Inicio » Los 80 »

10 cosas que usted no sabía sobre “Nueve semanas y media”, la película erótica más clásica de los años 80’

Esta cinta de 1986 transformó en símbolos sexuales a su pareja protagónica, Kim Basinger y Mickey Rourke.

Guía de: Los 80

En 1986 el director Adrian Lyne, responsable de cintas clásicas de los años 80’ como “Flashdance” y “Atracción fatal”, estrenó la película “Nueve semanas y media”, protagonizada por Mickey Rourke y Kim Basinger, explosiva y carismática pareja que gracias a esta producción de ribetes eróticos se convertirían en célebres símbolos sexuales de esta década.

9 poster

La cinta, basada en el libro homónimo de la escritora Ingeborg Day, se centraba en el personaje de Elizabeth (Kim Basinger), una atractiva mujer divorciada que trabajaba en una galería de arte en Manhattan y que un día conocía al misterioso corredor de bolsa de Wall Street John Gray (Mickey Rourke), con quien comenzaba una relación de sexo desenfrenado con aristas sadomasoquistas donde se ponían a prueba ciertos prohibidos tabúes sexuales y sociales.

Esta cinta todavía es recordada por la mayoría de los espectadores por memorables escenas como la famosa secuencia en que el personaje encarnado por Kim Basinger protagoniza un de strip tease en su departamento al ritmo de la canción “You can leave your hat on”, de Joe Cocker, o como cuando John le da de comer toda clase de manjares a una Elizabeth que tiene la vista vendada.

9 6

A más de 30 años del estreno de “Nueve semanas y media”, a continuación les presentamos 10 cosas que usted seguramente desconocía sobre esta clásica película de los años 80’:

1) “Nueve semanas y media” se basó en la autobiografía de la escritora Ingeborg Day, quien, tras huir de un aburrido matrimonio y de su vida como profesora en Wisconsin para refugiarse en el anonimato de Manhattan, relataba su relación con un desconocido que la adentró en el sexo sadomasoquista hasta que ella, tras nueve semanas y media de sumisión física y emocional, decidió abandonarlo para salvarse a sí misma.

2) El papel del personaje de Elizabeth le fue ofrecido a actrices como Kathleen Turner, Jacqueline Bisset e Isabella Rosselini, pero finalmente la escogida fue la bella actriz Kim Basinger, quien por esa época tenía 33 años y era conocida por ser la chica Bond de la película “Nunca digas nunca jamás” y por ser la conejita Playboy de la edición de febrero de 1983 de esa famosa revista, y quien fue definida por un productor como “un cruce entre Marilyn Monroe, Brigitte Bardot y Judy Holliday, con el talento de Julie Christie”. Según el director Adrian Lyne, Kim Basinger fue escogida porque tenía una gran belleza y “una vulnerabilidad especial” que exigía su personaje.

9 Kim

3) Durante el casting para elegir al personaje de Elizabeth, el director Adrian Lyne rodó una escena en que el personaje de Mickey Rourke le tiraba billetes por el suelo y Kim Basinger tenía que fingir ser una prostituta que los iba recogiendo, mientras se desplazaba a cuatro patas, para acabar desnudándose y entregándose al actor cuando éste por fin se lo ordenaba.

“Todo fue muy sexual y muy extraño”, recordaría Kim Basinger, quien agregó que “después del casting yo sólo quería levantarme y largarme de allí. Recuerdo que llamé a mi agente para decirle que aquella había sido la peor experiencia de mi vida, que me había sentido humillada y que no quería saber nada más de esa película”.

Luego de conducir hasta su casa sin parar de llorar, cuando Kim Basinger llegó a su hogar encontró 24 rosas rojas esperándola con una nota firmada por el director de la película, Adrian Lyne, y su coprotagonista, Mickey Rourke, anunciándole que había sido elegida para protagonizar la película.

Según relataría posteriormente la rubia actriz, “conseguí el papel porque el director Adrian Lyne quería que yo reaccionara exactamente como había reaccionado en la escena del casting, porque el personaje de Elizabeth era así. Una mujer que no entraba en el juego, pero ingenua y transformada después por un hombre en lo que él quería de ella. Esa es la verdadera historia de ‘Nueve semanas y media’ ”.

4) Las escenas de “Nueve Semanas y Media” se rodaron en orden cronológico, para que Mickey Rourke y Kim Basinger experimentaran cronológicamente la degeneración personal y sexual de sus personajes en tiempo real. Los dos, por cierto, tenían prohibido hablarse fuera de cámara, pues según el director Adrian Lyne “ella debía tenerle miedo. Si hubieran salido a tomarse un café juntos hubiéramos perdido esa tensión. En el casting donde escogimos a Kim Basinger se produjo tal hostilidad y tal energía sexual entre ellos que yo no quería que desarrollasen una relación sin mí ahí presente. Ella debía vivir al filo del terror. Quería que esas diez semanas de rodaje fuesen como las nueve semanas y media de la relación”.

