“Elantris”: Los dioses en desgracia

Con originalidad y buenos personajes, Brandon Sanderson narra la historia de una ciudad de dioses que se transforma en un lugar de parias, y los habitantes que viven dentro y fuera de ésta.

El escritor Brandon Sanderson —33 años, estadounidense, profesor de literatura narrativa— tiene en su currículum un ítem que lo destaca de otros autores fantásticos. Es autor de los últimos libros de la gran saga “La Rueda del Tiempo”. ¿Pero no es Robert Jordan?, se preguntaran ustedes.

Efectivamente, Jordan es el padre de una de las sagas más aplaudidas —y extensas— de las historia de la literatura fantástica, pero cuando murió, en 2007, su viuda decidió que la historia no podía quedar inconclusa. Y el elegido para terminarla fue Sanderson, quien por esos tiempos disfrutaba de la fama de su trilogía, “Nacidos de la bruma”.

Pero el camino de Sanderson partió en 2005, con una única novela, que es la que nos convoca en esta oportunidad. ¿Su nombre? “Elantris”.

Elantris

Zeta

Una ciudad que cae en desgracia y el secreto que oculta.

En el mundo de Opelon, la ciudad más resplandeciente era Elantris. De altas murallas y torres que brillaban con luz propia, en ella habitaban individuos con extraños y benéficos poderes. Hermosos y poderosos, no tenían igual en todo el mundo.

Pero un día, todo cambió. Aparentemente maldita por los dioses, Elantris languideció de un día para otro. Sus murallas se tornaron negras y sus habitantes perdieron sus poderes y su belleza, transformándose casi en animales, muertos en vida, cuyo corazón no late, su piel y su pelo se caen, pero su dolor físico no cesa nunca, acarreándoles inevitablemente la locura.

Así, la otrora ciudad de los dioses, se transformó en la ciudad de los malditos, los rechazados, el lugar donde la vecina ciudad de Kae arroja a todos aquellos parias que se siguen contagiando de la enfermedad de Elantris.

En este contexto comienza la obra, cuando Raoden, príncipe de Arelon, cae enfermo de la maldición y es enviado a Elantris. Ahí comienza su aventura por, primero, sobrevivir, y luego, descubrir que fue lo que causó la caída de la ciudad. En paralelo, su prometida Sarene, lucha por salvar Kae de los avances de un sacerdote que quiere conquistar la ciudad para su emperador y dios.

Hemos sabido antes, en la literatura fantástica, de ciudades caídas en su momento de mayor gloria y pueblos malditos. Lo hizo la saga de Dragonlance y también Tolkien en el Silmarillion. Sin embargo, la gracia de Sanderson son los componentes de realidad que le pone a la narración. Elantris es un ghetto, un campo de leprosos, el lugar donde arrojan a los indeseables. Y un gran muro divide la belleza de la fealdad. ¿Familiar no?

La trama en sí es bastante original, con personajes con rasgos muy claros y personalidades interesantes. El libro consta de tres historias paralelas que, hacia el final, se juntan en un desenlace sorprendente. Pero lo más interesante son los contrastes. Raoden es el príncipe, que toda su vida fue querido y se ve obligado a adaptarse al mundo de los rechazados.  Sarene es la princesa noble pero despreciada, que no encuentra la felicidad en su mundo. Interesante y recomendable material de lectura.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X