Inicio » Los 80 »

La declaración de principios que reivindica los 80’ y se tomó las redes sociales

Desde hace mucho tiempo circula en Internet un nostálgico y simpático correo dedicado a todos aquellos que nacieron entre 1970 y 1987.

Guía de: Los 80

En las redes sociales, especialmente en aplicaciones como Facebook, circula desde hace mucho tiempo un particular y simpático mensaje escrito por un anónimo cibernauta que, a manera de auténtica declaración de principios, tiene la virtud de reivindicar los años 80’ y los primeros años 90, cuando la tecnología aún no había invadido nuestras vidas. La entrañable parrafada, que apela directamente a la nostalgia y a rescatar las cosas más simples e importantes de la vida en aquellas pasadas décadas, dice lo siguiente:

“A LOS NACIDOS ENTRE 1970 Y 1987:

Somos una generación especial y nos denominaron la generación X y, cómo no, si nuestra infancia estuvo llena de cambios. Somos la última generación que jugaba en la calle y en los recreos del colegio a las bolitas y al escondite. Somos la primera generación que jugó con videojuegos, fuimos a parques de atracciones y vimos caricaturas a color. Fuimos los últimos en grabar canciones de la radio en casettes (cómo olvidarlo si mientras se grababa en algunos casos no podíamos ni hablar) y vimos películas en versión Beta y VHS, pero también fuimos orgullosos pioneros del personal stereo y los CD’s.

Nosotros vimos la caída de las Torres Gemelas y también vimos caer el muro de Berlín.

generacion-x-1

Aprendimos a utilizar los computadores antes que nuestros padres y abuelos, y sobre todo antes de todos esos niños cerebritos de hoy en día. Y nunca vimos a los que no sabían usar los ordenadores como una especie de “retardados”, tal como sucede hoy.

Jugamos con el Pac-Man, Space Invaders, Gálaga, Double Dragon y Street Fighter. Empezamos el Mortal Kombat, el Tetris y el Mario Bros. Nos pegábamos a la tele a mirar El Chapulín Colorado y El Chavo del 8, y veíamos cómo otros jugaban desde sus casas usando el teléfono de red fija. Vimos los anuncios de los primeros celulares (que parecían ladrillos) y creímos que Internet sería un mundo libre.

Somos la Generación de Xuxa, Robotech, Gi Joe, Los Halcones Galácticos, los ThunderCats, los Transformers, He-Man, Las Tortugas Ninja, El Coyote y el Correcaminos, Los Supercampeones, Espartaco, Mazinger, Los Pitufos, La Pantera Rosa, Los Picapiedras, El Pájaro Loco, Candy, Heidi, Remi y Marco.

Fuimos los que crecieron escuchando a Madonna, Duran Duran, Prince, Michael Jackson, Guns N’Roses y New Kids on the block. Por supuesto, fuimos los primeros en ver y vivir los primeros videos musicales, algunos de ellos bastante extraños (¡Los Locomía y sus abanicos!).

Fuimos la última generación que usó las botellas de litro de Coca-Cola familiar cuando ¡un litro alcanzaba para toda la familia!! Y fuimos los últimos en ser mandados a comprar en la bolsa de cuadritos.

La verdad es que no sé cómo hemos sobrevivido. Mirando atrás es difícil creer que aún estemos vivos: viajábamos en autos sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bag, hacíamos viajes de 10 y 12 horas y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, y armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta o patines sin casco, sin protectores para rodillas y codos. Los columpios eran de metal y resbaladilla y con esquinas con la punta oxidada .

No había celulares. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila o bolsón que rara vez tenía refuerzo para los hombros, y mucho menos, ruedas. Cuantos de nosotros no recogimos del suelo nuestros útiles al romperse la mochila! Y cuantos no se enorgullecieron por usar un pantalón marca Levi’s o Wrangler.

No tuvimos PlayStation, no había 99 canales de televisión, pantallas planas, sonido surround, mp3s, ipods, computadores e Internet, pero nos lo pasábamos de lo lindo tirándonos globos con agua, o jugando con los playmobil. Y nunca escuchamos ni una palabra sobre el calentamiento global.

No era necesario tener fotoblog, Hi5 o MySpace, Facebook, twitter, para saber si existíamos. Bastaba con hacer bien fuerte la “silbada” del grupo o gritar fuera de la casa, en plena calle, para que toda la cuadra saliera de sus casas.

Éramos el zanahoria, la china, la flaca, la pecosa, el negro, el chato o nombres así, pero todos pertenecíamos al mismo grupo y por el apodo sabíamos de inmediato quien era quien (ahora los mismos personajes serian zanahoriitax, shiina, flahkah, p’kosiita, neghhro y shatto). jajajajaja.

Éramos responsables de nuestras acciones y acarreábamos con las consecuencias. No había nadie para resolver eso. Tuvimos libertad, fracaso, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.

¡FELICIDADES! Sobrevivimos a un mega cambio. Ahora, si tienes hijos, piensa ¿Por qué no lo dejas hacer también esas cosas, si tú lo pasaste tan bien? Pasa esto a otros que tuvieron la suerte de crecer como niños y recordemos lo bueno de la vida. Lo fácil que es ser felices, la grandeza de lo sencillo.

No necesitamos todas esas etiquetas, todas esas superficialidades, cosas, móviles, ropa… recordemos cómo era ser niños, pero, sobre todo, cómo ser libres.”

Más sobre Los 80

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X