Inicio » La U »

¿Pizarro será el nuevo salvador de la U? Jugador anuncia que arreglará el camarín azul

Algo dejó la pobre visita de la U a Iquique. David Pizarro no le esquiva el bulto a los problemas.

Guía de: La U

Apenas salvó la ropa ayer la U en Iquique, al menos no fue goleada.

Después del cero parcial y de retirarse a los containers que hacen las veces de camarines -como en modestas Ligas de la zona norte de Santiago- y ya con Espinoza y Jara amonestados por su excesivo ímpetu -o derechamente torpezas- en balones divididos, eso reflexionábamos sobre el partido que se le presentaría a la U en el segundo tiempo.

Sin novedades evidentes sobre el campo nortino, la U arrastraría el segundo tiempo su fútbol frente al bien parado equipo preparado por “el pillo” Vera, e intentaría al menos evitar la derrota pues apenas se había acercado con peligro sobre el arco que bien defiende Naranjo. También -y muy adentro- deseábamos que el segundo lapso no fuese una hecatombe para la U pues la mesa estaba servida para ello. El 0-2 fue un resultado aceptable gracias a que Iquique se echó un poco atrás con el marcador a favor y dos hombres de ventaja, sin arriesgar sólo esperaba el término del partido y se quedaba fácil con los tres primeros puntos del torneo.

pizarro-lau

Con David Pizarro desde el banco para entrar ante cualquier eventualidad que sufriera el volante de salida de la U (Lorenzetti), el talentoso tuvo su chance justo cuando los errores de Espinoza y Jara arruinaron la visita azul al histórico puerto.

Lo de Jara ya es conocido y suma otra expulsión más, reduciendo significativamente su aporte a la U, tampoco aprende que el código arbitral es riguroso y no le permitirán beneficio alguno por su condición de ídolo anular en la selección chilena. Espinoza agregó una interesante cantidad de ataques perdidos desde sus pies por pases largos que terminan en en rival y generan el peligroso contragolpe rival. Uno solo de esos balones puede decidir un partido, en contra. Ojalá Hoyos lo haya anotado en su carpeta y corrija a partir del privilegio de la titularidad.

Después del partido, y entendemos que sin la consulta previa con su entrenador, David Pizarro se  explayó en su interés de solucionar rápidamente los problemas futbolísticos pero desde la perspectiva del camarín. “Eso lo voy a arreglar en el camarín” dijo el porteño sobre las expulsiones.

¿Que habrá visto Pizarro en las prácticas y convivencia azul que le permiten hacer el diagnóstico y tratamiento a emplear en el CDA?

Una decisión de un jugador de gran jerarquía y real recorrido internacional pues de muchos jugadores chilenos solamente se puede esperar una simpática foto familiar y breve texto en twitter u otras redes sociales para después esconderse bajo una gorra y lentes oscuros.

David Pizarro derrocha positivo liderazgo a partir de su trayectoria y antecedentes. Johnny Herrera, que ostenta la capitanía, probablemente se sume al discurso grupal con la condición que el camarín se exprese “puertas adentro” y sin trascendidos, esos tan habituales en la U de hace un par de temporadas.

Lo refrescante en este ardiente verano es que Pizarro pide que se haga cara a cara, que es lo que corresponde y que es tan difícil de hacer en Chile, hablar derechamente, con argumentos y sin esconderse en la tranquilidad que brinda pastar junto a la manada.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X