Inicio » La U »

¿Quién es Cristián Romero, el nuevo DT de la U? Los desafíos del “relojito”

Ganan terreno los entrenadores nacionales frente a la «armada argentina» o extranjera.

Guía de: La U

La llegada de un campeón histórico de la U de 1995 como es el caso de Cristián Romero completa, junto a Tapia y Astudillo, el naipe de jóvenes técnicos provenientes de las inferiores en los tres equipos «grandes» del país, tendencia a la que también se puede agregar a Sierra con los hispanos.

Ganan terreno los entrenadores nacionales frente a la «armada argentina» o extranjera, quienes tradicionalmente reciben la confianza y encargo de manejar las relativamente costosas plantillas de los dirigentes de las sociedades anónimas deportivas chilenas.

cristián romero

Foto: Ricardo Abarca

Con la serenidad que lo caracteriza y el descaro que tuvo el ’95 en el arco norte del Nacional, para acomodar su melena y luego colgar un penal de campeonato en la escuadra del arco tetracolor de Palma, Romero asume sereno la conducción técnica de la U.

«Tranquilo-nervioso», como decimos en Chile.

En los aspectos estrictamente tácticos su manejo del fútbol de la U debe estar marcado por:

1.- Reflejar su carácter y estilo personal. Ordenado, pragmático, que en este caso es decir «hacer lo que se debe y lo mejor que se puede con los recursos que tiene», simple.

2.- Dueño de un perfil personal más bien bajo, lo que no implica en absoluto que no disponga del carácter y energía necesaria para manejar un grupo numeroso y que tiene sus complejidades.

3.- En sus decisiones a implementar con énfasis por un funcionamiento claro y organizado de sus líneas defensiva, media y ofensiva. Preservando el control del balón y de los partidos, sin el balón tendrá un retroceso ordenado y escalonado con un equipo corto entre sus extremos en la cancha

4.- En el aspecto ofensivo buscará corregir errores en la conducción y en la generación de espacios, trabajando intensamente este último aspecto, pues es un elemento deficitario frente a rivales que ya saben muy bien cómo jugarle a la U y que le plantean dos proactivas líneas de cuatro.

En lo central, se espera que la U sea un equipo ordenado y que ojalá logre que el equipo sea atrevido y lastime fuerte en el área rival cuidando que sus defensores queden abiertos y expuestos frente a los contragolpes rivales, que fue una constante en la fracasada gestión de Figueroa.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X