“Sombras fluctuantes”: Un nuevo y complejo escenario para la Compañía Negra

El segundo volumen de la saga creada por Glen Cook se centra en un conflicto más focalizado, lo que ayuda al lector a entender y estimar mejor a sus personajes.

Continuando con la serie “La Compañía Negra”, escrita por Glen Cook, nos encontramos con el segundo libro de la saga, “Sombras fluctuantes”, que si bien mantiene algunas de las falencias advertidas en el primer tomo, lleva el desarrollo de esta aventura varios pasos más adelante.

Sombras fluctuantes

Foto: La Factoría de Ideas

En la reseña del volumen inicial, “La primera compañía”, contábamos cómo Cook relata la historia de una compañía de mercenarios, trabajando para un ser que parece ser la encarnación del mal y los conflictos que se producían dentro de ella.

En “Sombras fluctuantes” la compañía sigue trabajando para la misma misteriosa entidad, pero con sus conflictos y dualidades aún más acentuadas tras los acontecimientos ocurridos en las páginas del primer libro.

Debo decir que la narración de este segundo título resulta mucho más ágil y fácil de seguir que en el anterior. Esto se explica porque —si en “La primera compañía” Cook nos llevaba a una guerra abierta— en este libro ubica a sus protagonistas ante un conflicto a menor escala. Es que en “Sombras fluctuantes” los personajes están envueltos en varias escaramuzas, haciendo un trabajo más detectivesco y focalizado.

Esto hace que el perfil de ellos quede desde el principio muy claro. A los personajes que ya conocíamos, definitivamente terminamos de quererlos y odiarlos. Mientras que quienes en el primer libro solo habían aparecido esbozados, ahora los logramos comprender mejor. De esta forma, el desarrollo de los personajes es más concreto y la acción menos caótica.

Uno tras otro, los hechos se van entrelazando para llevar la trama a una conclusión que —si bien es algo predecible— no deja de ser atractiva por el hecho de que, a esas alturas, uno ya está totalmente identificado con los personajes, con su forma de trabajar y, sobre todo, con la forma en que conviven.

Es esto último lo que, a mi parecer, hace esta saga diferente a otras. Se palpa y se disfruta la camaradería y el compañerismo de la compañía. Cook presenta muy bien en sus libros —especialmente en éste— el carácter individual de cada uno de los miembros, pero por sobre todo, el carácter de grupo de la tropa. Irrompible e irreductible.

Resulta interesante cómo el grupo esta vez debe tomar una decisión sobre qué camino seguir. Esto es porque en este libro la compañía y su sentir van evolucionando hasta llegar a un clímax en el que se juntan la acción con las conclusiones sacadas de las reflexiones de los personajes.

¿Algo que criticar? Me sigue pareciendo exigua la descripción del mundo en el que está inserta la historia. Lo básico está presente, pero me parece que se necesitan más que unos pocos datos que el lector debe capturar casi al vuelo. No pido páginas y páginas, pero creo que una introducción, un capítulo, no estaría de más.

En cualquier caso, “Sombras fluctuantes”, al igual que su antecesor, tiene el gran mérito de tener un punto de vista pocas veces visto en fantasía de este tipo. Y, al contrario de otras sagas que he leído, en este libro la historia se desarrolla mucho, cosa que se agradece.

¿Dónde encontrar este libro? No es fácil, pero recomiendo “bucear” en las librerías Qué leo y Antártica.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X