Inicio » Los 80 »

¿Cómo luce hoy el elenco de la película “Generación Perdida”? A 28 años del estreno

De los jóvenes actores que protagonizaron la inolvidable película de vampiros del año 1987, sólo Kiefer Sutherland alcanzó el estrellato internacional permanente.

Guía de: Los 80

Antes que los vampiros de la película “Crepúsculo” se convirtieran en un ícono cinematográfico entre los jóvenes, hace más de dos décadas y media un grupo de descarriados y pelilargos chupasangres que andaban en motocicletas se apoderaron de la taquilla de los cines de todo el mundo. Se trataba de la inolvidable película “Generación Perdida” (“The Lost boys”), dirigida por Joel Schumacher, que no sólo contaba una divertida y terrorífica historia y lanzó a la fama a un grupo de prometedores actores, sino que también contaba con una banda sonora de lujo (como el cover de The Doors “People are strange”, interpretado por Echo&The Bunnymen; “Good times”, de INXS y Jimmy Barnes; y “cry little sister”, la canción principal de la película).

La historia de “Generación Perdida” era más o menos la siguiente: los jóvenes hermanos Michael y Sam Emerson, junto a Lucy, su madre recién divorciada, llegaban a vivir a Santa Carla, una ciudad costera de California afectada por la actividad de las pandillas de jóvenes y las desapariciones inexplicables de personas. La familia llegaba a vivir a la casa del padre de Lucy, un extravagante anciano cuya principal afición era seducir viudas y decorar su casa con animales disecados.

generacion-perdida

Paseando por la noche en el centro de Santa Carla, mientras Sam conocía en una tienda de cómics a los hermanos Edgard y Allan Frog, Michael quedaba prendado en un concierto de Star, una bella joven por la cual se terminaba relacionando con una pandilla de jóvenes motociclistas liderados por David, quien lo invitaba a formar parte de la banda y pasar por un extraño rito de iniciación (beber una botella con vino, que en realidad resultaba ser sangre de vampiro). Michael, tras beber el extraño líquido, comenzaba a sufrir una progresiva transformación. Días más tarde, después que su fiel perro Nanook lo salvara de un inminente ataque de su hermano mayor, Sam descubría que Michael no se reflejaba en los espejos (“No puedo creerlo. Mi propio hermano es un vampiro. Espera que se lo cuente a mamá”, le dice). Finalmente, tras ver cómo la banda de David masacraba a un grupo de surfistas nazis, Michael se convencía de la terrible verdad: ellos, al igual que él, eran vampiros.

Sam, por su parte, leyendo unos cómics de horror que le habían prestaron los hermanos Frog, averigüaba que si el vampiro jefe era destruido, todos los vampiros subordinados que todavía no habían alcanzado su “estado completo” podían recuperar su forma humana. Tratando de ayudar a su hermano, pedía ayuda a los hermanos Frog para tratar de matar al vampiro jefe. Pero descubrirlo no era nada de fácil. Sam y los hermanos Frog sospechaban de Max, el dueño de una tienda que había comenzado a salir con la madre de Sam. Cuando Lucy invitaba a cenar a Max a su casa, Sam y los hermanos Frog lo sometían a una serie de pruebas (ajos, crucifijos, espejos), pero Max parecía ser ciento por ciento humano.

Michael, junto a a Sam y los hermanos Frog, entonces se dirigían a la guarida de la banda para rescatar a Star y a su joven hermano Laddie, que todavía no eran “vampiros completos”. Allí los hermanos Frog y Sam descubrían a los miembros de la banda durmiendo, colgando horriblemente del techo como murciélagos. Inseguros de cuál podía ser el vampiro jefe, los hermanos Frog le clavaban una estaca en el corazón al vampiro que tenían más a mano, Marko, quien estallaba al morir. El resto de la banda se despertaba debido a la conmoción, obligando a los chicos a retirarse, aunque Sam casi era capturado por David, quien, con una horripilante apariencia, le prometía que se vengarían de todos esa misma noche.

