Blade Runner: La derivación de la mayor joya de Philip K. Dick

"¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" es la novela que inspiró la película protagonizada por Harrison Ford y que mantiene intacto su valor a más de 40 años de su primera edición.

Guía de: Literatura Fantástica

Blade Runner

Foto: El Mercurio

La película es un clásico de la ciencia ficción.

Hablar de Philip K. Dick es adentrarse en la mente de uno de los escritores de ciencia ficción más talentosos, creativos y atormentados del siglo XX. Autor de obras como “El Hombre en el Castillo”, “Ubik” y “Lotería Solar”, Dick pasó gran parte de su vida como escritor inmerso en un mundo edificado sobre la base de la paranoia, el delirio de persecución y el desenfrenado consumo de anfetaminas.

Ya fuese por eso —o incluso a pesar de eso—, su creatividad alcanzó a dejar en este mundo una de sus mejores obras, una novela corta llamada “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” (1968) que se hizo mundialmente conocida por “Blade Runner”, su adaptación cinematográfica —bastante libre, por cierto— en manos de Ridley Scott en 1982.

Actualmente es posible encontrar en librerías una edición del sello Edhasa/Océano de “¿Sueñan los androides…” que está escrita en un castellano mucho más neutro que la anterior (menos giros españoles) y que permite a los lectores la posibilidad de conocer la verdadera historia tras “Blade Runner”.

Por ejemplo, mientras la cinta está ambientada en la ciudad de Los Angeles en 2019, la novela se sitúa en un San Francisco futurista del año 1992, tras una devastadora guerra nuclear que acabó con gran parte del planeta.

Producto de esta conflagración a escala global, un peligroso polvo radioactivo contamina gran parte del mundo, por lo que la ONU promueve la emigración hacia colonias espaciales, pero sólo de aquellos que no hayan sido contaminados. En este mundo las personas usan dispositivos para regular sus emociones y estados de ánimo. Y los pocos animales vivos representan un símbolo de estatus social para sus dueños, mientras que el resto de la gente tiene animales artificiales (eléctricos, los llama el propio Dick).

Blade Runner

Foto: nochedecine.wordpress.com

Esta es la caratula de la historia que inspiró "Blade Runner"

En este contexto, existen también androides orgánicos que soportan durísimas condiciones de trabajo en las colonias. Un grupo de ellos decide regresar a la Tierra, y el ex policía Rick Deckard —llamado “cazador de bonificaciones” y no “Blade Runner”— será el encargado de eliminarlos.

Los ejes en torno a los cuales se mueve “¿Sueñan los androides…” representan en gran medida las propias inquietudes de Philip K. Dick: la creciente omnipresencia y dependencia de la tecnología, el difuso límite entre lo natural y lo artificial, la existencia (o no) de una ética como puente en la relación entre humanos y seres sintéticos, y la amenaza nuclear como destino inevitable de la humanidad.

Vale la pena mencionar que existen tres novelas seudo oficiales de la película “Blade Runner”, escritas por K. W. Jeter —amigo de Philip K. Dick— que continúan la historia de Deckard e intentan resolver las diferencias entre la cinta y la novela: “Blade Runner 2: The Edge of Human” (1995),  “Blade Runner 3: Replicant Night” (1996) y “Blade Runner 4: Eye and Talon” (2000). Sin embargo, contienen inconsistencias —sobre todo la primera— y están muy lejos del valor literario de la obra original.

Para los que sólo conocen la película, “¿Sueñan los androides…” será un descubrimiento tan sorprendente como fascinante. Y para los que siguen la obra de Dick, es la posibilidad de volver a disfrutar una de las obras clásicas que dio vida al movimiento cyberpunk.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X