Hans Landa: La historia del mejor villano del cine del nuevo milenio

Quentin Tarantino afirmó que el protagonista de la película “Malditos Bastardos” es su personaje favorito.

Guía de: Los 2000

Si en el cine de los años 80’ y 90’ los villanos más memorables y populares fueron, por lejos, Darth Vader y el doctor Hannibal Lecter, respectivamente, sin duda que en el cine del nuevo milenio ese palmarés se lo lleva indiscutiblemente el coronel Hans Landa, el oficial de la SS extremadamente cruel, astuto y sin remordimientos que en la película “Bastardos sin Gloria” (2009) se dedica a capturar a los judíos escondidos en la Francia ocupara por los nazis, haciendo gala de un sádico sentido del humor y de una personalidad tremendamente suspicaz y narcisista, sin mencionar su talento detectivesco y políglota, pues aparece hablando con fluidez inglés, francés e italiano, además de su lengua materna el alemán.

image

Según confesó el propio creador del personaje, el guionista y cineasta Quentin Tarantino, Hans Landa es el mejor personaje que ha escrito, o al menos el que más ha disfrutado escribiendo, aunque el mismo Tarantino precisó que cuando escribió el guión de la película “Bastardos sin Gloria” estuvo a punto de no filmar la cinta pues no conseguía dar con el actor adecuado que lograra plasmar la compleja personalidad del oficial de las SS.

Sin embargo, para fortuna del Séptimo Arte, Tarantino, cuyo instinto para seleccionar actores y actrices en sus películas siempre ha sido realmente infalible, descubrió al austríaco Christoph Waltz, un actor totalmente desconocido de quien sospechó que podía ser el intérprete perfecto para encarnar al refinado y frío oficial nazi conocido como “el cazador de judíos”.

Christoph Waltz.

Christoph Waltz.

Según relataría el mismo Christoph Waltz, cuando audicionó para el papel de Hans Landa, no tenía ninguna experiencia con Tarantino ni con el productor Lawrence Bender, y pensaba que el personaje del oficial de las SS se había creado únicamente para las audiciones. Sin embargo, tras leer sus parlamentos, Waltz quedó muy impresionado con la profundidad y los diálogos del personaje, tal como sucede, por ejemplo, en la escena en la que Landa le decía a Shoshanna cómo tenía que comer un strudel.

Tras presenciar la audición de Christoph Waltz, Tarantino comentó que “sentí un tremendo alivio al saber que había encontrado por fin al actor que estaba necesitando. Él me trajo mi película de vuelta porqué ‘Bastardos sin Gloria’ no se podría haber hecho sin el personaje de Hans Landa, un papel sumamente difícil de interpretar”.

Quentin-Tarantino-Talks-About-Almost-Canceling-Inglourious-Basterds-When-He-Couldnt-Cast-Hans-Landa

Curiosamente, si bien Tarantino supo de inmediato que Waltz sería una auténtica revelación como Hans Landa, optó por ocultar sus talentos actorales a sus compañeros de reparto, para que éstos no supieran a qué atenerse durante la preproducción de la película.

“Me reuní con Christoph antes de llegar a la gran lectura del guión con el resto del reparto. Le dije ‘no quiero hacer de esto un juego perverso… pero todo el mundo tiene curiosidad por saber quién es Hans Landa. No quiero que hagas una mala lectura de guión, pero quiero que te contengas mucho. No quiero que vislumbren quién eres realmente. En una escala del uno al diez, sé un seis. Sé lo suficientemente bueno, sólo lo suficientemente bueno. No quiero que compitan, si compiten, pierden. No quiero que sepan lo que tienes, o sepan quién es Landa’ ”.

hans-landa

Waltz accedió, pero esa no fue la única petición de Tarantino. Para que la reacción del resto del reparto al terror de Landa fuera más realista, el director de “Pulp Fiction” alteró la rutina de rodaje con la connivencia del mismo Christoph Waltz. “Le dije: ‘Con la excepción del granjero francés, tampoco quiero que ensayes con los demás actores antes del rodaje. No quiero que Diane Kruger o Brad Pitt conozcan tus habilidades antes de que las cámaras estén grabando’ ”, explicó Tarantino.

