Inicio » La U »

Sandrino Castec: El recordado “Bombardero” que conquistó a la hinchada azul

El ídolo de la U de comienzos de los ochenta. Un tremendo proyecto de crack que prometía reventar las redes nacionales e internacionales.

Guía de: La U

Al comienzo, la carrera de Sandrino Castec parecía no despegar. En sus primeras temporadas en primera división la casaquilla de centrodelantero la llevaban nombres importantes como el bambino Veira o Jorge Américo Spedaletti después. No consiguió anotar sino hasta 1979 cuando la casaquilla del “9” de la U la lució con gran efectividad Luis Alberto “la fiera” Ramos.

Esos tres goles antes de cumplir veinte años junto a un físico privilegiado para luchar y ganar en el área lo llevaron a convertirse en -además de una esperanza goleadora para el chuncho- un gran proyecto para el fútbol chileno, en un puesto donde el excluyente Carlitos Caszelly iniciaba su suave descenso en el rendimiento goleador y se requería una alternativa confiable en la roja de Luis Santibáñez.

1980 fue el año de la explosión goleadora de Sandrino Castec, cuando Fernando Riera optó por él en lugar de Ramos. Quince goles lo catapultaron a los primeros planos nacionales y le dieron la oportunidad en la selección en plenas fiestas patrias para anotarle un verdadero golazo al mejor equipo del mundo de entonces: la selección argentina.

castec-1

Ese retroceso, para captar el rebote que quedó después de una enorme jugada del talentosísimo Manuel Rojas, y su chilena para batir a Ubaldo Fillol seguirán perdurando entre los recuerdos más gratos del hincha chileno de todos los tiempos. No era nada fácil pararse bien frente a los argentinos en esos tiempos, quienes de yapa contaban con la explosión también veinteañera de un fenómeno del fútbol mundial como Diego Armando Maradona.

La fama, los flashes y la noche en esos tiempos también causaban importantes estragos en la frágil vida privada y rendimiento de los máximos referentes futbolísticos nacionales y Sandrino no fue la excepción. Sin los códigos familiares, la organización y formación académica, por ejemplo de Manuel Pellegrini o Arturo Salah, nuestro bombardero azul fue uno de tantos a quienes la noche estuvo cerca de secuestrarlos.

Después de ese extraordinario año ’80, mal culminado con el título extraviado en Coronel, Sandrino Castec comenzó a perder su eficacia balística. De once goles anotados el ’81, llegó a marcar solamente tres en 1983, sumando a su descendente rendimiento, repetidas ausencias por lesiones y también algunos hechos poco recordados y que serían un festín para la farándula de hoy, como el accidente en auto camino a la costa mientras la U jugaba un viernes en Santa Laura.

Entonces vino el exilio con la camiseta de Audax Italiano. Allí, junto a los desbordes y habilitaciones del “chico” Hoffens tuvo su renacer futbolístico a punta de goles y espectáculo para la pequeña parcialidad itálica. retomando su amistad con las redes. El clamor de la hinchada azul lo trajo de regreso con goles en 1986, cuando volvió a ser el goleador de la U con una docena de estallidos de la hinchada bullanguera.

Las recurrentes y enormes dificultades económicas de la U provocaron que su gran fútbol de ese primer semestre -reflejado en el partido jugado en abril visitando a la selección mundialista mejicana (0-1)- forzosamente exportara jugadores a norteamérica.

En ese tiempo, junto con partir Sandrino Castec y Mariano Puyol al Cruz Azul,  o Carlos “búfalo” Poblete al Puebla, también lo hicieron Martín “tincho” Gálvez, Luis Alberto Mosquera y Lucho Rodríguez. Dólares que escaseaban en Campo de Deportes para hacer frente a compromisos impagos que se transformaban en deudas de arrastre que finalmente se tradujeron en la dolorosa quiebra de la U.

Nuestro héroe azul terminó con sus piques, algunos goles y discretamente en Cobresal y Deportes Valdivia para continuar haciendo la vida en escuelas de fútbol y fútbol infantil.

La enorme popularidad de que gozó es efímera, el tiempo pasa, envejecemos y la fama se aleja. En el caso de Sandrino Castec las almas azules aún lo recuerdan.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X