“La patrulla del tiempo”: el regreso del mayor clásico de Poul Anderson

Para un puñado de hombres, vigilar la historia es un trabajo corriente, pero que alcanza dimensiones insospechadas.

Guía de: Literatura Fantástica

Al momento de hablar de ciencia ficción, uno de los tópicos ineludibles suele ser el viaje por el tiempo. Desde H.G. Wells (“La máquina del tiempo”) hasta Michael Crichton (“Rescate en el tiempo: 1999-1357”) o Stephen King (“22/11/63”), cada autor ha tenido su propia visión de cómo es viajar a otras épocas ―sea hacia el pasado o el futuro― y sus consecuencias.

Sin embargo, al leer esta nueva edición de tapas duras de “La patrulla del tiempo” (Nova, $ 25.000), recopilación inédita de cinco relatos y cuatro novelas cortas escritas por Poul Anderson, el lector ―sea un entusiasta del género o no― descubre una obra capaz de atraparlo, obligándolo a pasar las hojas una tras otra, siguiendo las aventuras de su protagonista: el patrullero del tiempo Manse Everard.

Reclutado en el Nueva York de 1954, Everard ―quien originalmente llega a una extraña entrevista de trabajo― pasará a integrar, junto a personas de otras épocas, las filas de los guardianes de la línea temporal de la humanidad. ¿Su objetivo? Evitar que el uso de una máquina del tiempo cambie la historia, lo que podría causar inimaginables alteraciones, una de las cuales podría llegar a ser la desaparición de los viajes temporales.

La patrulla del tiempo

Pero lo más desconcertante es que los fundadores de la patrulla son los danelianos, la raza en la que ha evolucionado el ser humano, más de un millón de años en el futuro: “No son malignos ni son benévolos, están mucho más allá de cualquier cosa que podamos saber o sentir”.

La Persia de Ciro, la conquista española de los incas, las campañas de Roma o la Jerusalén de Salomón son solo algunos de los escenarios que visitará Everard, poniendo en juego sus habilidades para restituir la normalidad de la historia.

Pero no hay que engañarse. Si bien el argumento aparentemente podría servir como guión para alguna película de bajo presupuesto, en manos de Anderson el tema del viaje a través del tiempo cobra una dimensión muy superior.

Autor de la aclamada novela “La nave de un millón de años” (finalista de los premios Hugo y Nébula), “Cosecha de estrellas”, “TauCero” y “Las estrellas son de fuego”, Anderson ―que nació en 1926 en Pensilvania (Estados Unidos)― en 1948 obtuvo la licenciatura en Física en la Universidad de Minnesota, lo que le dio las armas para desenvolverse cómodamente en el mundo de la “ciencia ficción dura”.

Y así lo demuestra en esta recopilación de “La patrulla del tiempo”, que abarca su trabajo desde 1955 hasta 1991. Un período a través del cual no solo se puede apreciar la evolución siempre ascendente de este autor, sino además descubrir su acabado conocimiento de diferentes períodos históricos.

Para los seguidores de la ciencia ficción, este volumen sin duda es un imperdible del género y para todos aquellos que habitualmente miran este tema con cierta desconfianza, “La patrulla del tiempo” representa la oportunidad para perderle el miedo a los viajes por el tiempo.

 

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X