9 3

5) Durante el rodaje de la cinta el director Adrian Lyne se propuso, según sus propias palabras, “romper emocionalmente” a la actriz Kim Basinger para que ésta palpara en carne propia lo que sentía su personaje. Lyne comentaría posteriormente que “no fue agradable para ella, pero sí útil. Kim era un poco como una niña. Es inocente. Eso es parte de su atractivo. Se convirtió en su personaje durante diez semanas, no estaba interpretando. Para hacerla reaccionar me ponía agresivo con ella y ella se ponía agresiva conmigo. Mickey también tenía que asustarla a propósito. Kim no es una intelectual, no lee libros. De hecho, no actúa, solo reacciona, una cualidad que también tenía Marilyn Monroe”.

6) El actor Mickey Rourke, al contrario que la rubia actriz, fue tratado con guante blanco por el exigente director inglés, para hacerlo sentir mejor en su personaje de yuppie dominante y agresivo. Por ello, cada vez que una escena no funcionaba, Adrian Lyne se llevaba a Rourke a un lado del plató y le daba instrucciones sin dirigirle la palabra a Basinger.

Mickey-Rourke-nueve-semanas-y-media

Según Mickey Rourke, “Adrian es un gran director de actores y durante el rodaje se mostró muy preocupado por mí, asegurándose de que dormía lo suficiente, de que comía sano y de que me sentía cómodo con la gente que me rodeaba”. Lyne, de hecho, le aguantó todos los caprichos a Mickey Rourke, incluyendo respetar su costumbre de poner la rockera canción “Rebel yell”, de Billy Idol, a un volumen altísimo antes de rodar cada escena, para molestia y desesperación del equipo de la película.

7) La última escena que figuraba en el guión de la película, donde el personaje de Mickey Rourke le proponía a Elizabeth tomar somníferos, uno a uno, para comprobar hasta dónde era capaz de llegar ella para satisfacerlo, al final no sería incluida en el montaje definitivo de la cinta.

9

“Nueve semanas y media” tardaría un año y medio en editarse, mientras se rumoreaba de que ningún estudio distribuiría una película tan sexualmente polémica (de mil personas que vieron la cinta en los pases de prueba, se cuenta que 960 se salieron de la sala sin terminar de verla). La escena de las pastillas fue eliminada, según el director Adrian Lyne, porque el público “odiaba a Mickey por hacerlo, a Kim por dejarse hacer, a mí por rodarlo y a la película entera”. También quedaron fuera del montaje final una escena en que John y y Elizabeth montaban un trío sexual con una prostituta, así como una violación simulada entre los dos protagonistas.

8) “Nueve semanas y media” se estrenó en 1986 en Estados Unidos ante la indiferencia de la crítica, que la calificó como “monótona y adolescente”; sin embargo, tendría un gran éxito en Sudamérica y Europa (En París, Francia, estuvo más de cinco años en cartelera). Posteriormente, cuando llegó al VHS y fue puesta en los escaparates de los videoclubes, se convertiría en grito y plata, transformándose en uno de los grandes clásicos fílmicos de los años 80’.

9 10

9) Según relataría la actriz Kim Basinger, quien gracias a “Nueve semanas y media” se convertiría en una de las actrices más famosas y solicitadas del mundo, así como una de las grandes sex symbols femeninas de los años 80′, durante el rodaje de la misma fue “como un exorcismo, emocionalmente desgarrador, pero también liberador. Me sentí como un nervio expuesto durante diez semanas. Hubo momentos en los que quería dejarlo todo, en los que me planteaba si nuestro director (Adrian Lyne) era un hombre enfermo o si todos nosotros éramos unos enfermos por prestarnos a ello. Pero al final me enfrenté a mi miedo y lo atravesé. Todas las actrices deberían experimentar algo así, pues salí más fuerte que en toda mi vida”.

9 14

La actriz también relataría que desde la filmación de la cinta no volvería a ver al director Adrian Lyne sino hasta casi 20 años más tarde, cuando en el año 2015 se cruzó accidentalmente con él mientras caminaba por una calle de Beverly Hills. “Le dije ‘esa película cambió mi vida’ y él me respondió ‘a mí también’. Después se metió en su automóvil sin decir nada más. ¿No es precioso?”.

10) La película “Nueve Semanas y media” tendría una secuela en 1997 llamada “Love in Paris”, que en Estados Unidos fue lanzada como “Another 9½ Weeks” (“Otras Nueve semanas y media”). En aquella cinta Mickey Rourke interpretó nuevamente su papel original como John Gray, mientras que Angie Everhart co-protagonizaba el personaje de Lea Calot, una amiga de Elizabeth.

Trailer película “Nueve Semanas y media” (1986):

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X