Cosmicrónicas: Ciencia ficción chilena con una bocanada de aire fresco

Una mirada a “Viaje al fondo del tiempo” y “Huellas del futuro”, del escritor chileno Víctor Vargas.

VIAJE AL FONDO DEL TIEMPO - copia

Resulta muy usual, sobre todo últimamente —y más aún viniendo de autores chilenos—, que las historias de fantasía y ciencia ficción estén narradas y desde la oscuridad.

Historias apocalípticas, pesimistas, sin posibilidad de un final feliz o de algunos toques de luz que permitan apreciar vetas de esperanza en las historias, es lo que se nos suele entregar a los lectores. ¿Malo? No, para nada. Muchas veces yo también lo prefiero así. Pero me parece erróneo y excesivo que el pesimismo y lo macabro sea a veces la única fórmula.

He aquí, entonces, lo más destacable de las Cosmicrónicas, del autor chileno Víctor Vargas Aguilera, autor de los dos tomos publicados por la editorial Puerto de Escape en 2012 y 2016.  Ambos libros tratan estos temas desde el humor, desde la ironía e incluso —a veces— desde el caos total, formando un resultado que al principio puede ser difícil de digerir, pero que al final (sobre todo con el segundo libro) deja un buen sabor de boca: sabor a entretención.

En la primera Cosmicrónicas, “Viaje al fondo del tiempo” (2012), Vargas daba muestras de su estilo, al desarrollar una historia en que el universo debe ser salvado por tres jóvenes mayas y un “delincuente juvenil” chileno.

Portada-Huellas-del-futuro - copiaLa premisa es insólita, y el desarrollo por momentos también. Los personajes van viajando por el tiempo, de tropiezo en tropiezo, y si bien son entrenados —de una forma u otra— para ser héroes y salvadores, en ningún momento pierden su personalidad, lo que da un hilo conductor interesante a una historia, por momentos, algo caótica.

Párrafo aparte para el personaje del chileno, que con sus barbaridades toma absolutamente desprevenido al lector y logra sacar carcajadas.

“Huellas del futuro” (2016), la entrega más reciente de la saga cósmica de Víctor Vargas, mantiene el humor. Los personajes son originales y, por muchas cosas que vayan pasando en su aventura, esa originalidad no se pierde y se agradece.

Pero además, la historia es más profunda y mucho mejor desarrollada. Con elementos de “Los archivos secretos X” e incluso quizás de Themo Lobos, Vargas cuenta como la Bricder (Brigada de Casos de Difícil Explicación Racional) busca desesperadamente solucionar la desaparición de un futbolista que se esfumó justo en el momento en el que convertiría un penal. Claro que no están solos, pues una joven trata de comunicarse desde una realidad paralela.

“En huellas del futuro”, el autor maneja bastante bien el suspenso de las acciones, y arma una madeja de acontecimientos que nunca se torna caótica, incluyendo además, personajes importantes de la historia, sin que sus apariciones sean ridículas o innecesarias. Por lo demás, cada uno de los personajes es muy interesante y con buen desarrollo. Así, las Cosmicrónicas van cada vez mejor.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X