Inicio » La U »

¿Sampaoli tentado por Tinelli? Urge que se reinvente en la U

La forma de perder frente a Unión La Calera por la Copa Chile y los goles recibidos como local frente a Emelec claman por cambios en la fórmula del estratego azul.

Guía de: La U

La U cayó triste y con pocas atenuantes frente a los caleranos 1-2 en Santa Laura ayer, gracias a la dirigencia de la U. El cemento se siente cada vez más cómodo jugando en una cancha chica y con carreras cortas reducirle los espacios a un nublado y confuso equipo azul.

Después de sufrir y fastidiarnos por la larga lista de errores cometidos por los jugadores, uno se queda pensando sobre si Sampaoli está viendo el mismo partido que vemos los hinchas más serenos de la U.

Ojalá alcanzara con alentar, saltar y gritar por la U, pero después de tres campeonatos cortos al hilo y una espléndida Copa Sudamericana ganada con un fútbol mágico y efectivo, se necesita más, pero el sabor de los títulos abandona cada vez más seguido nuestro paladar.

Sampaoli Tinelli

Foto: El Mercurio

Lo de ayer en Plaza Chacabuco fue agrio y casi amargo, no podemos pretender mucho –aun apelando al formato de equipo “alternativo”- para farrearnos otra Copa Chile en fases preliminares, si no, pongamos derechamente solamente jugadores jóvenes y digamos que el torneo sirve para desarrollar plantel, que ataje Alfaro también puede servir.

Así la cosa definitivamente no va: sin meter presión unánimemente sobre la salida rival, sin anticipar las pelotas divididas, sin jugar bien y rápido cada balón a uno o dos toques todo el partido, sin abrir más la cancha pasando sincronizadamente en velocidad por las espaldas de Ubilla o las del otra vez pálido Castro y sin jugar aplicados atrás el partido completito seguiremos lo que ya padecemos estos últimos meses.

El partido en Copiapó no debe llevar a engaño, cuatro buenos goles no disimulan los dos que regaló la defensa.

Tampoco sirve no poner todo lo que hay que poner para ganar un primer partido de Copa Chile en la cuarta fecha, la hinchada va a alentar, algunos como yo también esperamos que además de ganar podamos disfrutar del juego y soñar con cosas mayores. Lo que ofreció la U a mitad de semana fue penoso y muy cercano a lo mal que se jugó frente a Unión Española: cincuenta centros a la olla para festín de la línea de cinco o seis que ofreció Calera.

El mal resultado, que increíblemente no eliminó a la U! de la Copa Chile y aún puede acceder al segundo lugar del grupo, pero ganando al chaguito y en Valparaíso, debe provocar el cambio en Sampaoli.

El casildense puede y debe alterar sus estrategias: jugársela con un equipo que rinda en todos los frentes, ya que son pocos los que nos quedan.

Con la eliminación a la vista de la Copa Sudamericana y también de la Copa Chile si no cambia estratégicamente. Los jugadores que siempre están bien avivados saben que con el sistema rotativo igual tienen vitrina en la U, aún poca como el caso de Garcés, que gracias a la mezcla comercial que impera en el fútbol chileno estuvo cerca de ser nominado a la Selección con sólo tres partidos jugados en el año.

La tentación de Tinelli

Otra opción se le presenta a Sampaoli por estos días: mudarse e ir con su cuerpo técnico a remontar a San Lorenzo de Almagro del peligro del descenso, o al menos de jugar la cercana promoción en junio del próximo año en Argentina. Trascendidos afirman que el principal financista y vicepresidente del club, el conocido Marcelo Tinelli, llamó al DT de la U para tentarlo con el puesto.

Pareciera que no será así, pero también puede partir con la fórmula patentada e intacta fuera de Chile; ésta localmente continúa mostrando cada vez más frecuentes trizaduras en el juego, progresivamente más predecible para el pragmatismo, tolerancia arbitral y las siempre presentes torpezas de algunos jugadores de la U… más de quince fouls a Calera, que ataca con uno y medio!

Continuamos con un signo de interrogación hasta dentro de diez días a jugarnos un complicado clásico de visita frente a un cacique que ya no se parece nada al de Cagna o al de Gallego y que sigue en reconstrucción de la mano de Labruna.

No basta con alegrarse con los goles y sacudirse la mufa como lo hizo Matías Rodríguez en el Luis Valenzuela, hay que ponerse todos el overol y volver a trabajar duro y transformar nuevamente la cancha en un infierno futbolístico para los rivales.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X