Inicio » La U »

¿Quiénes son los responsables del lamentable momento de la U?

Una costumbre nacional es hacer leña del árbol caído. Para solaz de nuestros envidiosos rivales, las malas decisiones dirigenciales y técnicas tienen en un punto límite a la U.

Guía de: La U

Desde que el fútbol es fútbol pasa por tener jugadores, si los tienes o te los consigues puedes soñar en grande, si no los tienes hay que remar contra la corriente.

De la gloria del período 2011-2012, ya no queda casi nada: el irregular y expuesto momento de Johnny Herrera con la novedad del deporte nacional de haber visto al portero azul la noche anterior a un partido; el trote cansino y las lesiones de Osvaldo González; la amistad de Pepe Rojas con los micrófonos y sus peticiones de aumento; la lucha y dinámica de Gustavo Lorenzetti; el lucro de Canales; las lesiones de Ubilla y Gutiérrez; la suplencia del Seba Martínez, etc.

lamentable momento de la U

Foto: Juan Eduardo López

Más que hacer lo fácil, como culpar a Heller, ya agotada la caja de ahorros para la construcción del estadio de la U, con un plantel muy caro y desvalorizado, ubicados en el sótano de la tabla de posiciones y obligado a ganar a Internacional y a Emelec en Manta, más una combinación de resultados, para seguir en la Libertadores, proponemos una no tan breve lista de causas del fracasado y decepcionante momento de la U, se acuerdan de ellos?

  • La dupla Sampaoli/Beccacece: Cuando advirtieron que el equipo estaba en el límite de la exigencia y rendimiento se cambiaron de escudería por una mayor, se marcharon a un lugar –la ANFP- donde pudiesen continuar exigiendo de todo gracias a su metodología y verso. En la U dejó una secuela de largas lesiones y un equipo fundido física y futbolísticamente. Con la U se vistieron para saltar al nivel mundial del fútbol.
  • José Yuraszeck: Llegó con la escoba nueva en su turno para suceder al exitoso o afortunado Federico Valdés. Prometió todo y no cumplió nada.
  • Los Directorios de Azul Azul: Co-responsables de la mala gestión, autorizando compras erróneas y caras, dentro de ese contexto hay que reconocerles los esfuerzos por contener las ínfulas de Marco Antonio Figueroa en las peticiones de contratar a jugadores de su “gusto” técnico, como el caso del uruguayo René Lima desde Cobreloa en alrededor de un millón de dólares por un volante de contención del mercado nacional.
  • La gerencia general de Azul Azul: Se limitan a cumplir con lo que se les ordena: cotizar, comprar, vender, programar viajes, concertar con auspiciadores, alejar o bloquear las voces y opiniones disidentes. ¿Tienen la competencia para plantarse y observar los errores?, si es respuesta es negativa cabe preguntarse ¿cuál es el aporte? o ¿para qué están en la U?
  • Los técnicos resultadistas fracasados: Darío Franco y el fantasma Figueroa tuvieron muy flojos desempeños con la U, el ex volante puede mostrarle a sus nietos una foto con una enorme Copa Chile ganada en Temuco en una final que perfectamente se pudo haber perdido. El ego del sanfelipeño le impidió levantar el vuelo con el equipo, lo raro es que se fue en silencio, como hacen los técnicos que acuerdan su finiquito en cómodas cuotas.
  • El interinato del “relojito” Romero: Dio la hora absolutamente como técnico de la U, récord de derrotas en la fase final de un  campeonato.
  • Las malas o pésimas contrataciones: Para que se trajo a Waldo Ponce? Para que mirara partidos y dejara sin opciones a un juvenil? Roberto Cereceda estuvo sin convencer como zaguero hasta que partió con un mejor contrato. A cimby Cuevas se lo trajo como lateral, volante o puntero?, un jugador de equipo chico e individualista como Ramón Fernández justificó su millonaria compra?

Ni hablar de los casos de Morante y Civelli, millonarios fracasos en dólares. Videla: uno al que le faltó tiempo y explotó en un equipo sólido y que no dependiera de él (Racing Club).

La lista de jugadores con mal rendimiento y alto costo es muy larga y agotadora. Se necesita que llegue un gerente o presidente con facultades y competencias técnicas a ordenar la casa. Cuesta decirlo, pero que se necesita replicar el caso de Arturo Salah en Macul.

  • El costo de la plantilla: ¿pueden tres jugadores costar más de 100 millones de pesos cada mes?, ya se sabe: Pepe Rojas, Canales y Herrera.
  • El presente y segundo campeonato de Martín Lasarte: No hay que dejar fuera del análisis la labor del técnico después de ganar el campeonato anterior. Algo debe tener que ver la forma como ha llevado su equipo, aún desde la distancia y ausencias.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X