Inicio » La U »

Renuncia del “fantasma” Figueroa: ¿Tiene toda la culpa de lo que pasa en la U?

Azul Azul ahora tiene que profundizar con su política de fusibles, con tono sacerdotal Yuraszeck anuncia que Figueroa se va y que asume Romero.

Guía de: La U

Luego de los pobres resultados obtenidos en el campeonato pasado y el mal inicio que ha tenido la U este torneo, el directorio de Azul Azul decidió aceptar la renuncia de Marco Antonio Figueroa a la banca del chuncho, sumando un capítulo más a la extensa lista de problemas que ha vivido la institución en el último tiempo.

Pero, ¿tiene toda la culpa Figuroa?, a cotninuación algunas interrogantes que pueden ayudar a contestar esta pregunta:

¿Por qué terminó el ciclo de Jorge Samapoli en la U?

renunció figueroa

Foto: Marco Muga

Azul Azul o Yuraszeck decidieron hacer negocio con la ANFP y no cobrar íntegramente la cláusula de rescisión del casildense, quien estaba ansioso por irse de la U.

¿Por qué se contrató a tanto jugador promedio nacional a precios muy inflados? Una explicación pendiente, pero con la indicación a los medios que cacarearan que la U era “favorito para salir campeón”, que “era el mejor plantel del país”.

Un ejemplo a la muestra.

A los dirigentes de Azul Azul se los comió el negocio del fútbol, el afán de hacer más dinero con cada contratación, como si todos los jugadores que llegaban a la U fueran del nivel de los héroes del 2011.

El sueño empresarial en marcha: la máquina de armar equipos ganadores y vender jugadores en millones de dólares. Total hay que poner cualquier entrenador que los haga jugar y prometa ganar.

A los Yuraszeck, Délano, Conca, Heller, Hiller, Hermosilla y restantes directores se los devoraron los malos asesores influenciados por agentes futbolísticos muy eficaces que trajeron a un jugador como Ramón Fernandez en USD 1,600,000 desde O’Higgins.

Como el medio chileno no es de primer nivel internacional, el jugador formado en Estudiantes de la Plata, con paso en muy modestos clubes trasandinos y que llegó a Unión La Calera –según trascendidos- en USD 20,000, hizo florecer el negocio del fútbol en la U pero fuera de la cancha.

Fernández, ya cerca de los treinta años de edad, lucha con lo que tiene y sus limitaciones en la cancha, hace lo que puede para intentar hacer jugar él a la U, pero sin acomodarse a lo que juega, y bien, Lorenzetti a su izquierda.

Un muy buen jugador, pero de liga menor. No vale lo que Azul Azul pagó por él.

Y así por el estilo con las contrataciones inoperantes e importantes de la U. Las restricciones de texto en este artículo no permiten explayarse en las restantes estrellas de la U.

El problema técnico de la U, además de la gran responsabilidad de los jugadores en la cancha, asumido por Herrera y Pepe Rojas, se puede simplificar a jugar al ataque dejando el fondo abierto para los escasos delanteros de Palestino, Cobresal y todos los equipos chicos que derrotan a la U.

También tener millones de dólares afuera del área esperando, como en las pichangas de barrio, esperando el centro o la habilitación ganadora que los lleve al gol. No obstante EN EL BARRIO HAY JUGADORES atrevidos, que encaran y se llevan a sus marcadores aun esquivando combos y patadas degeneradas.

Personalmente y desde afuera no me compro que Figueroa trabajara mucho y bien. Puede que me equivoque.

Conclusión parcial: a los jugadores de la U LES SOBRAN COMODIDADES Y LES FALTA BARRIO.

Figueroa agotó la paciencia de los dirigentes de la U, también la de los hinchas. Sorprendentemente aún en sus postreros versículos tenía adeptos gracias a una estampa “ganadora”, de respuestas directas, agresivas, gatillo fácil.

Siempre empuñando su tablet con muy poco uso o bien portándola bajo el brazo. ¿Que nos diría el block de notas de ese dispositivo portátil?

Ahora resulta que a casi nadie en la U le gustaba el “fantasma” Figueroa. La “hinchada panqueque” de la U.

Hay mucha basura bajo la alfombra de Azul Azul, asi que como los tiempos están difíciles ante la próxima junta de accionistas mejor pensar en una solución de bajo costo al estilo de Católica –el “relojito” Romero- y no apurarse en equivocarse una vez más.

Azul Azul hizo un gran pleno con don Jorge Sampaoli, dejando de lado -inexplicablemente para el Leo Rodríguez- al cholo Simeone, hoy una institución en el Atlético de Madrid.

Ganó con columna con Markarian y Pelusso. El primero se fue diciendo después de lograr el campeonato “le gané a todo y a todos”. Casi nada, y no vuelve ni amarrado a trabajar con los dirigentes de la U.

Con Capitano, Basualdo, Franco y Figueroa la apuesta de la U fue a ojos cerrados a ver que salía, las fichas volando por el aire cayeran donde cayeran. Apostaron “a la chuña”.

También suspendieron las apuestas con Socías y Salah.

Así le fue a la U. Otro error más, siempre asesorados, el mito que los dirigentes hinchas de la U que entienden de fútbol.

Cayó Figueroa, ningún asesor o representante desairado, nadie tiene prohibido el ingreso al CDA, si los que critican o se abstienen de comportarse como adláteres azules. La tienda azul es como un gran árbol navideño lleno de “paquetes” a sus pies.

¿Qué cambió?

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X