Los adolescentes, después de hacer salir al abuelo Emerson de la casa con un engaño (“la viuda Johnson llamó y te está esperando esta noche en su casa”, le decían) se atrincheraban entonces en la propiedad y se preparaban para el terrible asalto de los vampiros, preparándose con pistolas con agua bendita y una tina llena de ajos y agua consagrada, entre otras “armas”. Cuando los vampiros atacaban, con la ayuda del perro Nanook, los defensores terminaban acorralando a todos los vampiros, uno tras otro. Michael, finalmente, tras enfrentarse a David en una pelea, lo empalaba en las cuernas de un ciervo en el taller de taxidermia de su abuelo. Sin embargo, a pesar de haber acabado con los vampiros de la banda, Michael, Star y Laddie seguían siendo vampiros. En ese momento llegaban a la casa Lucy y Max. Éste, tras ver muerto a David, confesaba a todos que él era el vampiro jefe, añadiendo que las pruebas que le habían hecho los chicos no funcionaron porque había sido invitado a entrar en la casa. Tras mostrar su horrible y diabólico rostro de vampiro, Max atrapaba a Sam, obligando a Lucy a unirse a él. Pero, en el mismo instante en que Max se aprestaba a morder el cuello de Lucy, el abuelo llegaba sorpresivamente con su jeep, atravesando la pared de la casa. Uno de los postes de madera afilados que habían sido amarrados a la parte delantera del vehículo atravesaba finalmente a Max, destruyéndolo y provocando una gran explosión. Mientras todos recuperaban la normalidad y se abrazaban contentos y aliviados, el abuelo Emerson bajaba del jeep, cogía una cerveza del refrigerador y decía la inolvidable frase con la que terminaba la película: “Sólo hay una cosa que nunca me gustó de vivir en Santa Carla … tanto maldito vampiro”.

La película, que costó cinco millones de dólares, y recaudó más de 32 millones sólo en Estados Unidos, sin mencionar los cerca de 15 millones por concepto de ventas de VHS, con el tiempo formaría parte de la cultura popular. En la cinta “Perros de la Calle” (“Reservoir Dogs”), de Quentin Tarantino, por ejemplo, el señor Naranja cuenta en una anécdota cómo sus amigos lo llamaban constantemente por teléfono para pedirle que les vendiera marihuana mientras él intentaba infructuosamente ver esta película.

“Generación Perdida” lanzó a la fama a varios jóvenes actores, como Jason Patric, hijo del actor Jason Miller (quien interpretaba al padre Karras en la película “El exorcista”) y Corey Feldman, aunque el único que realmente llegaría lejos sería Kiefer Sutherland, quien tras interpretar al vampiro David, se consagraría años más tarde en la serie “24”, interpretando al heroico y sufrido agente Jack Bauer. De todo el elenco original, se debió lamentar en todo caso los fallecimientos de Corey Haim (quien interpretaba a Sam y que, tras pasar por problemas de adicción a las drogas, falleció prematuramente de una pulmonía en el año 2010), Barnard Hughes (quien personificaba al abuelo Emerson), y Edward Hermann (quien interpretaba a “Max”, el vampiro jefe).

1)Kiefer Sutherland (“David”)

keifer-sutherland antes y ahora 2

 

2)Jason Patric (“Michael Emerson”)

Jason Patric antes y después

 

3)Corey Haim (1971-2010) (“Sam Emerson”)

corey-haim-antes-y-después

 

4)Dianne Wiest (“Lucy Emerson”)

Dianne Wiest antes y después

 

5)Barnard Hughes (1915-2006) (el abuelo Emerson)

Barnard-hughes-antes y después

 

6)Edward Herrmann (1943-2014) (“Max”)

Edward-Herrmann antes y ahora

 

7)Jami Gertz (“Star”)

Jami-Gertz-antes y ahora

 

8)Corey Feldman (“Edgar Frog”)

feldman

 

9)Jamison Newlander (“Alan Frog”)

Jamison-Newlander antes y después

10)Brooke McCarter (“Paul”)

Brooke-Mccarter antes y ahora

 

11)Billy Wirth (“Dwayne”)

Billy Wirth antes y ahora

 

12)Alex Winter (“Marko”)

Alex Winter antes y después

 

Trailer película “Generación Perdida” (“The Lost Boys”):

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X