Inicio » La U »

Pepe Rojas deja la U: Insostenible desequilibrio entre su sueldo y rendimiento

La telenovela del capitán de la U finaliza con su partida del CDA.

Guía de: La U

Se cortó el hilito de Pepe con la U, los muy bajos resultados del equipo en esta temporada –y especialmente de la defensa- provocaron que en la reestructuración de Beccacece su nombre estuviese en el comidillo por su condición de ídolo -conferida por quién sabe quién-, capitán y especialmente por ser uno de los salarios más altos en un presupuesto azul que ya ha comenzado a hacer agua con fuerza.

Rojas vencía contrato este diciembre y las posibilidades de renovar eran lejanas. Repetir el mismo sueldo por dos años como espera cualquier jugador, imposible; un año de contrato podría haber sido algo factible, pero con un fuerte ajuste a la baja por el problema financiero que erosiona cada mes las escuálidas arcas de la U.

fin-pepe-rojas-1

Pepe Rojas dijo adiós en una conferencia de prensa. Foto: Photosport

Algo que Pepe podría haber sopesado, junto con la posibilidad de seguir en la U pasando a la cantera, cumpliendo con esa muletilla histórica de los jugadores al borde del retiro de “trabajar con los niños”. En definitiva Pepe se va, no se va mal, pero tampoco repartiendo bombones de alegría, siente su partida y la barra le cantará a otro, así como en el amor, todo en la vida pasa.

Seguramente su representante, ávido de comisionar en un contrato importante, lo proyecta a los Emiratos, a México, China, India, Australia o donde haya una liga con alguna pretensión para recibir y pagar el coste de un “jugador con chapa” como lo es José Rojas.

Su rendimiento viene en descenso y podría haber pasado algún mal rato con el nuevo técnico en la U sin la protección de un buen contrato y de la hinchada, pero le queda cuerda para jugar, para manejar una zaga que se plante bien donde él la dirija desde el fondo. Seguramente tendrá un lugar en el planeta fútbol siempre que mire la realidad y no analice las ofertas desde la perspectiva de las utopías, sopesando además los traslados familiares de ciudad o de país, sumando el diezmo del agente, pueden ver reducidas las ganancias en estos últimos tiempos, donde algunos se acuerdan al final de los finales del equipo de promoción que ofrece el SIFUP.

Se va Pepe de la U, ya partió una vez al rojo de Avellaneda desde donde volvió rápidamente, ahora el adiós del jugador es definitivo, aunque hubo casos de retornos veteranos con gloria, pero en otros puestos de mayor trascendencia.

Hubiese sido muy lindo ver el compromiso de Pepe Rojas con la U siguiendo gracias a  un contrato de menor extensión y envergadura económica, jugándosela algo así como por “amor a la camiseta”… ¿qué significa eso hoy en día? Creo que se puede ver algo de eso en los equipos modestos, donde no hay prensa nacional y se cobra con dificultades o con cheques de prestamistas.

El duro Pepe de la hinchada ya no está y seguramente más de algún recuerdo asomará en la banda izquierda o en el fondo cuando hayan muchos espacios en la espalda, lo mejor sería que el recambio esta vez favoreciera a la U. En lo físico, lo técnico y en lo espiritual también.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X