Inicio » La U »

¿Quién manda en el camarín de la U: Bonini o Beccacece?

¿Azul Azul busca la excelencia técnica incorporando a un famoso preparador físico, un ayudante o más bien un tutor para Beccacece?

Guía de: La U

Regresó Carlos Heller de su viaje y de inmediato se comenzó a notar en las novedades de la U. Es un tema abierto la disconformidad prácticamente unánime en la U, desde la hinchada hasta los mandamases de Azul Azul, con los resultados y rendimiento alcanzados por Sebastián Beccacece, el problema para su partida del CDA de La Cisterna es su oneroso contrato y la necesidad de servirlo íntegramente para prescindir del melenudo técnico y colocar a una nueva ilusión en la banca de la U.

La distancia que supera los 800 millones de pesos es lo que separa a la U de contar con un nuevo técnico, más el costo de contratar al reemplazo. Mucho dinero para una U que vive hace bastante tiempo con sus finanzas, graderías y fútbol en rojo.

Mientras se apilan en las bodegas sin despacho las camisetas, prendas y artículos de merchandising de la U sin vender: ¿qué hacer entonces con Beccacece? Ha dicho que no figura en sus planes ni en sus códigos –igual que su mentor, Sampaoli- el renunciar y liberar a la U de la presión mediática que significa su presencia. A alguien se le ocurrió una buena idea: al igual que al estudiante al que hay que vigilar de cerca, ponerle un tutor.

beca

Una fórmula mucho más elegante y cara que apurar la hoguera de las pifias, acosos abiertos o agresiones. La incorporación de Luis María Bonini a la U es una efectiva forma de supervisar desde cerca lo que ocurre en la cancha, campo de entrenamiento, concentraciones, traslados, más aún por la publicitada y supuesta “cercanía” del preparador físico reemplazante -pues ésa es su función contratada- con los jugadores. No se le conocían estas dotes investigativas al preparador físico y comentarista.

A un técnico distante con el plantel, un PF cercano. Esa parece ser la receta que intentará el éxito, o al menos concretar acosadoramente la salida del actual entrenador, sin acceso o derecho a la millonaria indemnización por interrumpir anticipadamente el contrato suscrito por Beccacece con la dirigencia de la U.

Un mando importante y paralelo que apoye, supervigile y conduzca al novel entrenador por la senda correcta, pues se rumorea que “no sabe”, algo que absolutamente nadie anticipó cuando llegó como salvador de la U, la pesada herencia de Sampaoli que sigue penando en La Cisterna. Somos todos unos fenómenos con el diario del lunes bajo el brazo.

¿Dejará Beccacece que Bonini cope sus espacios de poder en el trabajo técnico?

¿Quién dará las instrucciones en los entrenamientos de la U? ¿Cómo organizarán el trabajo técnico, físico y táctico? ¿Respetarán sus ámbitos de trabajo?

¿Crearán nuevos conflictos la dupla Bonini-Beccacece o Beccacece-Bonini?, cuál es la forma correcta de decirlo?

Por ahora el foco ha salido de los jugadores, responsables mayoritarios de lo que sigue ocurriendo en la cancha, de ídolos del 2011 a vestuaristas que tal vez sean dueños de la paternidad de la continuidad de este muy mal momento futbolístico con su bajo rendimiento, y de la rotativa de técnicos en la U.

No nos quedemos en lo obvio, necesariamente debe haber mugre debajo de la alfombra.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X