Inicio » La U »

¿Se termina el ciclo de Lasarte en la U?

Pese a clasificar a cuartos de final en Copa Chile el juego de la U deja mucho que desear, lo real es que clasificó apenas frente al colista del futbol chileno.

Guía de: La U

Frente a San Luis la U vivió largos minutos mirando el precipicio. En Quillota perdiendo por tres goles estuvo muy cerca de recibir el cuarto que habría liquidado la serie, solamente el gol de Benegas le dio la chance de revertir el resultado y quedar a dos goles de ir a definir por penales.

Pero el 1-3 en el partido de ida fue muy engañoso, solamente la impericia de los canarios en el Lucio Fariña impidió un descalabro mayor y que la tormenta de cuestionamientos se instalara en el uruguayo. En ese partido los azules no proponían, salvo tibios ataques, esperaban imponerse por decreto o por una diferencia de categoría a favor que no se vio en ningún pasaje de ese encuentro.

Pero la U quedó viva para la revancha… Y en ella si salió a ganar el partido pero no encontraba la fórmula para llegar con efectividad al gol y por contrapartida, en una cancha resbaladiza para ambos equipos, los quillotanos tenían nuevamente espacios para contragolpear y llegar al gol del nocaut.

Martin-Lasartet

 

Si la U mostró actitud en el Nacional también evidenció groseros ripios técnicos en sus jugadores estelares, como el controlar bien un balón, como conducir el balón a dos toques sin errar en el pase, como asegurar una ocasión cediendo al compañero mejor ubicado mientras el cronómetro avanzaba. En el área hay que ceder al compañero que llega destapado y habilitar a favor de su perfil, así Alemania le metió 7 a Brasil!, además hay que llegar al otro lado de la cancha masivamente con volantes y defensores, mucho pedir en la U de hoy.

Gracias a dos penales que gatilló el árbitro Ulloa, y que Canales ejecutó con alguna certeza pues bien el primero pudo haber sido atajado por De Paul, la U logró hacer la diferencia para los reclamos del rival y darle buen tema a la opinión deportiva nacional.

Tema de si mereció o no, de si le regalaron la clasificación al chuncho, dimes y diretes por los medios que se apagan lentamente. Si hasta van a entrevistar a Gastón Castro, en circunstancias que precisamente él creyó en la caída del lotino cobrando un penal a los 89’ que sacó del campeonato a la U en la penúltima fecha de 1980 frente al mejor Cobreloa de la historia.

Volviendo al tema, el juego que la U de Lasarte ofrece en cada partido, los azules estamos ya acostumbrándonos a pasarla mal con lo que ofrece el equipo, salvo que a uno le guste más escuchar el aliento de la hinchada que ver bien el partido.

Lasarte a la U le permite que juegue mal, que se pare mal en el terreno, que defina peor, que no controle el juego del adversario y que para recuperar el balón en el terreno cuente el retroceso más o menos ordenado pero lento de la zaga, el generoso despliegue de Martínez y muy poco más.

Salvo que ocurra un enorme cambio en el nivel y ritmo de juego tendremos otra temporada de séptimo lugar con una plantilla supuestamente estelar. Que la U no ha renovado bien: nadie le amaga el puesto a Herrera, seguimos defendiendo con los González, los Rojas sin advertir que desde el 2011 ya pasaron cuatro años, una enormidad en la carrera de un futbolista, si Canales está en la cancha apagado hay que aguantárselo nomás y bastante etcétera.

Más a allá de si le traen lo que pide o no, en último término es el entrenador el responsable de la conformación de la plantilla y de lo que ofrece al paladar de sus hinchas. En eso, afortunadamente para el uruguayo, el hincha de la U apenas si puede degustar empanadas dieciocheras.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X