“Poliedro V”: Una antología brutalmente original que sorprende a los lectores

Aunque quizás excesivamente oscuros, estos relatos de fantasía y ciencia ficción "Hechos en Chile", entregan experiencias originales.

Fue interesante leer esta antología chilena —la quinta entrega— de relatos cortos de fantasía, horror y ciencia ficción. Habiendo leído algunas de las entregas anteriores, conocía el estilo de muchos de los autores que confluyen en este título y estaba ansioso por saber de sus temas y de su evolución.

Poliedro V

Las antologías de “Poliedro” se han convertido en un imperdible de la literatura de fantasía, ciencia ficción y terror.

En este contexto, “Poliedro V” no me desilusionó. De hecho, más bien me sorprendió.

En entregas anteriores, varias veces me había topado con cuentos que parecían tributar a otros trabajos o, especialmente, a autores que influenciaron el estilo de los escritores que participaban. Pasaba también que más de un participante entregaba trabajos que más que relatos cortos, parecían parte de una saga.

Esta vez, no vi nada de eso.

Lo que sí vi fue una originalidad brutal. Cada uno de los relatos que están en “Poliedro V” tiene un sello propio, una construcción pocas veces vista en trabajos de este tipo en Chile.

No exagero al decir que, me gustaran o no los temas tratados por los autores, me sorprendí prácticamente todas las veces. Siempre hubo un vuelco que no esperaba, siempre tuve que dedicar todos mis sentidos a la lectura para comprender lo que había atrás, siempre concluí con una expresión de “wow, qué fue eso”.

Y esto, la ambición, la originalidad en un género que a veces puede ser repetitivo, para mí es muy sano. Lo más valioso, según considero, de esta entrega.

Los autores (José Luis Flores, F. A Real, Paula Rivera, Luis Saavedra, Armando Rosselot, I. C Tirapegui, Teobaldo Mercado, Sergio Alejandro Amira, Rodrigo Juri, Carlos Reyes, Daniel Guajardo, Juan Calamares, Emil Sinclair, Patricio Alfonso, Sebastián Garrido), entregan, además, otra cosa muy positiva. Hay estilos y miradas muy diferentes. Así, está prácticamente garantizado que todos quienes lean el libro encontraran algo que les guste.

Personalmente, entre tantas opciones, yo recomendaría los cuentos de Real, Rivera y Guajardo como mis favoritos.

Sin embargo, al menos para mí, hay un pero. No comprendo por qué el libro es tan oscuro. Entiendo que el horror lo debe ser. ¿Pero por qué la fantasía y la ciencia ficción deben ser negras o grises, pesadillescas y deprimentes?

Personalmente, me parece igualmente válido que haya luz, magia y cierto optimismo en la fantasía. En “Poliedro V” hay, a mí parecer, solo una o dos relatos en que la mirada es distinta.

Entiendo que hoy parece haber una tendencia hacia el otro lado, pero es de esperar que no todos los autores chilenos se sumen a ella. Que haya luz en medio de la oscuridad.

De todas formas, pese a estos reparos, “Poliedro V” tiene de su lado la originalidad y la sorpresa. Y eso nunca falla.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X