Inicio » La U »

¿Qué le espera a la U en los play offs de fin de temporada?

Con el velamen remendado, la U busca recomponerse para asumir los retos que le quedan este año: los play offs del Clausura y la Copa Chile

Guía de: La U

De regreso en el torneo nacional, la U lavó sus heridas en el Estadio CAP derrotando con autoridad a Huachipato 3-0, alcanzó la línea de Palestino con treinta puntos, aún tiene que jugar un partido pendiente frente a la U penquista y mantiene una chance algo remota de alcanzar la punta del Torneo si golea por nueve goles de diferencia.

Lamentablemente la racha de empates del equipo azul dejó la mesa servida para que el cacique logre el primer lugar y parta en primera posición a buscar el título del clausura. La U tiene mucho por mejorar y demostrar que al menos en el torneo local está de regreso y con el nivel de calidad que impida sumar una nueva amargura este fin de año.

El segundo semestre azul se tornaría definitivamente agrio si no consigue lograr un esperado cuarto campeonato para la U de Sampaoli, lo cual no es una aspiración desmedida para un plantel que es considerado el mejor del fútbol chileno, pero que ha mostrado notorios altibajos de rendimiento en este segundo semestre de 2012.

U Play Offs

Foto: El Mercurio

Los jugadores de la U se propusieron ganar el campeonato luego de la eliminación en la Sudamericana.

La confianza desmedida puede ser un enemigo silencioso para la U por lo que debe volver a las fuentes del fecundo trabajo en el CDA para lograr regalarle una nueva y anhelada alegría a su multitud de hinchas. El segundo semestre de la U ha sido hasta ahora decepcionante en el ámbito internacional y se ha incluso frágil cuando algunos equipos le han brindado de su propia medicina en la cancha.

Equipos “racheros”

Con la fase regular del Clausura prácticamente concluida se puede señalar que ha sido un torneo de equipos “racheros”: la mayoría de los equipos que clasificaron a los play offs tuvieron rachas de triunfos que les permitieron relucir por semanas, antes que comenzaran a sumar puntos con deseperación los equipos amenazados por el descenso.

Así destacaron -por semanas- Iquique, Rangers, Palestino e incluso otros como Unión Española o el increíble caso de Audax Italiano que salió de zona de descenso para meterse inmerecidamente en la fase definitoria donde no tiene nada que hacer si repite su paupérrima presentación sabatina en Macul.

La racha de empates de la U complicó algo su clasificación y la alejó de la punta cediéndola al equipo que ostenta la actual racha de triunfos y el principal enemigo futbolístico de la U: el cacique.

Lo que fue una hegemonía azul en los resultados en los pasados torneos ahora se ha ido emparejando, a un punto tal que si se repiten algunos muy dudosos siniestros referiles como la pasada misce en scène de Polic, la U puede sufrir las consecuencias de algún tipo de error arbitral alentado –sino apoyado- por parte de la opinión deportiva chilena que no desea ver un tetracampeonato de la U.

El arbitraje nacional pasa hoy por momentos muy grises y la precaria estructura que lo sostiene cada vez tiene menos credibilidad entre los aficionados, el mejor árbitro del país hoy en día –Oses- no le puede arbitrar a la U pues algunos pseudopolémicos le han atribuido los méritos con que la U llegó a las instancias finales a definir ajustadamente, como en el pasado Apertura, producto también de la sobrecarga de partidos nacionales e internacionales.

Todo este análisis ceteris paribus de: a) las veleidosas convocatorias de jugadores de la U realizadas por Claudio Borghi, el seleccionador nacional, y b) la historia de la marraqueta y el tecito al desayuno.

Este escenario actual admite reflexionar sobre la posibilidad que los partidos claves y definitorios de nuestros playoffs las arbitrasen ternas referiles argentinas o brasileras. El recurrir de árbitros extranjeros en otras épocas ha sido un aporte, no solamente para el fútbol chileno sino que también para el fútbol argentino, despeja saludablemente las aprensiones, calmando de paso las pasiones negativas.

El escenario está parchado, como el velamen azul, pero es la cancha que hay para jugar y no hay otra. Hay que terminar el azul año 2012 hablando como Markarian respecto de la U: “les gané a todos y a todo”.

Nos queda la Copa Chile y el Clausura.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X