Inicio » Los 80 »

La breve amistad entre Michael Jackson y Paul McCartney que terminó por culpa de las canciones de los Beatles

El rey del pop compró en 1985 todos los derechos de las 251 canciones de los Beatles, lo que desató la ira de Macca.

Guía de: Los 80

Michael Jackson y el ex Beatle Paul McCartney se hicieron amigos a principios de los años 80′, cuando se encontraron para grabar la canción “The Girl Is Mine” (“La chica es mía”, en español), el primer single del álbum “Thriller”, el álbum más vendido en la historia de la música. Esta canción, cuya letra gira en torno a la disputa entre Michael y Paul por una chica, llegaría al número 2 en el Billboard Hot 100 de Estados Unidos, y al número uno en las listas de US R&B.

jackson-mccartney-say-say-say

La mediática y talentosa dupla volvería a juntarse en febrero de 1981 en la granja que Paul McCartney tenía en Sussex, Inglaterra, para grabar otras dos canciones que se incluirían en el álbum “Pipes of Peace” (1983), el cuarto disco solista de Macca: la canción “The Man” y el exitoso single “Say Say Say”, que se mantendría seis semanas como número 1 en Estados Unidos, mientras que en las islas Británicas alcanzó el segundo puesto.

Para promocionar el single “Say Say Say”, que vendería dos millones de copias solo en Estados Unidos, se grabaría un entretenido y simpático videoclip dirigido por Bob Giraldi, que relataba la historia de dos timadores llamados Mac y Jack (encarnados por Paul McCartney y Michael Jackson) que se hacían pasar por artistas y donde también aparecían cameos de Linda McCartney (esposa de Macca), La Toya Jackson (hermana de Michael) y el propio director.

Macca 3

Sin embargo, esta amistad y gran sociedad musical pronto se terminaría por culpa de los derechos de las canciones de The Beatles. Durante las sesiones de grabación de la canción “Say, Say, Say” y “The Man”, Michael Jackson, tal como se mencionó, se hospedó en la casa de Paul y Linda McCartney que tenían en Inglaterra, y pronto se volvió gran amigo de ambos. Una noche, mientras cenaban, Paul McCartney le explicó a Michael su forma personal de hacer negocios en la industria musical, tras sacar una abultada libreta con todas las canciones de las cuales poseía derechos de publicación, que incluía temas de Buddy Holly, Carl Perkins, Al Johnson y otros artistas, además de las primeras canciones de The Beatles: “Love me do” y “P. S. I love you”.

“Este es el modo de hacer mucho dinero. Cada vez que alguien graba una de estas canciones, me pagan. Cada vez que alguien hace sonar estas canciones en la radio o en conciertos, me pagan”, le dijo a Michael Jackson el ex Beatle, quien también le reveló sus fervientes deseos de recuperar todo el catálogo de las 251 canciones de los Beatles, el cual le pertenecía a la editorial musical ATV Music.

Sus palabras calaron hondo en Michael Jackson, quien además de ser un genial artista, también era un dotado hombre de negocios, por lo que le respondió a Paul que no se molestara, porque algún día él mismo compraría los derechos de todas las canciones de los Beatles. “Genial. Buen chiste”, le dijo inocentemente Paul McCartney, pensando que se trataba de una broma, aunque se lamentaría de ello tiempo después.

macca y jacko II

Paul McCartney ya había intentado en noviembre de 1981, justo después de haber grabado por primera vez con Michael Jackson, comprar el catálogo de Nothern Songs, la editorial cuyo contenido, entre otros derechos, incluía las famosas 251 canciones de los Beatles, pero el dueño de la empresa, Sir Lew Grade, le contestó en esa oportunidad que sólo estaría dispuesto a aceptar la venta si Paul compraba toda la ATV Music, es decir, toda la editorial (que incluía también algunos derechos televisivos) a cambio de 40 millones de dólares por el paquete completo.

Paul le pidió un poco de tiempo, buscó un teléfono y llamó a Yoko Ono, la viuda de John Lennon, para proponerle que juntos pagaran los 40 millones de dólares para recuperar todas las canciones de Los Beatles, pero Yoko Ono, en tono displicente, le contestó que no estaba “en absoluto interesada en los derechos de esas canciones”, así que todo quedó en nada.

The Beatles

Aquella conversación informal en 1981 en la casa de Paul McCartney sería el detonante para que Michael Jackson adquiriera muy pronto, por un millón de dólares, el catálogo entero del grupo Sly and the Family Stone, uno de sus grandes ídolos e influencias musicales, además de algunas canciones de Dion, cantante y músico estadounidense de doo wop que había producido el famoso productor Phil Spector.

