Inicio » La U »

¿Superó Sampaoli a su maestro Bielsa?

Otro punto alto del año histórico de la U: Jorge Sampaoli es distinguido como el séptimo entrenador del mundo en el 2011. ¿Sigue siendo el alumno de Bielsa?

Guía de: La U

Sin duda alguna que el pasado 2011 debe ser recordado como el año más exitoso –hasta ahora- que ha tenido el chuncho en su larga y triunfadora historia. A toda la ya larga lista de récords, premios, títulos y reconocimientos debe agregarse la distinción que recibe el entrenador Jorge Sampaoli de la IFFHS como el séptimo mejor entrenador del planeta el año que recién terminó.

Con quince años en el profesionalismo el casildense, gracias a un extraordinario año con la U, ha escalado de forma irresistible hasta el olimpo del fútbol mundial, participando de la fama que concede un ranking global, codeándose ahora con nombres de la talla Josep Guardiola, José Mourinho o el mismísimo Sir Alexander Ferguson que están apenas cuatro lugares por encima del modesto técnico de la U, el segundo sudamericano rankeado superando a los uruguayos Fossati y Aguirre y también al argentino Gareca.

No se advierten en la votación preferencias por su mentor, ícono e inspirador, el rosarino Marcelo Bielsa, en un año 2011 marcado por su alejamiento de la dirección técnica de la selección chilena y el arribo con muchas dudas al Athletic Bilbao, lo cual lo excluye absolutamente de esta muestra sin interés por él en la votación.

Sampaoli y Bielsa

Foto: Agencias. Composición David Navarro

El alumno frente a su maestro, ¿superó esta etapa Sampaoli?

Sampaoli se declaraba como un seguidor de Bielsa, un modelo a seguir, y la prensa chilena llegó a ponerle el nombre de “El Bielsa del Cachapoal” para marcar las semejanzas entre los estilos.

Ambos poseedores de excentricidades que los distinguen sobre el resto de los entrenadores, de Sampaoli se señalaba que era el alumno y Bielsa el maestro.  ¿Mantiene vigencia hoy esta afirmación?

Bielsa después de lograr en su despegue como técnico en los recordados campeonatos argentinos con Newell’s Old Boys (anual de 1991 y apertura 1992), culminó abruptamente en 1998 su primera etapa como entrenador de club en el Espanyol de Barcelona. Antes, ese año obtuvo el torneo apertura argentino con Vélez Sarfield; después, logró ganar el preolímpico y la medalla de oro olímpica con la albiceleste en Atenas 2004. Sampaoli luce en su palmarés exclusivamente el Tricampeonato 2011 con la Universidad de Chile.

Si bien en el glamour de sus campañas Bielsa le lleva a Sampaoli abismal ventaja -y teniendo en común sus truncadas carreras como futbolistas-, el casildense –que es un lustro menor – esta temporada logró trascender y ser respetado globalmente con la U imponiendo una forma de jugar basada en preceptos del rosarino, pero en una continua dinámica de mejoramiento.

Ambos comparten una pasión u obsesión por cada detalle de sus equipos que llevaron a tildarlo a Bielsa de “loco”. Sampaoli ya no es más “bielsita”, tiene un gran futuro en lo que emprenda como técnico junto a su equipo, y continuará estrechando la brecha con su mentor.

En el ranking que destaca a Sampaoli tampoco figura un emblema y referente de un buen número de técnicos y la prensa chilena como Manuel Pellegrini. Su logro de la mantención de la categoría por el entonces modesto Málaga y su rendimiento en la primera parte de la temporada española del ahora millonario equipo andaluz no representa hasta ahora mérito suficiente para el amplio grupo de 81 editores y expertos del mundo.

Referente ofensivo

Tal como en su  momento ocurrió con Bielsa en los clubes que dirigió, el juego y la dinámica mostraba por la U han posicionado a Sampaoli como un referente del juego ofensivo, su propuesta interpretada en el campo por un grupo de jugadores tan talentosos como encarnadores de un pocas veces visto espíritu amateur, saltando al campo para buscar el triunfo desde el primer minuto e intentar mantenerla sobre en terreno rival en los alrededor de noventa y cinco minutos de juego.

La especulación la entienden y la llevan a la práctica los pupilos de Sampaoli como el jugar mucho en el campo rival, atacar por las bandas buscando ofrecer siempre opciones ofensivas, retroceder marcando el balón y sus potenciales receptores hasta lograr que el rival lo divida o lo rife, para recuperarlo y volver a lanzar sus ordenados pero vertiginosos y verticales ataques.

Un rendimiento ascendente que tuvo su peak en los tramos previos de las finales de la Copa Sudamericana y que logró mantener superando complicados tramos finales de dos competencias simultáneas.

No se cayó para decepción de sus adversarios y terminó levantando ambos trofeos entre primavera y verano para conformar junto al Apertura de este año el Tricampeonato del mejor equipo chileno de la historia.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X