De este modo, Tarantino dispuso que Waltz sólo ensayara con Denis Ménochet, el actor que encarnó al granjero francés Pierre LaPadite en “Bastardos sin Gloria”. Ambos, como todos saben, sostienen el célebre diálogo inicial de la película, una secuencia de enorme tensión y primorosamente bien filmada donde conocemos al temible coronel nazi y aprendemos a sospechar de sus intenciones.

L6LNYX6CDNGYFNYWG4JBDZXF7Y

Curiosamente, la inspiración del personaje de Hans Landa se basó en varios personajes, partiendo por un nazi de carne y hueso: el temible oficial de las SS Reinhard Heydrich, uno de los arquitectos del holocausto judío que la historia conocería como “El Verdugo” y “El Carnicero de Praga” por su sadismo y crueldad y a quien el mismo Adolf Hitler describió como “el hombre con el corazón de hierro”.

Hans Landa también se inspiró en el famoso detective inglés Sherlock Holmes. El oficial de las SS, de hecho, aparece en “Bastardos sin Gloria” usando la astucia y la lógica del mismo modo que el investigador creado por el escritor Arthur Conan Doyle, sin mencionar que ambos sienten debilidad por fumar tabaco en una gran pipa de calabaza.
during-the-first-scene-of-inglourious-basterds-2009-hans-landa-61291981
El astuto oficial de las SS de “Bastardos sin Gloria” también se inspiró en el personaje de “Ojos de Ángel”, el villano encarnado por el actor Lee Van Cleef en el célebre spaghetti western “El Bueno, el Malo y el Feo” (1966), unas de las cintas favoritas de Quentin Tarantino.

Como todo cinéfilo de cepa sabrá, “El Bueno, el Malo y el Feo” comienza cuando “Ojos de Ángel” va a cobrar una deuda a la retirada y humilde casa de un ex pistolero que vive allí con su mujer y sus dos hijos. Tras presentarse y sentarse a la mesa a comer un plato de comida, Ojos de Ángel descubre al poco rato su verdadera personalidad, asesinando fríamente al dueño de casa y después a su adolescente hijo.

ugly-ing-600x338
Como evidente guiño a la clásica cinta de Sergio Leone, la primera aparición de Hans Landa en la película “Bastardos sin Gloria” ocurre también al inicio, cuando visita el hogar del granjero francés Perrier LaPadite, a quien saluda con amabilidad. Después de demostrar sus habilidades para la conversación y su talento políglota, de manera sutil le explica al granjero cuáles son las consecuencias de proteger a los judíos, prometiéndole no volver a molestar a su familia si coopera.

El granjero, al final, entre lágrimas se da por vencido y revela dónde están escondidos los Dreyfus, la familia judía que Landa busca: justo debajo de ellos, en el sótano. Landa entonces le pide a LaPadite que le siga el juego, llama a sus soldados y les ordena en silencio matar a balazos a toda la familia Dreyfus. Sólo Shoshanna (Mélanie Laurent) logra escapar por una rejilla. Landa la observa mientras huye corriendo por la campiña francesa, le apunta con su arma pero, al final, se despide de ella con la frase en francés “Au Revoir, Shoshana” (“Adiós, Shoshana”), perdonándole la vida.

Christoph Waltz, quien ganaría su primer premio Oscar como mejor actor secundario gracias a este rol, describiría al complejo personaje de Hans Landa como “alguien que entiende cómo funciona el mundo. Para él la esvástica no significa nada, además de que no comparte la ideología nazi, pues termina haciendo un trato con los Bastardos. Landa es tan realista hasta el punto de ser inhumano”.

Más sobre Los 2000

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios