Inicio » La U »

¿Por qué la U ganó con lo justo a Atlético Nacional?

El chuncho le cumplió a su fervorosa hinchada ganando el grupo 8 en una noche plena de ambiente de Copa Libertadores en el Nacional.

Guía de: La U

Después del sorteo de esta versión de la Libertadores la preocupación ensombreció el siempre festivo ánimo azul; después de ganar la Sudamericana y el Clausura debía revalidar la chapa internacional en un grupo complejo con dos ex campeones de la Libertadores y el ascendente Godoy Cruz.

Jugados los seis partidos y el fallido debut de Medellín, la U ganó cuatro partidos y terminó como el cuarto mejor primero de esta fase copera y enfrentará en la ida de octavos al Deportivo Quito en la húmeda altura del centro del mundo.

Pero no le resultó fácil a la U llegar a esta instancia. Con el imponente marco de Ñuñoa a pleno y cerca de la medianoche de un cuarto día de la semana laboral la fiesta del bulla copó las calles y avenidas circundantes del coloso santiaguino con alrededor de treinta y cinco mil almas azules que postergaron el descanso por el placer de ver a la U ganar y clasificar a la siguiente fase del principal torneo continental de clubes.

U Atlético

Foto: Marco Muga

Matías Rodríguez anotó el primer gol del triunfo azul.

Y lo hizo por amplios pasajes del partido con la autoridad suficiente frente a un muy bien trabajado equipo de Santiago Escobar. El hermano del asesinado y recordado Andrés planteó un áspero tramado defensivo con dos claras líneas de cuatro defendiendo su área, las que adelantaba para apretar la salida azul obligando a Rodríguez, Mena y a los volantes de la U a errar en la conducción y a perder torpemente balones importante en las cercanías del área de Herrera.

La U consiguió rápido imponer su juego vertical y al pie abriendo la cuenta con un soberbio sobrepique de Matías Rodríguez que despachó violentamente rumbo a las mallas (10’) después de una lucida jugada azul, la U continuó manejando el partido pero sin generar mayor peligro en la valla cafetera merced al afinado plan antioqueño, si persistiendo en mantener siempre bien abiertas ambas bandas con Fernándes y Mena en el primer lapso.

En el segundo lapso la U sufrió el trámite producto del asedio colombiano sobre la posesión del balón y los evidentes bajones en el rendimiento físico de un  mediocampo que lleva en tres meses de competencias doce fechas de competencia local otros seis de Libertadores y.. los amistosos de la selección nacional.

No es responsabilizar a la selección recordar los amistosos jugados por el mediocampo de la U con los terceros o segundos seleccionados de Paraguay y Perú y el bochorno frente a Ghana por el empate parcial logrado por el Atlético Nacional, con un golazo de Pabón (63’) después de otro de los balones perdidos en la salida del área, esta vez por Marcelo Díaz, sumado a los que antes fallaron Mena, Martínez, Fernándes y el mismo Díaz, sino constatar que faltó excelencia en el rendimiento, piernas y buen pie en el segundo tiempo evidenciando visibles muestras de agotamiento, que demandarán una intertemporada de acondicionamiento físico.

Hemos aportado futbol y piernas para que la “roja de todos” juegue y se presenten las solicitudes de indulto que en definitiva serán acogidas, sentando un nefasto precedente para el futbolizado pero poco profesional futbol chileno. Muy poco quedará del castigo de diez partidos de suspensión para la irresponsabilidad de algunos privilegiados.

Afortunadamente en el mejor pasaje de los verdolagas llegó un tiro libre del mismo Marcelo que caía en cascada sobre el área chica de Pezzuti para el anticipo ganador de Osvaldo González (69’) poniendo nuevamente números azules a la clasificación, es el gol a vasco da Gama en Río pero ahora desde la izquierda.

Los méritos azules están en no haber bajado nunca los brazos pese al muy discutible arbitraje del ampuloso peruano Rivera -quién condujo el partido de forma permisiva amparando el foul sistemático y violento de los volantes de corte colombianos-, el efectivo planteamiento rival y la bisoña formación azul que contaba con tres jugadores veinteañeros, dos de ellos de apenas dieciocho años, Sebastián Martínez y Angelo Henríquez.

La U ganó con la suya la parada, luchando y errando pero siempre atacando, ofreciéndole al rival costados y espacios para contragolpear, defendiendo con línea de tres quedando expuesta a la ambición rival, en ese mano a mano destacó el excelente partido que hizo Osvaldo González para ganar una y otra vez en su área y en la rival con el testazo del triunfo azul.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X