Los 10 libros imprescindibles de… Catalina Salem

La autora de “Capriana” nos cuenta cuáles son los títulos y sagas de ciencia ficción y fantasía que más la han marcado a lo largo de los años.

Guía de: Literatura Fantástica

Catalina Salem, autora de “Capriana”, saga de fantasía épica que evoca los parajes del sur de Chile, presenta aquí su selección de libros y autores imperdibles. Los mismos que a lo largo de los años la sorprendieron e inspiraron como lectora. “En cuanto a mis proyectos, estoy trabajando en una edición ampliada de ‘Capriana. El despertar de la Hija de Azulia’ para Amazon, que tendrá algunas escenas inéditas, comparada con la versión impresa. La nueva edición digital además tendrá ilustraciones interiores de Carlos Dhai, que está haciendo un magnífico portafolio. Asimismo, de aquí a fin de año o comienzos de 2014 pretendo publicar la continuación de ‘Capriana’, que ya está terminada y solo me falta trabajar más la edición”.

Cuentos de los hermanos GrimmCuentos de hadas de los hermanos Grimm.

Mi relación con la fantasía comenzó desde incluso antes que supiera leer y escribir. Disfrutaba una enormidad cuando mi madre me leía “El lobo y las siete cabritas”, “Pulgarcito” o “La Caperucita Roja”. “Hansel y Gretel” es una historia que recuerdo con mucho cariño, pues incluso hoy, al releerla, vuelvo a vivir los sentimientos de tristeza, frustración, hambre, miedo y alegría final. El acercamiento oral y visual —por la lectura de mi madre, llena de entonaciones y matices, y las hermosas ilustraciones de los libros— creo que también han marcado mi escritura. Cuando escribo, pienso en cómo se escucha mi prosa.

El príncipe felizCuentos de Oscar Wilde.

Estos relatos también destacaron durante mi infancia. “El príncipe feliz” es sin lugar a dudas mi cuento favorito, pues refleja todo aquello que yo busco en la fantasía: la exaltación de los máximos valores que posee el ser humano y que se traducen en la entrega total, dándole un claro sentido al dolor.

Las Crónicas de Narnia. El león, la bruja y el ropero“Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el ropero”, de C.S. Lewis.

Pasada mi infancia, en Séptimo Básico me encontré con esta lectura obligatoria. Todo iba bien en los primeros capítulos, hasta que llegué a un mundo nuevo al fondo de un ropero. Mientras Lucía tomaba el té con el señor Fauno, mi mente preadolescente estaba absolutamente desconcertada. Fue mi reencuentro con la fantasía. Si bien leí toda la saga, este primer libro me hizo llorar, amar y volver a creer en la magia del Bien.

El Hobbit“El Hobbit”, de J.R.R. Tolkien.

A Tolkien también lo conocí en mi época escolar. Nuevamente fue un libro que me desconcertó. Un tal señor Bolsón viviendo en un agujero, hería la orgullosa racionalidad de una casi adolescente. Pero mi reticencia inicial no duró más allá de los primeros capítulos. Tuve que asumir otra vez que era posible vivir en un mundo diferente. Le tengo especial aprecio a esta obra, pues marcó mi momento de entrada al mundo de Tolkien, un mundo que jamás hubiese creído posible, donde la aventura se transforma en el teatro privilegiado para mostrar lo que realmente somos: pequeñas personas con vocación de hacer grandes cosas.

El Silmarillion“El Silmarillion”, de J.R.R. Tolkien.

Después de haber leído los tres tomos de “El señor de los anillos”, profundizar en el mundo de Tolkien fue un estímulo a mi imaginación, que comenzó a desbordarse más allá de lo que hasta ese momento lo había hecho. Así fue como en este libro encontré la fantasía en su estado más puro; leer “El Silmarillion” significó para mí ser testigo de la prodigiosa labor “arquitectónica” del gran Tolkien.

Un mundo feliz“Un mundo feliz”, de Aldous Huxley.

En el ámbito de la ciencia ficción, lo que más me ha gustado del género es encontrar una especie de sentimiento inverso a aquel que encuentro en la fantasía: la renuncia a los ideales que tenemos como individuos y como sociedad, a las creencias y, finalmente, a la libertad. Libros como éste, de Huxley, son de aquellos que te golpean fuerte en la cabeza, que te obligan a hacer una reflexión individual y colectiva sobre el futuro y que te sacuden la indiferencia.

Fahrenheit451“Fahrenheit 451”, de Ray Bradbury.

Esta historia literalmente me hizo sudar frío. Junto a la adrenalina que me produjo seguir los pasos de Montag, la sociedad distópica de Bradbury nuevamente me remeció como lectora. Reiterando lo ya dicho respecto del libro de Huxley, creo que lo interesante de estos relatos de ciencia ficción es la búsqueda de la individualidad, de aquello que nos hace humanos y personas singulares. Es redescubrir lo que una vez tuvimos; es despertar y volver a ser nosotros mismos.

Harry Potter“Harry Potter”, de J.K. Rowling.

Para ser sincera, leí muy tardíamente la saga de Harry Potter, incluso cuando ya había visto al menos tres de sus películas. Quizá por esto último, cuando comencé a leer sabía a qué me atenía y perdí un poco la sensación de sorpresa de enfrentarme a un mundo mágico y desconocido. Pero algo que sí me marcó mucho de la prosa de Rowling —y que he encontrado también en sus obras más recientes— es esa habilidad para crear personajes definidos, con motivaciones tan claras y naturales, queribles y odiables. Otro punto que siempre me ha llamado profundamente la atención de Rowling, es que en su escritura entreveo un profundo desconsuelo por la muerte, una especie de duelo no ficcional que reviven y sobrellevan sus personajes en una eterna búsqueda de consuelo.

Juego de tronos“Canción de hielo y fuego”, de G.R.R. Martin.

He leído muchas entrevistas de Martin y me he identificado en más de una ocasión con sus motivaciones para escribir. Su saga explora al ser humano descarnadamente desde infinitos puntos de vista: desde el poder, de la ética del deber, la violencia, la familia, y podríamos seguir con una lista interminable. Es una saga que me ha absorbido por completo en el último tiempo y que me agrada mucho porque muestra la vida tal cual es, con detalles, explorando la cotidianidad, lo que es muy raro encontrar en libros de fantasía.

El ultimo deseo“El último deseo”, de Andrzej Sapkowski.

He comenzado hace muy poco la saga de Sapkowski, y ha significado mi acercamiento hacia una fantasía más oscura. Geralt de Rivia es un héroe bastante especial, de quien el lector sabe poco, incluso hasta el punto de no saber muy bien si confiar o no en él. Su historia se va desenvolviendo paulatinamente, entrecruzada por muchos otros personajes que son una especie de revisitación cuasi burlesca de los clásicos cuentos de fantasía. La obra de Sapkowski es algo distinto en el género, una especie de “aire nuevo” —en opinión de muchos— y su prosa, aunque nos llegue traducida, es impecable.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X