Inicio » La U »

¿Por qué la U de hoy día tira tantos centros sin sentido?

En un clásico desjerarquizado, la U solamente alcanzó una igualdad sin goles prolongando su sequía goleadora.

Guía de: La U

Cómo ha cambiado el fútbol de Sampaoli este 2012! De un exitoso, ganador y goleador 2011 ha pasado a la tibieza, la confusión y también a vivir la sequía goleadora de cerca. Después de haber recuperado tranco goleador previo al clásico en el Monumental ahora a la U nuevamente le cuesta mucho llegar a la red.

La igualdad sin goles, más allá que si se metió a los cruzados en su arco y que Católica se defendió bien apostando a lastimar solamente contragolpeando, refleja el estado de enemistad con la red que tiene el actual momento de la U.

Sabemos que Enzo Gutiérrez es el único y exclusivo referente de área que tiene la U este año, pero cada vez más debe el mismo buscar y armarse la jugada antes que recibir los dividendos del otrora efectivo juego ofensivo de la U.

U Centros

Foto: Marco Muga

Los centros de Ubilla son fácilmente controlados por los rivales.

La U dejó de abrir las bandas con generosidad en el aspecto físico, cada vez está iniciando el ataque más cerca de su área que recuperando el balón lejos de la portería azul. Por la derecha, Matías Rodríguez –por desconexión, fastidio o bajón físico- ya no pasa adelantando por detrás de Ubilla quién se queda solo encarando y errando en el mano a mano con el único y predecible perfil que ha mostrado hasta ahora: esa jugada, si no termina en un derechazo del porteño,  termina en un centro frontal de fácil resolución por el rival.

Tibieza y pocas asistencias

En el lado izquierdo la cosa no anda mucho mejor la verde tibieza de Duma se parece bastante al infructuoso turno que hizo antes Gallego, sumado además que recibe poco apoyo en la asistencia de Cereceda cuando tiene la oportunidad de ingresar: el eléctrico zurdo es incapaz de jugar bien a uno o dos toques y sucumbe a su adicción de poner la pelota bajo la suela y llamar a la marca rival, inclusive de espaldas. Así, ni siquiera nos acercamos bien al área y la banda izquierda es una zona de pérdida del balón de la U.

Los circuitos ofensivos encarados por Lorenzetti o un poco trascendente Marino ahora cierran el ataque hacia el tradicional amontonamiento de piernas del rival en la entrada del área. Con el frente del ataque clausurado y sin letal desborde la U se ha quedado solamente con el centro frontal y llovido como principal argumento ofensivo.

Así que ahora el dinámico y atrevido juego azul ha devenido en una interminable búsqueda del gol por la vía de dividir todos los balones hacia el área rival para festín de las zagas y porteros rivales quienes bajan, rechazan o anticipan los anunciados centros azules.

El gran y sinfónico fútbol de la U 2011 se extraña, es demasiado cercana la referencia si hace menos de un año la U paseaba su fuerza futbolística arrolladora asolando a Sudamérica y ahora nos miramos las manos semivacías de gol y el ojo despoblado de fútbol.

La tesorería de Azul Azul, los agentes, los clubes partners y los jugadores que partieron ganaron, y expresados en millones de dólares: el hincha debe nuevamente esperar, soñar y conformarse con este precario presente que necesita de un milagro futbolístico en la expedición azul a Sao Paulo de esta semana.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X