Inicio » La U »

¿Quebró el camarín Figueroa al excluir a históricos de la U?

Cómo ganar y perder en un mismo fin de semana: Figueroa sacó a dos ex capitanes como Pepe Rojas y Herrera; y quemó a Rocky González.

Guía de: La U

La U continúa dando buen zumo de noticias extrafutbolísticas. Después de jugarse, en la la goleada de Lanús, por nombres que venían regresando a la titularidad después de recuperarse de lesiones o largas ausencias (González, Herrera y Pepe Rojas) el técnico Marco Antonio Figueroa optó por excluirlos del partido del fin de semana, en una jugada bastante parecida a una pasada de cuenta a los históricos que no rindieron en la Sudamericana.

En el sur de Buenos Aires el que se equivocó, junto con los jugadores, fue el irascible técnico, partiendo por la sorpresa para todo el mundo azul de volver a hacer jugar sobre la banda izquierda al zurdo Rojas, algo que no hacía el jugador desde que estuvo entrenando en Brasil con ocasión de su frustradísimo traspaso al Botafogo carioca.

Antes de Sampaoli, Pepe Rojas, en esta misma columna y bajo el manto de liviandad de las crónicas domingueras, recibía críticas por su desempeño sobre el flaco izquierdo, la zona del campo que lo cobijó desde que abandonara en las inferiores su ilusión de delantero.

figueroa referentes

Fotos: Marco Muga / LUN

El hoy técnico de la roja, con sapiencia y olfato futbolero, lo ajustó de posición a marcador zurdo o stopper en el sector izquierdo, algo que es muy diferente a salir solitario a marcar a la banda, sin resguardos mayores ante la búsqueda de penetración a las espaldas del lateral.

Figueroa, entendemos, buscó un resultado favorable en la ida en Buenos Aires, apelando a la amplia experiencia internacional del trío de referentes azules sumándolos en su particular propuesta de manejo y control de juego parándose bien en campo rival, algo que se apreció claramente en la primera mitad del lapso inicial. El problema fue, como hoy se comenta abiertamente, la falta de equilibrio en la transición ataque-defensa, en mirar bien también hacia el arco propio, defender bien o como quiera llamarle.

La posición de Rojas frente a Lanús fue una sorpresa y error del fantasma

¿Cómo salir airoso después de la goleada y revertir la opinión pública azul?

Atento a los sorprendentes o sospechosos cambios de rendimiento de sus dirigidos, Figueroa optó por excluir a Pepe, y no solamente eso: además le pasó un paño al irreconocible Herrera sustituyéndolo por Marín, quién respondió bien frente a los limitados requerimientos de Audax; y en lugar de Rocky hizo retornar a uno de sus predilectos: Sills jugó correctamente, marcando además el segundo gol.

Gana la U a Audax, vuelve al triunfo y gana el técnico en su decisión, pero pierde al tener fuera, en unos días muy difíciles, a tres jugadores históricos de la U que levantaron la Copa Sudamericana el 2011.

¿Por qué no les dio la posibilidad a los excluidos de tener su revancha y salir también triunfadores frente a Audax?

El estilo de Figueroa ya es conocido por el aficionado azul, que se lo aguanta y no le desea mal, sino que a la U le vaya bien independiente de que en la banca esté Marco Antonio. Se lee además que hay mucha distancia, al menos entre el técnico y sus principales referentes en la cancha, un error grave.

Figueroa no ha ganado nada importante y se da el gusto de ningunear técnicamente a jugadores que estarán siempre en la historia de la U. Los usa como fusibles, si tiene disponibles dos oncenas y media.

¿Con que saldrá Figueroa frente a Lanús?

Seguramente buscará tener una  formación lo más ofensiva posible con tres delanteros, dos enganches pretendiendo tener mucho control del balón en campo rival, dos volantes mixtos -donde ojalá uno de ellos sea Sebastián Martínez-, apelando tibiamente a una línea de tres para oponer a las contras de los granates.

Así los bonaerenses dispondrán de muchos espacios para sus rápidos y efectivos delanteros. Solamente una extraordinaria actuación de los jugadores de la U y una pálida noche del rival podrían provocar un milagro azul este miércoles.

Sin embargo, la duda subsiste. ¿Apelará el fantasma a los tres excluidos para la revancha con el granate? Algo que se perfilará en la práctica previa y en la decisión final del fantasma en las vísperas del partido.

El camarín da indicios de no estar unidos, es difícil que veintiocho jugadores estén totalmente de acuerdo, pero lucharán noventa minutos por ganar, que es lo único que les sirve como proyección anímica y también económica, pero pensando siempre en ganar, pues lo demás viene por añadidura.

Lo que Figueroa aún no sabe o no comprende es que para ganar hay que comenzar también por defender bien. Es el primer paso, pues solamente un gol de Lanús nos lleva el objetivo a seis goles.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X