Inicio » La U »

¿Por qué la U goleó a la UC en San Carlos?

A la U le salió el partido que buscó, Canales brilló, secundado por un equipo liderado desde el fondo por un recuperado “Pepe” Rojas.

Guía de: La U

El chuncho llegó de punto a la cita con los cruzados y ellos, con la obligación de ganar frente a sus apasionados hinchas. El partido tuvo variadas alternativas que incidieron en un resultado final que pudo ser aún más expresivo que los dos goles de diferencia final.

Bromeando antes del partido comenté que sería lindo un partido con un marcador como de varias décadas atrás, con muchos goles. Un 5-4 por ejemplo sería un muy buen marcador, y justo premio, para los estoicos asistentes a los estadios como para los telespectadores que aporta CDF.

u-clasico

Salió un partido bien jugado, lucido y con un marco de público que debe haber vibrado y sufrido aún más con su desarrollo.

A veces se gana por la colaboración del rival y la U la tuvo. Herrera fue una de las figuras del partido y eso habla de las veces que llegó Católica con posibilidades, equipo que agotó el libreto del juego en el tercio final recurriendo a los centros, descolgados todos por el portero azul. Además, cuando Johnny faltó –acosado permanentemente con fuertes insultos desde las graderías- los palos acudieron en su auxilio.

En la apertura de la cuenta, la ansiedad –siempre mala compañera- le pasó la cuenta al portero Cerda al intuir sobre la barrera mientras Gustavo Canales le contraofertaba sobre su propio palo, contando además con la colaboración de Cordero y su impresentable media vuelta en la barrera para ayudar a que el rionegrino con facilidad abriese el marcador.

¿Por qué nuestros comentaristas deportivos no reparan en directo, o en el trasnoche que nos ofrecen ahora, en estos grandes detalles que marcan partidos y resultados?

¿Se ven jugadores en el alto nivel mundial darse vuelta frente al balón en tiros libres?, claramente escasean y por tanto en ésta me quedo con Bonvallet y su “ojalá que me pegue el pelotazo y que no vaya al arco”.

Después, en el segundo tiempo, el golazo de Michael Ríos de tiro libre puso el empate cuando la UC presentaba un abanico de ejecutantes. Los locales jugaban mejor, instalados en terreno de la U, cuando la falta de equilibrio ataque/defensa exhibió la fragilidad defensiva de los locales.

Ya expuesto el fondo cruzado para una conducción rápida de Maxi Rodríguez o de Lorenzetti. Fue el primero quién, apurando su cansino tranco, ganó un mano a mano con otro ansioso Pulgar para poner la pelota en zona de gol concretada entre Ubilla y finalmente por Canales.

Después otra vez pierde Pulgar en el fondo permitiendo que Ubilla fusilara a placer en el primer palo débilmente cubierto por Cerda. Los mejores pasajes de la U fueron es ese tramo del partido, donde llegó varias veces con claras posibilidades de gol, concretando el frentazo de Canales una de ellas.

Con el 1-4 en cancha el práctico y cómodo hincha local opta por evitar la congestión empolvada de la salida y bajada de San Carlos para huir muy anticipadamente masticando la rabia al volante, mientras el entusiasta hincha del lejano suburbio cruzado -quien pudo gritar e ilusionarse con su segundo gol- siguió cantando hasta despedir otro mal clásico, para luego subirse a la micro particular y popular que hace escala en el supermercado cercano a la autopista para viajar de regreso a casa desinflando varias chelitas frías que mitiguen la sed y su bronca.

A la U le salió el partido que buscó, Canales brilló, secundado por un equipo liderado desde el fondo por un recuperado “Pepe” Rojas, rehabilitándose de un torneo tan magro para la U.

Diecisiete puntos y décimo puesto para entonar una pobre campaña antes de recibir a un equipo y su técnico –el fantasma Figueroa- absolutamente urgido por los puntos que lo ilusionen con evitar la pérdida de la categoría. Otro partido donde la U puede partir desde el fondo y tal vez gozar de los espacios.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X