDF calificar al portero como un “número de humor del festival de Viña del Mar”. ¿En qué ayuda eso a terminar de digerir el penoso clásico que tuvimos y que dejó a Católica por secretaría con tres puntos de ventaja en el tramo final del campeonato?, ¿Qué serán para el comentarista las atajadas de Herrera por la U y eventualmente por Chile en Brasil el próximo año?

El jugador tiene alguna justificación por la adrenalina de estar dentro con una cancha llena y la atención mediática de todo un país. El comentarista debiese estar en un estadio distinto y emitir juicios valóricos menos combustibles en esta instancia.

La prensa radial también agregó excesos derechamente penosos, como los expresados ayer por la banda de Los Tenores en ADN Radio, en medio del libertinaje verbal que admite la complicidad de ese locutorio en su emisión de mediodía, siempre bien conducidos y con libreto previo en buen ritmo por el rockero Carlos Costas.

En esa emisión se escuchó a Patricio Muñoz rotular que “Charles Aránguiz es el gran simulador del fútbol chileno”, evidentemente no vio los planchazos de Álvarez y Costas que Osses sí cobró o estaba anotando algo durante el partido. En otro país, el Príncipe sería un ídolo total, la verdad es que Chile ya le quedó chico.

Guarello se permitió aportar señalando que como las hinchadas son tan incontrolables, sería mejor dejarlas a solas con un cerro de piedras a cada una. Una enorme ligereza radial, previamente aliñada con huevo surtido, que podría ser fatal si algún descerebrado como el que lanzó el proyectil sobre Meneses tomase en serio sus palabras y pusiera las manos en las piedras.

Pero la guinda de la torta la puso el aparentemente sobrio y elegante Rodrigo Sepúlveda quien de forma insólita comparó la situación del “lanzamiento del rollo de papel” con una asistencia suya al Teatro Municipal y ante una actuación que no fuese de su gusto agarrara el celular y lo lanzara diciendo “toma ctm….”.

Penoso, indigno de nuestro hermoso, amplio y variado idioma. Seguramente algún auditor habrá quedado como yo, incrédulo y atónito al recibir ese nivel de opiniones deportivas, sazonadas con el abundante y nacional huevo.

Afortunadamente, los académicos tenores se esmeran en la noche, pulen sus dichos y miden sus palabras en horario prime, pero en el ámbito radial evidentemente que, a pesar de los tiempos modernos que sufrimos, hace falta autorregulación.

La U pagó caro sus errores del año mientras ahora festinan con ella y debe afrontar nuevas sanciones añadidas a la pérdida de la posibilidad de luchar hasta la última fecha por el título. Un año al parecer irremediablemente perdido de la U a la que solo le queda la ilusión de la liguilla para estar en Sudamérica el próximo año.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X