Inicio » La U »

Polémico asado pone a prueba la unidad del plantel de la U

La costumbre del asado de camaradería ha puesto a la U en el tapete de la prensa de farándula y de la crítica sobre la oportunidad de realizarlo.

Guía de: La U

El domingo se ganó bien a Unión, no sin algunos apuros pero bien. El lunes el descanso reparador con la familia para volver el martes a la usina del CDA, salvo por un asado de camaradería del plantel, que distendiera los tensos momentos que ha vivido la U estos últimos meses.

Hasta allí todo normal, salvo por el hecho que esta actividad en horario de tarde y correspondiente a un almuerzo extendido que todos conocemos y disfrutamos se realizó fuera del centro de entrenamientos de la U.

Asado Universidad de Chile

Foto: Lun

Igualmente, se espera la reacción del DT azul.

El lugar donde se decidió prender la parrilla fue el estacionamiento del Club Caramel. Una decisión que comienza a preocupar por las implicancias, conjeturas y supuestos que pueden llegar a verificarse al optar por un lugar tal vez no tan lejano del hogar, pero asociado con los placeres de la noche santiaguina. Locación ubicada lejos de las miradas del Presidente de Azul Azul quien tiene su oficina en el propio CDA, muy claro.

En horas de la tarde, y según fuentes periodísticas, arribaron a ese lugar un team de “botineras” capitaneadas por la experimentada y conocidísima farandulera Sandy Boquita, quien se hizo acompañar por un séquito de nueve cortesanas. Obviamente la llegada de semejante cortejo no pasó inadvertida y los mensajes de celular comenzaron a incendiar la tarde.

Minutos después el asado azul comenzó a desgranarse. Advirtiendo los riesgos. algunos experimentados jugadores de la U habrían optado prudentemente por abandonar el lugar, al que concurrieron acompañados por el preparador de arqueros Eduardo Azargado tal vez por encargo o en representación del cuerpo técnico azul.

Cinco de los diecisiete jugadores del plantel se marcharon rápidamente rumbo a su hogar o a atender los compromisos de tarde que puede tener cualquier jugador, evitando de este modo salpicarse con un muy buen asado sazonado con curvas y reggaetón.

Los restantes se quedaron, buscando extender una convivencia que los mantendrá en el foco de la opinión deportiva hasta que comience el partido del sábado con O’Higgins. De todos modos a nadie le saldrá gratis la tarde de ayer, si no es en el club, habrá que dar explicaciones convincentes a esposas o incluso a la novia.

La decisión y autorización de cambiar la sede de los asados de camaradería en la U no tiene responsables aún. Una torpeza sin dudas, exposición innecesaria y que va a incomodar bastante si hay trascendidos o consecuencias mayores.

Lo importante para la U es que el equipo esté no solamente distendido sino que bien concentrado y ordenado para jugar bien y ganar las ocho finales que le quedan.

Llegar otra vez quinto y alcanzar la liguilla por un cupo a la Libertadores no puede ser una meta para la U. A Franco no le alcanzó, pero parece que al fantasma Figueroa puede que si le permita seguir dirigiendo a la U, sin ganar nada real.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X