Inicio » La U »

Se agudiza la crisis en la U: ¿Pueden prescindir de Johnny Herrera?

El conflicto entre el portero y sus patrones está escalando niveles. ¿Puede la U prescindir del mejor portero que juega en Chile?

Guía de: La U

Esta semana el jerarca azul, Carlos Heller, quién por los escasos logros de su gestión no debiese estar avivando tormentas pues quién sabe de qué forma terminarán, lanzó al precipicio a una de las joyas de la U: el supercampeón Johnny Herrera.

Johnny ya no es el de cinco años atrás, pero tiene un contrato que devenga mensualmente compensaciones notoriamente mejores que con las que regresó a la U desde Audax Italiano.

La airada respuesta del presidente azul y sus indirectos calificativos para alguien que merecería al menos un trato más respetuoso deja la relación con Herrera en el borde de la convivencia.

En lo futbolístico, De Paul es una buena alternativa como arquero suplente y puede soslayar ausencias temporales como las de Herrera en la selección, donde escasamente juega el angolino, pero no está demostrado aún que puede llegar a tener el rendimiento que tuvo Johnny. Entonces, no es tan conveniente para la U prescindir del histórico arquero azul.

herrera-responde

Y ese tiempo pasado es el que abre las compuertas al conflicto y opiniones respecto del rendimiento actual de Herrera: ya no es, lo demuestra cada vez con menos frecuencia, el arquero que ganaba partidos solo con un par de atajadas que hacían diferencias en el resultado a favor de la U.

Entonces se abren las opciones de cierre de relación y reducir el costo de la plantilla, algo que seguramente se verá con recurrencia en este verano caliente en la U. Reducir la plantilla más cara del fútbol chileno para generar las disponibilidades que se encuadren en el presupuesto y que permitan: a) aspirar a contratar el mejor entrenador y cuerpo técnico que se pueda y b) agregar un par de refuerzos de nivel y de mayor costo, preferentemente extranjeros y de acuerdo a las preferencias o exigencias del nuevo entrenador.

Hay un problema a solucionar para los ágiles dirigentes azules: Herrera está muy cómodo en Santiago y ha dicho que solamente se movería a Viña del Mar con su familia y no tiene interés en ir a trabajar al extranjero. Una fuerte limitante para cualquier negociación o que requiera de dineros extras que lo convenzan de ir a jugar a otro país, pues Everton –o incluso los caturros- a lo más podría cubrir una parte menor del salario de Herrera y el resto de los 30 millones tendría que seguir pagándolos la U por dos años más!

Salvo que se abracen o al menos se abuenen Heller y su círculo de hierro con Herrera a la U le esperan 24 dolorosas cuotas por este caso, donde el avenimiento amigable, al contado y con ahorros para el empleador siempre serán una opción a evaluar.

Ésto si es que hay o no algún club árabe, chino, norte o sudamericano realmente interesado en llevarse a Johnny Herrera.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X