Sergio Amira: El autor de “Armórica” nos cuenta los entretelones de su novela

El autor de “Identidad suspendida” y “Mad Love 500” construyó un mundo fantástico a medio camino entre lo medieval y lo futurista. Esto le dijo a "Guioteca".

Guía de: Literatura Fantástica

“Mientras vuela, Aldana contempla las olas producidas por el viento sobre el follaje y las diminutas aves que se desplazan sobre las copas, cual peces saltando fuera del agua. Como ya se ha hecho costumbre a la hora de realizar estas incursiones, Aldana viste una cota de malla sobre su sencillo atuendo de diario, además de un cinturón y botas de cuero. Sobre la cabeza usa un casco y una capa de lana marrón ondea a su espalda. Este es su uniforme de héroe en ciernes, el que le permite hacer uso de sus extraordinarias habilidades sin levantar sospechas sobre su identidad real. Cuando lo viste, siente que puede ser quien realmente es, sin miedo ni restricciones”.

Este fragmento corresponde a uno de los primeros capítulos de “Armórica” (Nautilus Ediciones, $ 12.900), del escritor Sergio Amira, autor de libros como “Identidad suspendida”, o la novela gráfica “Atómica”, y coautor del webcómic “Atom Candy”, entre otras obras.

En este nuevo proyecto literario, Amira se aventura en el ámbito de la fantasía para lectores juveniles, con un resultado sorprendente. Un mundo extenso y complejo, en el cual su joven protagonista irá descubriendo los límites de sus poderes en cada nuevo reto.

Sergio Amira conversó extensamente con Guioteca sobre este nuevo proyecto literario que tendrá su presentación oficial el próximo sábado 9 de diciembre, a las 12:00 horas, en la Biblioteca de Santiago.

Sergio Amira Armórica

Nautilus Ediciones.

-¿Cuándo y cómo nació tu idea de “Armórica”?

-Las semillas de lo que eventualmente se convertiría en “Armórica” se encuentran en mi infancia temprana, cuando descubrí “Astérix el Galo”, de Goscinny y Uderzo, que coleccioné y leí ávidamente hasta mi adolescencia. Muchos años después, durante una visita que le hicimos junto a Pablo Santander a un amigo en común, Rodrigo Vásquez, este último nos enseñó la imagen de un verdadero casco vikingo: el yelmo de Gjermundbu, que es un casco defensivo militar del tipo “cascos de anteojos”. Fue entonces cuando se me vino a la mente una versión medieval de Atómica, con ese casco y una cota de malla como la que usaba el personaje de Tom Cruise en “Leyenda”. Una vez teniendo el look del personaje, el nombre vino enseguida. Se llamaría “Armórica”, nombre de la región costera donde estaba situada la aldea de Astérix.

-¿Por qué decidiste escribir para público juvenil una novela de fantasía?

-A mediados del 2011 estaba desarrollando el primer borrador de la novela, apoyado por Pablo en lo visual, cuando se me ocurrió que podría ser un buen proyecto para un Fondo del Libro (de esos que nunca lograba ganar). Ese año había una categoría para “Libro infantil ilustrado”, así que envié lo que tenía avanzado de “Armórica”, más las ilustraciones de Pablo, el mismo día en que vencían las postulaciones. Para mi total asombro, el proyecto ganó y obtuve mi primera Beca de Creación del CNCA.

“Armórica” fue escrita al año siguiente, en 2012, y reposó hasta 2016, cuando mi amigo Michael Rivera me sugirió publicarla. De no ser por el apoyo y compromiso de amigos como Michael, David Cofré, Pablo Santander, Martín Muñoz Kaiser, y Manuel Canto (que escribió el prólogo), “Armórica” seguiría acumulando polvo virtual en el disco duro de mi notebook. La amistad, y el espíritu de cooperación, comunidad y familia no solo están presentes en el libro, sino que lo estuvieron en su concreción también, lo que por supuesto me llena de satisfacción.

Sergio Amira Armórica

Ilustración de Aldana, protagonista de “Armórica”, por Pablo Santander Tiozzo-Lyon.

-¿Cuáles crees que fueron las principales influencias para este proyecto?

-Además de “Astérix”, los libros-juego de Ediciones Altea, el juego de miniaturas de estrategia Warhammer 40000 y el videojuego “Warcraft II: Tides of Darkness”, que acaparó gran parte de mi tiempo libre en 1996. Jugando “Warcraft” fue que comencé a pensar sobre la posibilidad de escribir sobre un mundo donde distintas facciones estuvieran en permanente conflicto para el divertimento de terceros.

A esto debo sumar películas de mi infancia que me impresionaron mucho, como: “Leyenda”, “Krull”, “Duna”, “El Caballero Verde”, “El Hechizo del Halcón”, “Willow”, y “La Historia sin fin”. También la serie animada “Calabozos y Dragones”y la novela gráfica “Bone”, de Jeff Smith. En lo que a literatura respecta: Blake, Herbert, Wolfe, Leguin, Dick, Burroughs, Hawthorne, Murakami (Haruki), Baudelaire, Kundera, Borges, Lovecraft y Vicente Huidobro son algunas de mis influencias más evidentes. Y en música, mucho rock progresivo, como Jethro Tull, Cromagnon, Mike Oldfield, Amon Amarth, Ghost, etc.

-La geografía del mundo en que vive Aldana, su protagonista, tiene muchas similitudes con Chile. ¿Es así?

-Es correcto, ya que el planeta en el que vive Aldana es el planeta Tierra de una realidad alterna, de un futuro muy lejano, o de ambas opciones (esto es algo que se sabrá en los próximos tomos). Cabe mencionar que Armórica proviene de la expresión gala “are mori” (“en el mar”), que evolucionó en Aremorica o “país frente al mar”, y eso es precisamente lo que Chile, en toda su larga extensión, es.

-¿De qué manera crees que “Armórica” dialoga con otras obras tuyas, como “Atómica” o “Mad Love 500”?

-Como dije antes, “Atómica” fue la base para construir “Armórica”, pero “Atómica” a su vez obedece a cierto arquetipo que está presente en todo lo que escribo y que tiene que ver con el “anima jungiana” y el eterno femenino.

-La portada e ilustraciones del interior son obra de Pablo Santander, con quien trabajaste con anterioridad. ¿No consideraron la posibilidad de que “Armórica” fuera una novela gráfica?

-No, dada la extensión de la trama que tenía en mente, y los recursos que hubiese demandado dibujarla y eventualmente publicarla, una novela gráfica hubiese sido inviable. Aunque sí caímos en la tentación de hacer algunas páginas de prueba.

-Al final del libro está el Compendio Armórico, en el cual profundizas en personajes, lugares e incluso conceptos. Esto da cuenta de un universo bastante completo y extendido. ¿Piensas seguir escribiendo nuevas novelas de “Armórica”?

-Sí, tengo delineada las tramas del segundo y tercer libro. Existe también el plan de invitar a algunos colegas que han leído y gustado de la novela a escribir en este universo, que ya cuenta con muchos personajes, locaciones e historia.

-¿Y cuáles serían tus próximos proyectos? ¿Puedes adelantarnos algo?

-El siguiente proyecto que publicaré con El Nautilus Ediciones es la novelización del cuento “Martina y el fénnec”, que se publicó en 2011 en la antología “Octocéfalo”, de SM. Con este proyecto obtuve mi segunda Beca de Creación del CNCA (2014) y fue lo que me alentó a seguir en el género infantojuvenil.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X