Inicio » La U »

¿Quién está más al debe en la U: Figueroa o Yuraszeck?

La goleada 5-0 a los pumas trajo aire y calma a la semana azul, no obstante subsisten temas de fondo como el cumplimiento de objetivos de sus líderes.

Guía de: La U

La U se destapó en Santa Laura el domingo, fuera del equipo Videla, Ramón Fernández y César Cortés logró llegar al área con agresividad y espacios contando también, aunque nos pese, con una dosis de languidez de la retaguardia nortina, quien hizo honor al viejo apodo de la otrora “dormida” ciudad.

El equipo logró tener la cuota de verticalidad que precisamente esos tres jugadores no le aportan, en menor medida el contención, a quién se le han pedido cosas que no tiene o que derechamente no sabe.

El paraguayo Rojas se hizo parsimoniosamente de la zona central contando con espacios para proyectarse, Lorenzetti volvió a conducir con velocidad, ritmo y atrevimiento jugando a uno o dos toques y Pato Rubio confirmó sus antecedentes justificando plenamente su contratación con cuatro goles.

Figueroa Yuraszeck

Foto: LUN

Con sinceridad deseamos que al fantasma le vaya bien, pues independiente del pensamiento futbolístico de cada hincha o comentarista, lo que se necesita es que a la U le vaya muy bien y vuelva al título esta temporada. Algo que por lo demás al fantasma le vendría fantástico para alimentar convenientemente su ego.

La goleada fue un bálsamo para el muy discreto rendimiento del fantasma Figueroa, quién contaba hasta antes de ese partido solamente con tres victorias en once partidos, un registro que está muy distante de sus propias y triunfales referencias. No todas las semanas tenemos a disposición al somnoliento puma antofagastino.

Figueroa está al debe en los números, de acuerdo a cómo se le evalúa manteniendo a disposición un buen plantel de jugadores, pero tiene bastante campeonato nacional por delante aún a tres puntos de los punteros. Más difícil la tiene en la Copa Sudamericana viajando a la altura de Quito a obtener una clasificación ajustada, pernoctando la noche de martes, aclimatándose el miércoles y con un partido de jueves en plena tarde con calor, humedad y altura, último factor donde sus anteriores expediciones han sido muy negativas frente a Deportivo Quito y Real Potosí.

Una gran oportunidad para Figueroa de comenzar a equilibrar la balanza. Si tuvimos en la U a Luis Santibáñez, si nos fuimos a segunda con Pellegrini o estuvimos bajo las órdenes de Capitano, Basualdo y Franco, ¿porqué no iba a poder llegar a la U el fantasma Figueroa?.

En el caso del timonel azul la cosa es más complicada que con Figueroa.

Pese a disponer de cuantiosos recursos económicos solamente tiene para mostrar en su palmarés como dirigente haber asumido la testera oportunamente un par de meses antes de ganar el Apertura 2012, décimosexta y última estrella en campeonatos nacionales, que se suma a la pálida Copa Chile 2012-2013 ganada junto al plantel dirigido por uno de los peores técnicos de la U de toda su historia: Dario Franco.

Compras de porcentajes controladores de pases de jugadores por doce millones de dólares, sumas que muchas de ellas nunca volverán a las arcas azules por los elevados costos de los pases (Videla, Morante, Civelli, Fernández, etc.).

La llegada de Rubio deja económicamente mal parado al timonel azul, quien ha dicho que “siguen a cientos de jugadores”, entonces no lo siguieron en tercera división donde jugaba hace dos años, como tampoco estaban atentos a Rubén Farfán quien estaba en Deportes Santa Cruz en la misma categoría pero el año pasado. En su favor hay que decir que la explosión de Rubio es reciente y que antes ni siquiera jugaba de delantero.

Pero el calvo timonel hace más de un año con pompas declaraba que “a fin de año (2012) anunciaremos donde estará el nuevo estadio de la U”. Una declaración que ha ido cambiando con los meses, primero con cautela municipal por las elecciones y luego un largo silencio, que también justifica por escasez de suelo y de terrenos que no tengan sorpresivos incrementos de valor.

Tal parece que la U necesita que le regalen un terreno y un estadio, como fue percibido en sus tiempos el estadio del archirrival.

Pero el hincha azul tiene la posibilidad de consolarse en forma, mientras la U renueva sus incómodas aposentadurías en Santa Laura para partidos de menor convocatoria y reserva el Nacional para las grandes ocasiones, el hincha o la propia dirigencia azul pueden soñar con un proyecto propio.

Nada más simple. Tener un estadio de la U en casa, un artista de Lanús Oste lo hace posible, basta encomendarle una maqueta a escala de nuestro sueño azul.

Transformar la pesadilla en un sueño cumplido en nuestro hogar parece más cercano y real que el estadio prometido y no cumplido por Yuraszeck.

Entre Figueroa y Yuraszeck está claro quién está más al debe en la U.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X