“Los Juegos del Hambre” reinventan ciencia ficción juvenil

Escrita por Suzanne Collins, esta historia publicada en más de 35 idiomas y que Hollywood convirtió en película es una interesante novela que mezcla elementos juveniles con un futuro distinto.

Guía de: Literatura Fantástica

“He estado tan obsesionada con este libro que lo llevaba conmigo hasta cuando salía a comer fuera y lo escondía debajo de la mesa para poder continuar leyendo… Este libro es increíble”.

Estas generosas palabras son nada menos que de la “nueva reina de los vampiros”, Stephenie Meyer. Y el libro al cual se refiere es “Los Juegos del Hambre”, primera parte de la trilogía escrita por la estadounidense Suzanne Collins, autora de diferentes libros infantiles y juveniles, así como guionista de programas de televisión para adolescentes. Y que este mes lanzó en Estados Unidos y España “Mockingjay” (traducido como “Sinsajo”), la última entrega de su serie, con un enorme despliegue mediático, concursos y librerías abriendo sus puertas a la medianoche para que miles de fanáticos fuesen los primeros en adquirirlo.

Los Juegos del Hambre

Foto: Ed. Del Nuevo Extremo

El comienzo de una historia que atrapa desde la primera página.

¿Pero qué clase de historia puede generar tanto entusiasmo y el elogio de una figura como Meyer? Básicamente una que combina ciencia ficción, protagonistas juveniles, televisión e importantes cuotas de crueldad y violencia.

En “Los Juegos del Hambre” la trama se desarrolla en un futuro impreciso, donde lo que alguna vez pudo ser Estados Unidos ahora es un territorio denominado Panem, dividido en 12 distritos gobernados de manera tiránica por el Capitolio.

La historia de este mundo cuenta que Panem —casi 75 años antes—, durante los llamados Días Oscuros, vivió una insurrección contra el Capitolio que acabó en estrepitoso fracaso y con la completa destrucción del distrito 13 y todos sus habitantes. Y que para recordarle al resto del país el omnipresente poder del Capitolio, se habían creado los Juegos del Hambre. Una competencia anual en la que cada distrito debía sortear dos jóvenes representantes, llamados tributos.

El punto es que los Juegos del Hambre en realidad no es una competencia deportiva, sino un verdadero reality show transmitido por televisión a todo el país, en el cual este grupo de 24 jóvenes —todos menores de edad— deben matarse hasta que quede sólo uno.

En Llamas

Foto: Ed. Del Nuevo Extremo

Una combinación entre novela juvenil y distopía.

En esta oportunidad, en el empobrecido distrito 12 -ubicado en los Apalaches-, uno de los jóvenes elegidos es la pequeña Primrose Everdeen. Sin embargo, para salvarla de un brutal destino, su hermana mayor, Katniss (de sólo 16 años), se ofrece en su lugar.

El otro tributo de su distrito es Peeta Mellark, el hijo del panadero. Un chico al cual Katniss ha visto algunas veces y que ahora sabe que deberá matar, porque de lo contrario él lo hará con ella.

A partir de ese instante el lector acompaña a Katniss en su doloroso recorrido hasta la capital: la despedida de su familia, la llegada al corazón de aquel tiránico imperio, su preparación para los juegos —que implica entrenarse en el uso de armas y buscar auspiciadores que la apoyen con equipos— y finalmente, el comienzo de la batalla de la cual sólo uno saldrá vivo.

Suzanne Collins construye una trilogía juvenil ambientada en una verdadera distopía, una especie de futuro post apocalíptico, donde este gobierno —casi en un homenaje a “1984”, de George Orwell— utiliza este aterrador programa de televisión como instrumento de control sobre la población.

También vale mencionar que “Los Juegos del Hambre” en algunos momentos remiten a “La larga marcha”, novela de Stephen King ambientada en un Estados Unidos alterno, donde anualmente una carrera reúne a 100 jóvenes que deben correr por un premio… y su vida. Sólo uno puede ganar, ya que aquellos que quieran abandonar la carrera o ya no puedan mantener el ritmo, son ejecutados. Tal vez por eso incluso el propio King se entusiasmó con esta historia al asegurar que “no pude parar de leer… Este libro es adictivo”.

La segunda parte de esta trilogía se llama “En Llamas” y revelar mucho sobre su contenido implicaría arruinar el desenlace de la primera parte y adelantar más de la cuenta de la tercera entrega. Basta decir que Katniss continuará —casi como una futurista versión femenina de Espartaco— luchando por sobrevivir y obligará al Capitolio a salir de su letargo, situación que pondrá en peligro a las personas que ella más ama. Sin duda, mucho más que una trilogía juvenil.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X