Sin embargo, Jackson sólo se estaba precalentando para hacer su gran compra. En agosto de 1985 compraría la editorial musical ATV Music Publishing, a cambio de 47.5 millones de dólares, una verdadera ganga considerando que ATV, como ya se mencionó, poseía los derechos de publicación de casi toda canción escrita por la dupla Lennon-McCartney y, por lo tanto, la mayoría de los temas de los Beatles, además de composiciones de The Moody Blues, los Kinks, Petula Clark y Donovan, amigo de Paul McCartney que había colaborado en la letra de la canción “Yellow submarine”.

macca 2

La compra de los derechos de las canciones de los Beatles causó sensación mundial y Paul McCartney se rindió abatido ante la noticia, conmocionado por la gran traición de su ex-amigo, al que no había visto desde aquella conversación en su casa de Sussex. John Branca, abogado de Michael Jackson, defendió a su cliente definiendo cínicamente la operación de compra del catalogo de los Beatles como un gesto de Michael hacia su amigo Paul, ya que este no tenía tanto dinero para completar la operación.

En una entrevista concedida al diario “Los Angeles Times” al poco tiempo, Michael Jackson confesaría que había comprado las canciones de los Beatles porque todas le parecían casi perfectas, maravillosamente estructuradas y con esas preciosas e inmortales melodías. Incluso confesó que sus canciones favoritas de los Beatles eran “Yesterday”, “Here, there and everywhere”, “Fool on the hill”, “Let it be”, “Hey Jude”, “Eleonor Rigby” y “Penny lane”, casualmente todas ellas compuestas y cantadas por Paul McCartney.

paul-mccartney-michael-jackson-8914a

Un sorprendido Paul McCartney calificaría la polémica compra por parte de Michael como una alta traición y una operación de “perro sarnoso”, llegando a confesar que “crees que alguien es tu amigo, y de repente, llega y te roba la misma alfombra en las que te sentabas con él”. Al poco tiempo se produciría el primer enfrentamiento entre ambos por la utilización de una canción de los Beatles, cuando Michael Jackson comenzó a recuperar el dinero invertido aceptando medio millón de dólares para que la firma deportiva Nike utilizara en uno de sus anuncios publicitarios la canción de John Lennon,”Revolution”.

Paul McCartney haría un último intento con Michael Jackson, apelando a su antigua amistad, tratando desesperadamente que, al menos, Michael no cobrara el 45% de los derechos de las canciones de los Beatles, sino que lo rebajara hasta un 10%, pero Michael Jackson se negó de plano. Desde entonces y en cada uno de sus conciertos, Paul McCartney debió pagar impuestos -que iban directamente a los bolsillos de Michael Jackson- por tocar las mismas canciones que él mismo y su compañero John Lennon habían creado en la década de los 60′. De ese modo, la amistad de Macca con el rey del pop se terminó tan rápido como había empezado.

michael-jackson-and-paul-mccartney

El 7 de noviembre de 1995, tan sólo 10 años después de haber comprado el catálogo de las canciones de los Beatles, Michael Jackson, debido a sus crecientes problemas financieros, no tuvo más remedio que vender este valioso catálogo a Sony Corporation, su propia compañía discográfica, a cambio de 95 millones de dólares, obteniendo de inmediato casi 50 millones de dólares en ganancias.

Paul-McCartney-Michael-Jackson-1280x720

Tras la muerte de Michael Jackson en 2009, Paul Mc Cartney fue respetuoso con su memoria, aunque en una reciente entrevista, a propósito del estreno del polémico documental “Leaving Neverland”, que detallaba las acusaciones sobre supuestas abusos sexuales a menores que pesaban sobre el rey del pop, declaró que “cuando lo conocí, era un tipo realmente agradable. No sabía nada de su supuesto lado oscuro. Esta situación hace que sea muy difícil recordar los buenos recuerdos y pensar: ‘oh chico, había otras cosas sucediendo’. Obviamente, Michael fue un gran cantante, un gran artista y un gran bailarín. Por años nos ha encantado. Nadie supo del otro lado que se muestra en esa película. Para mí está bien quedarme con los recuerdos personales que tenía de él. El otro lado es el otro lado. No sé sobre eso… Puedo entender por qué la gente está muy decepcionada con él y enojada por tener ese lado oscuro”.

Video de Paul McCartney y Michael Jackson: “Say, Say, Say” (1983):

 

Video de Paul McCartney y Michael Jackson: “The Girl is mine” (1982):

 

Video de Paul McCartney y Michael Jackson: “The Man” (1983):

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X